2019: Último año de una década mortal para los niños

Las terribles violaciones que se siguen cometiendo contra los niños son de una enorme gravedad

Por UNICEF

Asesinatos. Mutilaciones. Secuestros. Violencia sexual. Reclutamiento en los grupos armados. Mientras los niños del mundo se preparan para embarcarse en un nuevo decenio, dejan atrás una década en la que millones habrán perdido su infancia, sus sueños e incluso sus vidas.

Desde 2010, las Naciones Unidas han documentado más de 170.000 casos de graves violaciones de los derechos de los niños, de las cuales cada día se cometen 45.  

“En todo el mundo, los conflictos se prolongan cada vez más, causando más derramamiento de sangre y cobrando más vidas entre los más jóvenes” 

Directora Ejecutiva de UNICEF Henrietta Fore

Aunque los conflictos armados son devastadores para todos, las repercusiones de los conflictos armados sobre los niños son especialmente brutales. Desde Afganistán hasta Siria, pasando por Yemen y otros lugares, los últimos 12 meses no han sido muy diferentes del año anterior para los millones de niños que han tenido que sufrir las desastrosas consecuencias de la violencia:

 

Enero

Siria. Un hombre lleva a un niño pequeño en la aldea de Baghoz, en el distrito de Hajin, en el este de Siria.
UNICEF/UN0277722/Souleiman
Un hombre lleva a un niño pequeño cerca de la aldea de Baghoz, en el distrito de Hajin, al este de Siria.

En el primer mes del año, la violencia, los desplazamientos y las duras condiciones de vida en el norte y el este de Siria habían causado la muerte de por lo menos 32 niños. Después de más de ocho años de conflicto, la situación en Siria es una de las crisis más graves de nuestro tiempo, en la que los niños están pagando el precio más alto.

 

Febrero

República Democrática del Congo. Trabajadores de la salud visitan a una mujer y su hija en el área de cuarentena de un centro de tratamiento del ébola en la provincia de Kivu Norte.
UNICEF/UN0311485/Tremeau
Trabajadores de la salud visitan a una mujer y a su hija en el área de cuarentena de un centro de tratamiento del ébola en la provincia de Kivu Norte, República Democrática del Congo.

En febrero se produjo la primera ola de ataques violentos contra centros de tratamiento del ébola en la zona oriental de la República Democrática del Congo, lo que complicó las actividades para luchar contra la enfermedad.

El ébola es una amenaza aterradora para los adultos y más aún para los niños. Los niños expuestos al ébola se enfrentan a la muerte y al sufrimiento, a la pérdida de sus seres queridos y al riesgo de infectarse o de tener que pasar semanas en cuarentena por haber estado en contacto con una persona infectada con el virus.

 

Marzo

Malí. Una mujer y su hija caminan por los restos de su aldea.
UNICEF/UN0296566/Keïta
Una mujer camina con su hija por lo que queda de la aldea de Ogossagou-Peulh en Malí después de un ataque en marzo.

La crisis humanitaria en el centro de Malí ha empeorado aún más en 2019. Un ataque realizado por un grupo armado en marzo contra la aldea de Ogossagou, en la región de Mopti, en el centro de Malí, dejó más de 150 muertos y no tuvo precedentes en cuanto al número de niños asesinados.

Entretanto, el número de desplazamientos internos ha aumentado debido a los actos de bandidaje y a la proliferación de artefactos explosivos improvisados y de armas pequeñas. El aumento de los ataques contra los civiles y de las violaciones graves de los derechos de los niños ha empeorado la situación.

 

Abril

Yemen. Unos niños sentados frente a una casa dañada en el interior de la antigua ciudad de Sana'a, Yemen.
UNICEF/UNI220712/Romenzi
Unos niños se sientan frente a una casa dañada en el interior de la antigua ciudad de Sana'a, Yemen.

A principios de abril, 14 niños murieron y 16 resultaron gravemente heridos en una explosión en Sana'a, la ciudad más grande del Yemen. El incidente ocurrió cerca de dos escuelas, justo antes de la hora del almuerzo, mientras los estudiantes se encontraban en sus aulas. La explosión hizo añicos las ventanas de los edificios, enviando proyectiles y pedazos de vidrio a las aulas.

La crisis humanitaria en el Yemen es la peor que ha visto el mundo y la situación es absolutamente devastadora para los niños. Después de años de conflicto, el subdesarrollo y la pobreza han privado a millones de niños del Yemen privado a millones de niños del Yemen de su derecho a la educación, aumentando su vulnerabilidad y privándolos de la oportunidad de alcanzar un futuro mejor.

 

Mayo

Siria. Una niña está en la puerta de un edificio en Al-Hasakeh, al noreste de Siria.
UNICEF/UNI229181/Keder
Una niña está en la puerta de un edificio en Al-Hasakeh, al noreste de Siria.

En mayo, UNICEF realizó un llamamiento a los gobiernos para que repatriaran a los niños de sus nacionales, nacidos o no en su suelo, que se encuentran en campamentos y centros de detención en el noreste de Siria. 

En Iraq, Siria y otros lugares, miles de hijos de combatientes extranjeros languidecen en campamentos, centros de detención y orfanatos. Estos niños, que se encuentran entre los más vulnerables del mundo, viven en condiciones espantosas y se enfrentan a amenazas constantes para su salud, seguridad y bienestar.

También en mayo, la intensificación de la violencia en el Estado de Rakhine (Myanmar), causó la muerte de varios niños, mientras que otros resultaron heridos. 

 

Junio

Nigeria. Una mujer presiona su mano contra una puerta de tela metálica.
UNICEF/Kokic
Una niña pone su mano sobre una puerta de tela metálica en su casa en el estado de Borno, en Nigeria.

UNICEF condenó la explosión mortal que hirió a decenas de niños en el conflicto del noroeste de Nigeria, tanto durante los combates como en cualquier otra función, después de que tres niños utilizados como terroristas suicidas mataran a 30 personas e hirieron a otras 40 en un partido de fútbol celebrado en la ciudad de Konduga, en el estado de Borno. 

Desde 2012, los grupos armados no estatales han estado cometiendo graves violaciones contra los niños en el noreste de Nigeria, entre ellas el reclutamiento y la utilización de niños en los combates y otras tareas relacionadas con los conflictos, así como la violación y el matrimonio forzado de las niñas. Algunas de ellas quedan embarazadas en cautiverio y dan a luz sin atención médica o de otro tipo.

 

Julio

Afganistán. Un niño sale de un orfanato en Kandahar, Afganistán.
UNICEF/UNI229590/Bouvet
Un niño camina a las afueras de un orfanato en Kandahar, Afganistán.

El mes comenzó con una explosión mortal que causó la muerte de un gran número de niños durante un ataque a la hora punta en Kabul, la capital afgana. 

A finales de mes, 32 niños fueron liberados por grupos armados de oposición en el norte Sudán del Sur. Sin embargo, se estima que miles de niños siguen siendo utilizados por las fuerzas y grupos armados en el país. Incluso cuando logran escapar de sus captores o son liberados, estos niños siguen esforzándose duramente para encontrar refugio y alimentos, y para reunirse con sus seres queridos.

 

Agosto

Siria. Una familia transporta algunas pertenencias en la parte trasera de un camión en Siria.
UNICEF/UN0310819/Al Ahmad
Una familia transporta algunas pertenencias en la parte trasera de un camión en Siria.

Se informó que decenas de personas fueron asesinadas durante un solo fin de semana a mediados de agosto en el noroeste de Siria. Después de más de ocho años de conflicto persisten las graves violaciones de los derechos de los niños y del derecho internacional humanitario. Incluso cuando no son reclutados como soldados, los niños siguen muriendo o resultando heridos por el uso persistente de armas explosivas en las zonas civiles y la destrucción de las escuelas y los centros de salud.

 

Septiembre

Yemen. Un hombre está de pie fuera de su casa con cuatro de sus hijos en Yemen.
UNICEF/UN0318222/Alahmadi
Un hombre está de pie fuera de su casa con cuatro de sus hijos en Yemen.

En Yemen, alrededor de 2 millones de niños están sin escolarizar, de los cuales casi una cuarta parte ha abandonado la escuela desde que el conflicto se intensificará en marzo de 2015, según señaló UNICEF al comienzo del año escolar en septiembre

 

Octubre

Siria. Una niña mira fijamente desde detrás de una reja de metal de una ventana mientras las familias desplazadas llegan a Tal Tamer, en el noreste de Siria.
UNICEF/UNI214253/Souleiman
Una niña mira fijamente desde detrás de la reja de una ventana metálica mientras las familias desplazadas llegan a Tal Tamer, en el noreste de Siria.

A principios de octubre, la escalada de violencia en el noreste de Siria provocó la muerte de cinco niños y el desplazamiento de miles más.

Los combates han dañado muchas infraestructuras, lo que ha provocado el cierre de algunos servicios esenciales, como escuelas, centros de salud y sistemas de suministro de agua. Muchas personas de la población desplazada, especialmente los niños, necesitan desesperadamente apoyo psicológico después de haber sido testigos de los bombardeos, los combates y las explosiones en sus comunidades.

 

Noviembre

Camerún. Un niño de corta edad frente a su clase en una escuela primaria gubernamental apoyada por UNICEF, en Douala, Camerún.
UNICEF/UN0329160/Bindra
Un niño de corta edad frente a su clase en una escuela primaria gubernamental apoyada por UNICEF, en Douala, Camerún.

Más de 855.000 niños no pueden ir a la escuela en Camerún como consecuencia de los tres años de violencia y conflicto que afectan a las regiones noroccidental y sudoccidental del país, advirtió UNICEF en noviembre

La crisis humanitaria en el país se agravó entre 2017 y 2019, período en el que el número de regiones afectadas pasó de cuatro a ocho. Los ataques a aldeas, escuelas y centros de salud han dejado a miles de niños en un estado de temor constante. 

 

Diciembre

Ucrania. Los estudiantes asisten a clase en la escuela Marinka #2 en Marinka, al este de Ucrania.
UNICEF/UN0300571/Filippov
Los estudiantes asisten a clase en la escuela Marinka #2 en Marinka, al este de Ucrania.

En el este de Ucrania, una región donde el conflicto afecta a casi medio millón de niños, se han llevado a cabo 36 ataques contra escuelas. A principios de diciembre, en Burkina Faso, cinco niños fueron asesinados a tiros por hombres armados que atacaron un lugar de culto.

 

Afganistán. Un niño está dentro del dormitorio de un orfanato en Kandahar, Afganistán.
UNICEF/UNI229583/Bouvet
Un niño dentro del dormitorio de un orfanato en Kandahar, Afganistán.

A mediados de diciembre, UNICEF anunció en su serie “La infancia en peligro” que, en los primeros nueve meses del año, un promedio de nueve niños fueron asesinados o mutilados todos los días en Afganistán.

“Incluso para los siniestros estándares de Afganistán, 2019 ha sido un año especialmente mortífero para los niños”, dijo Henrietta Fore.

 


Los niños se han convertido en objetivos de primera línea y corren el riesgo de morir, o de sufrir lesiones graves y traumas a largo plazo. Las situaciones de emergencia humanitaria también les impiden el acceso a la salud, la nutrición, el agua y el saneamiento, la educación y otros servicios necesarios para satisfacer sus necesidades básicas. UNICEF ha realizado el mayor llamamiento de fondos de emergencia de su historia para llegar a un número sin precedentes de niños necesitados, incluidos los que sufren a causa de la violencia.