Niños y niñas de América Central y el Caribe enfrentan la doble amenaza de una temporada de huracanes más fuerte y la COVID-19

El desplazamiento y la interrupción de servicios causados por las tormentas podrían aumentar la vulnerabilidad de niños y familias al virus, advierte UNICEF

03 Agosto 2020
On 7 September 2019, in Marsh Harbour, Abaco Island, Bahamas. In the aftermath of Hurricane Dorian, Central Abaco public school has been destroyed, as have all of the schools in Marsh Harbour. Now it serves as a temporary shelter for families affected by the storm.
UNICEF/UN0342031/Moreno Gonzalez

CIUDAD DE PANAMÁ/NUEVA YORK, 3 de agosto de 2020 - En toda América Central y el Caribe, más de 70 millones de niños, niñas y adolescentes se ven afectados directa o indirectamente por la pandemia COVID-19. Muchos de esos niños que viven en las zonas costeras de América Central y el Caribe podrían enfrentar la amenaza adicional de tormentas catastróficas a medida que la temporada de huracanes de 2020 pase a una fase más activa, advirtió UNICEF hoy. Los desplazamientos, los daños a las infraestructuras y las interrupciones de servicios causados por las tormentas, particularmente en las zonas costeras, podrían hacer que los niños y las familias sean más vulnerables a la enfermedad y sus impactos.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia está especialmente preocupado de que una tormenta poderosa pueda socavar severamente los esfuerzos en curso para detener la transmisión de la enfermedad. El virus podría propagarse fácilmente en refugios de emergencia abarrotados o lugares de desplazamiento, donde sería difícil asegurar el distanciamiento físico. Al mismo tiempo, las medidas de control existentes como el lavado de manos y la gestión eficaz de casos podrían fallar si el agua segura, el saneamiento y las infraestructuras de salud se dañaran o destruyeran.

La pandemia ya está sometiendo a los sistemas de salud nacionales y locales de la región a una tensión considerable, lo que plantea serias dudas sobre su capacidad de respuesta después de un huracán catastrófico. Mientras tanto, las restricciones de movimiento y el déficit presupuestario vinculados a la pandemia pueden suponer una barrera a los esfuerzos nacionales de preparación para huracanes.

"En los próximos días y semanas, los niños y las familias estarán en riesgo de ser golpeados simultáneamente por dos desastres, la COVID-19 y los huracanes", dijo Bernt Aasen, Director Regional de UNICEF para América Latina y el Caribe. “Esta es la tormenta perfecta que tememos para el Caribe y América Central. A medida que seguimos tomando precauciones para mantener a las familias a salvo de la COVID-19, los esfuerzos para prepararse para la llegada de huracanes ahora son vitales para mitigar la propagación del virus entre las comunidades más vulnerables".

Como informó UNICEF en un reporte especial reciente, se espera que la región del Caribe en particular experimente un aumento en la intensidad de las tormentas y el posterior desplazamiento de la población en los próximos años. La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica ya ha proyectado que hay un 60 por ciento de posibilidades de que la temporada de huracanes de 2020 vea una actividad superior a la normal, con un promedio de 15 tormentas con nombre, incluidos 8 huracanes y 4 huracanes mayores.

A finales de mayo, la tormenta tropical Amanda causó inundaciones y deslizamientos de tierra en partes de El Salvador, Guatemala y Honduras. Al menos 33 personas fallecieron en la región, incluido un niño, y miles resultaron desplazadas. Los tres países han confirmado casos de COVID-19.

En solo el período de 10 años entre 2010 y 2019, las tormentas causaron 895.000 nuevos desplazamientos de niños, niñas y adolescentes en el Caribe y 297.000 en Centroamérica.

En toda la región, UNICEF está trabajando para apoyar los esfuerzos de preparación para huracanes y las respuestas de salud pública a la COVID-19 a través de la educación, la comunicación comunitaria y el apoyo técnico a los gobiernos. UNICEF también está alentando a las autoridades locales y nacionales a garantizar que los planes de respuesta a huracanes se adapten para reflejar los riesgos asociados con la pandemia y para expandir el acceso a servicios esenciales que incluyen salud, protección, agua y saneamiento para niños y familias vulnerables.

En colaboración con gobiernos, sociedad civil y socios del sector privado, UNICEF está trabajando para construir resiliencia ante desastres entre las comunidades del Caribe y América Central. Estos esfuerzos incluyen:

  • Trabajar con los gobiernos para ajustar los planes de preparación y respuesta ante huracanes para reflejar los riesgos de COVID-19, centrándose en grupos vulnerables de niños, mujeres embarazadas y lactantes, hogares monoparentales con mujer cabeza de familia y niños con discapacidades. UNICEF también está trabajando para mejorar los mecanismos y herramientas de coordinación para la evaluación oportuna de las necesidades y la respuesta basada en la evidencia.
  • Apoyar el trabajo de coordinación de los organismos regionales, incluida la Agencia de Manejo de Emergencias por Desastres del Caribe (CDEMA), la Comunidad del Caribe-CARICOM y el Centro de Coordinación para la Prevención de los Desastres Naturales en América Central y República Dominicana (CEPREDENAC), para mejorar la coordinación intersectorial y los vínculos con las políticas de gestión de riesgos de desastres a largo plazo.
  • Apoyar la iniciativa Escuelas Seguras en 18 países del Caribe para crear resiliencia, fortalecer capacidades y proteger a los estudiantes, educadores e infraestructuras críticas de los peligros naturales como los huracanes.
  • Preposicionamiento de suministros críticos vitales en áreas de riesgo como Barbados, Antigua, Trinidad & Tobago y en países de América Central, incluidos más de 18.500 tanques de agua plegables, 7.500 tabletas de purificación de agua, 130 carpas de emergencia, así como cientos de artículos de higiene críticos, y kits de educación y recreación, para llegar a miles de niños y niñas.
  • Trabajar con los gobiernos en sus políticas de adaptación al cambio climático para que sean sensibles a las necesidades de niños y niñas, y que reflejen las perspectivas a largo plazo de jóvenes y adolescentes.

Contactos de prensa

Marisol Quintero
Especialista Regional de Comunicación
UNICEF América Latina y el Caribe
Teléfono: +507 3017484
Correo electrónico: mquintero@unicef.org
Alfonso Fernández Reca
Especialista Regional de Comunicación
UNICEF América Latina y el Caribe
Teléfono: +507 301-7373
Teléfono: +507 6941-2277
Correo electrónico: afernandezreca@unicef.org

Acerca de UNICEF
UNICEF trabaja en algunos de los lugares más difíciles para llegar a los niños y niñas más desfavorecidos del mundo. Para salvar sus vidas. Para defender sus derechos. Para ayudarles a alcanzar su máximo potencial.

En 190 países y territorios, trabajamos para cada niño y niña, en todas partes, cada día, para construir un mundo mejor para todos.

Y nunca nos rendimos.

Para obtener más información sobre UNICEF y su labor, visite www.unicef.org/lac.

Siga a UNICEF en Twitter y Facebook