Niños desarraigados en el Caribe

La infancia en peligro - UNICEF | Diciembre de 2019

UNICEF
UNICEF/UN0120828/English

Los huracanes más fuertes están devastando comunidades, desarraigando vidas y poniendo en peligro a los niños y sus familias.

Los 29 Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (PEID; SIDS, por sus siglas en inglés) del Caribe albergan una población de 43 millones de personas, incluidos 12,6 millones de niños, niñas y adolescentes. En los últimos años, estos niños, niñas, adolescentes y sus familias han pasado a ser algunas de las personas más vulnerables del mundo al ser expulsados de sus hogares por la sequía, las tormentas y las inundaciones, eventos que están aumentando en intensidad y frecuencia debido al cambio climático y al calentamiento del planeta.

Para los niños y adolescentes, el desplazamiento forzado relacionado con el clima pone en riesgo su vida, salud, educación y bienestar. Esta llamada de atención sobre el peligro para la niñez hace un balance del vínculo establecido entre un clima cambiante, los eventos climáticos extremos y el desplazamiento forzado de niños, adolescentes y sus familias en los PEID del Caribe.

Una mirada al problema

UNICEF/UN0119399
Un niño frente a los restos de algunas casas después de que el huracán Irma azotara la República Dominicana en septiembre de 2017.
¿Qué está sucediendo?

En los últimos cinco años, la cantidad de personas desplazadas internamente por tormentas e inundaciones se multiplicó por seis en los PEID del Caribe. De 2014 a 2018, 3,4 millones de personas, incluidos 761.000 niños, niñas y adolescentes, fueron desplazados internamente. En contraste, más de 600.000 personas, incluyendo 175.000 niños, niñas y adolescentes, fueron desplazados en el período de cinco años anterior, de 2009 a 2013.

¿Por qué está sucediendo esto?

La causa principal de este aumento dramático en el desplazamiento forzado fue una serie de catastróficos ciclones tropicales o huracanes que azotaron la región entre 2016 y 2018, incluidas cuatro tormentas de categoría 5 y dos de categoría 4.

¿Cómo se ven afectados los niños por el cambio climático?

Los niños y adolescentes son particularmente vulnerables durante los desplazamientos de la población, especialmente si sus padres mueren o se separan de sus familias en el caos del evento. Los niños, niñas y adolescentes separados corren un mayor riesgo de violencia, explotación y trata. Los niños, niñas y adolescentes desplazados también corren un mayor riesgo de contraer enfermedades como el sarampión y las infecciones respiratorias, que pueden prosperar en condiciones de hacinamiento en refugios de emergencia. También corren el riesgo de tener acceso limitado o nulo a los servicios esenciales que necesitan para prosperar, incluida la educación, la protección y la atención médica.

UNICEF/UN0126524/Moreno
Una niña en su casa en Dominica una semana después de que su casa fuera azotada por el huracán María en septiembre de 2017.

Los desastres naturales también tienen efectos devastadores en los niños y adolescentes migrantes y las familias con un estado migratorio irregular: niños, adolescentes y familias que a menudo viven en las condiciones más vulnerables. Cuando ocurre un desastre, es posible que estos niños, adolescentes y familias no busquen el apoyo que necesitan porque temen ser deportados.

¿Qué está haciendo UNICEF?

UNICEF colabora con sus aliados en todo el Caribe para proteger y apoyar a los niños, para establecer estrategias de reducción del riesgo de desastres que limiten el desplazamiento forzado y acorten el tiempo de rehabilitación, para que las familias puedan regresar a sus hogares.

  • En Haití, a raíz del huracán Matthew, UNICEF trabajó con sus aliados para rehabilitar los servicios públicos, incluidos la salud, la educación y la protección infantil.
  • Tras los huracanes Irma y María en Cuba y Haití en septiembre de 2017, UNICEF y sus aliados llegaron a más de 400.000 personas con acceso a agua potable y tabletas de purificación de agua. 
  • En Guyana y Surinam, UNICEF trabaja en áreas afectadas por el cambio climático para brindar apoyo a las comunidades locales, incluidos los refugiados de la crisis venezolana, aumentando el acceso a las fuentes de agua y mejorando el saneamiento y la higiene.

Llamado a la acción: El cambio climático

Los peores impactos del cambio climático son evitables. Pero para mitigar el riesgo y el impacto de los fenómenos meteorológicos extremos causados por el cambio climático, UNICEF insta a los gobiernos a tomar medidas en cuatro áreas clave: 

  • Colocar a los niños y adolescentes en el centro de las estrategias y planes de respuesta al cambio climático.  Aunque son los que menos han contribuido al cambio climático y, sin embargo, sufrirán más sus efectos y durante más tiempo, los niños y adolescentes deberían recibir las protecciones más fuertes contra sus efectos. 
  • Reconocer a los niños, niñas y adolescentes como agentes de cambio. Los niños y adolescentes ya han liderado la promoción de mejores políticas para mitigar el cambio climático y sus efectos; es hora de que todos nos unamos a ellos. Para hacer esto, debemos escuchar sus perspectivas acerca de los problemas ambientales y trabajar con ellos para identificar soluciones. 
  • Proteger a los niños, niñas y adolescentes del impacto del cambio climático y la degradación ambiental. Necesitamos aumentar los financiamientos e implementar medidas de adaptación y resiliencia climática para los servicios de los que más dependen los niños y adolescentes.
  • Reducir las emisiones y la contaminación. Necesitamos compromisos y acciones ambiciosas por parte de los gobiernos y las empresas para reducir las emisiones globales y la contaminación a niveles que eviten los peores impactos del cambio climático. 

Llamado a la acción: Niños desarraigados

UNICEF/UN0345648/LeMoyne
Una niña estudia con una tutora en la isla de Antigua después de que ella y su familia fueran evacuados a Antigua desde Barbuda tras el huracán Irma en septiembre de 2017.

En todo el mundo, millones de niños, niñas, adolescentes y familias huyen de sus hogares para escapar de desastres, conflictos, persecuciones y pobreza. Muchos de estos niños, niñas y adolescentes enfrentan peligros, detención, privación y discriminación. Los líderes mundiales deben protegerlos.

UNICEF hace un llamamiento que incluye seis acciones para proteger y apoyar a todos los niños y adolescentes refugiados y migrantes:

  • Actuar sobre las causas que desarraigan a los niños y adolescentes de
    sus hogares.
    Los desastres, los conflictos prolongados, la violencia persistente, la pobreza extrema y la marginación expulsan a millones de niños y adolescentes de sus hogares. UNICEF hace un llamamiento para que se hagan mayores esfuerzos para proteger a los niños y adolescentes del conflicto y abordar las causas profundas de la violencia y la pobreza. 
  • Ayudar a los niños y adolescentes desarraigados a permanecer en la escuela y mantenerse saludables. UNICEF hace un llamamiento a los esfuerzos colectivos de los gobiernos, las
    comunidades y el sector privado para proporcionar a los niños y adolescentes desarraigados acceso a educación, servicios de salud, vivienda, nutrición, agua y saneamiento. 
  • Keep families together and give children legal status. UNICEF hace un llamamiento para que se instituyan políticas más fuertes con el fin de evitar la separación de los niños y adolescentes de sus padres y otros miembros de las familias en tránsito y procedimientos más rápidos para reunificar a los niños y adolescentes con sus familias, incluso en los países de destino. Todos los niños y adolescentes necesitan una identidad legal y deben registrarse al nacer.
  • Poner fin a la detención de niños y adolescentes refugiados y migrantes creando alternativas prácticas. Los niños y adolescentes no acompañados y separados deben ser cuidados por familias de acogida, u otros arreglos de cuidados basados en la
    familia o la comunidad. Los niños y adolescentes no deben ser detenidos en instituciones de puertas cerradas.
  • Combatir la xenofobia y la discriminación. UNICEF hace un llamamiento a los líderes locales, grupos religiosos, organizaciones no gubernamentales, los medios de comunicación y el sector privado para combatir la xenofobia y fomentar una mayor comprensión entre los niños y adolescentes desarraigados, las familias y las comunidades de acogida. 
  • Proteger a los niños y adolescentes desarraigados de la explotación y la violencia. Tomar medidas enérgicas contra la trata, fortalecer los sistemas de protección infantil y ampliar el acceso a la información y la asistencia puede ayudar a mantener a los niños y adolescentes seguros.