“Jugar, amar, compartir”: una guía que acompaña a las familias

Durante la pandemia, UNICEF donó su guía para el desarrollo de niños de 0 a 5 años a familias que participan del programa Uruguay Crece Contigo.

UNICEF Uruguay
Mujer con remera anaranjada, de espaldas, mirando guía.
UNICEF/Uruguay/2021/Schneider
26 Enero 2021​

Karina se levanta todos los días y emprende un largo recorrido. Vive en la ciudad de Las Piedras, en Canelones, y trabaja como operadora de Uruguay Crece Contigo (UCC), una política pública del Ministerio de Desarrollo Social que tiene como objetivo consolidar un sistema de protección integral a nivel nacional de la primera infancia. Sale de su casa, pasa por la oficina donde se encuentra con una compañera de trabajo y juntas dan inicio a una jornada que comienza por Las Piedras, sigue por San Francisco y culmina en Progreso.

Los operadores de UCC trabajan en duplas y son especialistas de distintas disciplinas, por ejemplo, nutrición, psicología, trabajo social, psicomotricidad, entre otras. Llevan adelante la tarea de acompañar a familias de contextos vulnerables en el desarrollo de sus hijos. A través de visitas y contacto telefónico, proveen información y estrategias para que niños y niñas de 0 a 5 años puedan obtener las mejores condiciones en su crecimiento. UNICEF trabajó por la implementación de esta política pública, que se estableció en 2014, y desde entonces ha colaborado con su trabajo a través de la asistencia técnica y la entrega de materiales didácticos, recursos para las familias y para las y los operadores que acompañan diariamente a las familias. Durante la pandemia de COVID-19, UNICEF fortaleció su apoyo con la donación de distintos implementos como practicunas, extractores de leche, ropa de bebé, abrigo, entre otros.  

Los efectos de la pandemia también se hicieron sentir en el estado emocional de las familias. Por eso UNICEF decidió ampliar el apoyo a padres, madres y cuidadores en la crianza de niños y niñas durante la cuarentena con estrategias para potenciar su desarrollo. Al material de trabajo para UCC se incorporó la guía Jugar, amar, compartir, que brinda herramientas para que los padres puedan acompañar cada etapa del desarrollo de sus hijos en sus primeros cinco años de vida, con el objetivo de que los operadores lo utilicen en su propuesta de trabajo con las familias. Desde nutrición, juegos en familia, ejercicios para motivar el lenguaje y la comunicación, esta guía aporta consejos claros y prácticos para el desarrollo saludable de los niños pequeños, fundamentados en una sólida base teórica.

Una guía, un apoyo

Todos los días, bajo lluvia o con calor, Karina y su dupla caminan sin descanso y visitan a más de 40 familias de contextos vulnerables. En el camino recogen historias, dejan consejos, abrazan, consuelan, comparten las lágrimas, se ríen, resuelven dudas, brindan herramientas y materiales. Karina reconoce que es un recorrido que cansa, no solo por las distancias y el trabajo físico, sino también por el compromiso emocional que conlleva involucrarse de esa manera en la vida de las familias. Pero dejar de dar pasos no es una opción, hay que seguir adelante porque, como afirma ella, “siempre hay alguien que te está esperando”.

Para las operadoras, las colaboraciones que realiza UNICEF facilitan la desafiante tarea que día a día llevan adelante.

Mujer con remera anaranjada, sentada, leyendo guía.

“Los materiales ayudan a abrir el diálogo con la familia. Ayuda muchísimo, te da pie a que vos después puedas trabajar en base a eso (…) son todos aspectos que se trabajan en el programa: desarrollo infantil, higiene, alimentación. Vos tenés que agarrarte de esos materiales para hacer recomendaciones”

Karina

Este año, la guía Jugar, amar, compartir fue fundamental para organizar la planificación de las operadoras. A partir de los textos, Karina y sus compañeras pudieron elaborar materiales gráficos que enviaron a las familias durante el período de cuarentena generado por la pandemia de COVID-19. “Este año, tuvimos que reinventarnos, a partir de ese material, tal cual se trajo, hicimos placas informativas y las enviábamos por WhatsApp (…) por más que sea casero y elaborado por nosotras, pensamos en esas cosas, pensamos en la utilidad que va a tener para el otro. Pero tener un material así nos ayuda a ordenarnos, ordena el trabajo para transformarlo después en diferentes temáticas”, afirma Karina.

Asimismo, en el contexto donde trabajan, muchos padres y madres carecen de alfabetización, Por lo que las operadoras generaban alternativas para el acceso de las familias al contenido de texto, que posteriormente daba lugar a preguntas y un diálogo directo sobre esos temas. “Nosotros adecuamos el material que teníamos según la necesidad de cada familia y según las edades de los niños, (…) porque tenemos también familias que no tienen acceso a la lectura, entonces leíamos en un audio parte de lo que queríamos trabajar y tenía otra repercusión. La lectura de parte nuestra hace que la familia también pueda comprender lo que dice el libro de otra manera”, desarrolla la operadora.

Karina lleva consigo muchas memorias: el primer día que visitó una familia, el traslado de otra, el nacimiento de varios bebés, las largas charlas con una madre, el crecimiento de niños y niñas que se volvieron adolescentes e innumerables momentos que siguen vivos en sus relatos. Para ella, no hay fórmulas para la maternidad ni para la paternidad, y siempre que comienza un nuevo recorrido, le recuerda esto a las familias. Es que, para Karina, el nombre de la guía ya define cómo es el camino a seguir cuando nace un hijo.

“'Jugar, amar y compartir', el título lo dice todo, ¿no? Cuando hablamos de desarrollo infantil, de primera infancia, el jugar, amar y compartir es todo lo que un niño necesita para crecer sano”

Karina