Un nuevo enfoque en el cuidado infantil transforma la vida de niños y niñas en Perú

Desde la región amazónica de Ucayali, la historia de Silvia Hernández y su pequeña Naomi es un ejemplo de la atención basada en el enfoque de Cuidado para el Desarrollo Infantil (CDI) que se proporciona en uno de los centros de salud locales.

UNICEF
Una madre cargando a su hija.
UNICEF/UN0503016/Rey de Castro
02 Septiembre 2021

En mayo de 2020, tras tener a su segunda niña, Silvia Hernández se sentía como una madre primeriza. Habían pasado 11 años desde que dio a luz por primera vez y no sabía cómo reaccionar cuando la bebé se quejaba o lloraba sin consuelo. Tampoco era capaz de cargarla o bañarla sin temor de hacerle daño. En medio de estos reveses, la experiencia más complicada fue la de la lactancia. Silvia no conseguía que Naomi succionara bien de sus senos, lo que derivó en una dolorosa mastitis y ocasionó problemas de salud en su hija.

Mientras madre e hija esperan a ser atendidas en el patio del Puesto de Salud Shirambari ubicado en el distrito de Yarinacocha, provincia de Coronel Portillo, en Ucayali, esta mujer de 28 años recuerda: “Naomi casi se me muere”.

Es una mañana calurosa de julio y Silvia y Naomi esperan su turno para pasar por una consulta de control y seguimiento. Las acompaña el hijo mayor de Hernández, quien juega con su hermana y la alimenta con pequeños trocitos de papa rellena. Alrededor también aguardan otras mamás junto a sus niños y niñas.

A pesar de las restricciones por la pandemia de la COVID-19, se observa una buena concurrencia en el Puesto de Salud Shirambari.
UNICEF/UN0503099/Rey de Castro
A pesar de las restricciones por la pandemia de la COVID-19, se observa una buena concurrencia en el Puesto de Salud Shirambari.
Un padre con sus hijos, sentados en espera de atención médica.
UNICEF/UN0503083/Rey de Castro
Al lugar no sólo acuden madres, sino también padres. Una de las propuestas del enfoque CDI es incentivar la participación de toda la familia en la crianza de los niños y niñas.

“Quien me ayudó en esos momentos tan difíciles fue la licenciada Berita. Ella me enseñó a amamantar correctamente, a saber en qué posición ponerme yo y poner a mi bebé. Me tuvo mucha paciencia”, dice Silvia. La joven pucallpina se refiere a la atención que recibió de la enfermera Berita Sifuentes, una de las especialistas peruanas en el enfoque CDI que fue capacitada por UNICEF y el Ministerio de Salud en un diplomado de desarrollo infantil con el enfoque CDI y ahora es facilitadora nacional del CRED (Control del Crecimiento y Desarrollo), además de trabajar en el Puesto de Salud Shirambari.

Gracias a la orientación de la licenciada Sifuentes, Silvia superó su mastitis y Naomi fue mejorando su nutrición en pocas semanas. Ahora ella y su hija están aprendiendo a comunicarse mejor y a jugar con cariño y alegría.

Una madre y su pequeña hija juegan dentro del consultorio médico.
UNICEF/UN0503040/Rey de Castro
Silvia Hernández y su hija juegan dentro del consultorio médico.

Un aprendizaje amigable

El lugar al que ingresan Silvia y Naomi no parece un consultorio médico: hay un tapete azul y juguetes en el suelo. Lo realmente distinto es la dinámica que allí se desarrolla, muy diferente a la de una consulta tradicional: la licenciada Sifuentes le pide a Silvia que siente a Naomi sobre la alfombra azul, mientras a su lado ellas conversan.

“En todo lo que hagas, siempre enséñale a Naomi mirándola a los ojos porque eso estrecha el vínculo de afecto entre las dos. Mientras la miras, le tienes que explicar lo que están haciendo”, aconseja Sifuentes.

Una madre juega a las escondidas con su pequeña hija.
UNICEF/UN0503039/Rey de Castro
Silvia Hernández y su hija juegan a las escondidas dentro del consultorio, en pleno control. La mirada atenta y la interacción en el juego se practican sin límites.

Silvia y su niña comienzan a jugar a las escondidas con un paño. Ella pregunta: “¿dónde está mamá?” para que Naomi jale la tela y vuelva a encontrar sorprendida a su madre.

“Lo estás haciendo muy bien, así debes jugar con Naomi, puedes usar lo que tengas en casa, por ejemplo, hasta una esponja de lavar platos que esté nueva y limpia para hacer que ella sienta su textura”, dice la enfermera Sifuentes.

Una madre con su bebé en brazos atiende las indicaciones de la enfermera.
UNICEF/UN0503044/Rey de Castro
Silvia Hernández y Berita Sifuentes conversan sobre el crecimiento de Naomi y su alimentación.

Las actividades basadas en Cuidado para el Desarrollo Infantil, que la especialista Sifuentes ha integrado en sus consultas, son parte de un enfoque que ayuda a los cuidadores de niñas y niños a brindarles un cuidado cariñoso y sensible basado en el juego y la comunicación.   

“Con nuestra orientación, la mamá aprende cómo el niño la entiende, cómo le responde con la mirada, con la sonrisa. El vínculo que desarrollan en esos primeros meses es fundamental”, dice Sifuentes.

Una licenciada en enfermería imparte instrucción sobre desarrollo infantil temprano.
UNICEF/UN0503026/Rey de Castro
Berita Sifuentes, licenciada en enfermería, es una de las seis profesionales de la salud en Ucayali que fueron capacitadas en el enfoque del CDI.

“Antes de aplicar el enfoque CDI se entendía que las madres venían a los controles sólo a pedir vacuna y hacer el control de peso y talla. Pero ahora ven, por ejemplo, cómo su niño juega e interactúan juntos en el consultorio. Lo más importante es que notan que, desde recién nacido, el niño es capaz de hacer muchas más cosas de las que ellos creían”, comenta Berita Sifuentes.

La pareja de Silvia, el padre de Naomi es profesor de escuela secundaria y se involucra con la crianza de su hija, a pesar de los tiempos limitados por su ocupación. Una de sus actividades preferidas es jugar con su bebé hasta el cansancio.

“Su papá la hace jugar bastante y a ella le gusta. Juegan así, como lo estamos haciendo ahora… ella es bien juguetoncita”, dice Silvia sonriendo. A Naomi también le encanta mirar los pájaros que se posan en los árboles de coco, mango y pacae de la pequeña huerta de la familia.

De UNICEF para todo el Perú

Silvia Hernández recuerda que hace más de una década la atención médica de su primer hijo era distinta. Desde ese entonces, en Perú se comenzaron a implementar acciones en favor del desarrollo infantil temprano. Con la cooperación de UNICEF en la región Ucayali se ha impulsado un proceso intenso de formación en Cuidado para el Desarrollo Infantil (CDI); actualmente se cuenta con 20 formadores de los sectores salud, educación, Cuna Mas y otros profesionales que trabajan con la primera infancia. En salud tiene seis formadores regionales y Berita Sifuentes es una de estas tutoras, quienes a su vez ayudaron a entrenar a otras personas en el sector salud. “Ahora hay un total de 53 facilitadores regionales en CDI, en más de 30 establecimientos de salud en Ucayali”, dice Neptalí Cueva, consultor en salud de UNICEF en Ucayali.

Una madre ve a su pequeña hija a quien están pesando durante una consulta médica. iátrica.
UNICEF/UN0503042/Rey de Castro
Silvia Hernández y la pequeña Naomi, durante la consulta pediátrica.

“UNICEF se ha propuesto impulsar el desarrollo infantil temprano a nivel nacional. Más allá de facilitar que haya recursos materiales en las localidades, sabemos que lo esencial es desarrollar políticas que permitan mantener los avances en el tiempo”, reflexiona Gisella Godier, Coordinadora regional de UNICEF en Ucayali.

La consulta ha terminado y Silvia Hernández y Naomi salen del Puesto de Salud de Shirambari con nuevas tareas para hacer en casa: cambios en la alimentación, jugar a libre demanda, mirarse a los ojos y hablar con claridad. Silvia quiere hacerlo mucho mejor: “no quiero que ella se me vuelva a enfermar, con lo que ocurrió la vez pasada me he quedado muy asustada”, dice. Hoy la joven entendió que la maternidad es un aprendizaje constante, día a día se construye el presente y futuro de Naomi.