“Quiero acoger a otros adolescentes y jóvenes, así como yo fui acogida..."

Isadora descubrió el VIH a los 8 años, cuando murió su mamá. Ahora, ella coordina la red de adolescentes y jóvenes que viven con VIH en la ciudad donde reside.

UNICEF Brasil
© UNICEF Brasil/2018/J. Laet
UNICEF Brasil/2018/J. Laet

09 Julio 2018

Hasta los 8 años, Isadora, tenía una rutina normal como cualquier niña. Era la menor de la familia, y su mamá y su hermana mayor la consentían. Pero una noticia cambió la historia de su familia: su mamá descubrió que era VIH positiva. “Cuando los médicos se enteraron, nos hicieron la prueba a mi hermana y a mí. Descubrimos que solamente yo había sido infectada. Cuando nací, mi mamá ya tenía el virus y me dio de lactar”, cuenta la joven, ahora con 21 años.

Su mamá empezó el tratamiento inmediatamente, pero no resistió y falleció al poco tiempo. “Cuando perdí a mi mamá, me quedé sin piso. Tenía 8 años y era bien apegada a ella”, cuenta Isadora. La niña y su hermana se mudaron con una tía, quien pasó a hacerse cargo de su tratamiento.

En la adolescencia, la situación empeoró. Isadora cuenta que se puso cada vez más rebelde y dejó el tratamiento por completo. “Mi tía me obligaba a tomar el tratamiento, pero yo no lo hacía, no me cuidaba, me olvidaba. Vivía enferma, entrando y saliendo del hospital”, revela. Sin los medicamentos, su salud se fue deteriorando rápidamente.

El gran cambio llegó gracias a Héctor*, uno de los miembros del proyecto Viva Melhor Sabendo Jovem (Los jóvenes viven mejor si saben) de UNICEF. “Si no fuera por él, no estaría aquí para contar mi historia”, afirma Isadora. “Él se encargó de todo el proceso de acogida en el proyecto. Intercambiamos experiencias, me habló sobre la importancia del tratamiento y nos fuimos acercando”.

En las primeras conversaciones con Héctor, la invitó a formar parte de una red de adolescentes y jóvenes que viven con el VIH que se estaba creando en la ciudad donde ella vivía. “Acepté la invitación, entré a la red y empecé a fortalecerme”, cuenta. Por medio de la red, Isadora empezó a participar en encuentros con adolescentes de diferentes lugares del país, que pasaban por los mismos retos y logros. “En la red, entendí la importancia de ser acogida en el proyecto y de seguir el tratamiento con disciplina. Me di cuenta de que no estaba sola, y eso fue fundamental”, cuenta.

Hoy, cuatro años después, Isadora es una de las coordinadoras de la red y ayuda a otros adolescentes y jóvenes, como Héctor la ayudó un día. “Hoy, retribuyo lo que otras personas hicieron por mí en el pasado. Es gratificante. No hay mejor cosa que ser bien recibida. Eso puede transformar una historia, como ocurrió conmigo”.

Sobre Viva Melhor Sabendo Jovem (Los jóvenes viven mejor si saben) – Viva Melhor Sabendo Jovem (Los jóvenes viven mejor si saben) es una estrategia de salud cuyo objetivo es ampliar el acceso de adolescentes y jóvenes entre 15 y 24 años a la prueba del VIH, retener en el tratamiento a los jóvenes seropositivos y darles acceso a información sobre la prevención. Según el Ministerio de Salud, entre 2005 y 2015, el número de niños, niñas y adolescentes de 15 a 19 años que viven con VIH en Brasil aumentó en 68%. Entre aquellos de 20 a 24 años, el aumento fue de 47%.

 

*El nombre del personaje y del grupo de apoyo fueron omitidos para proteger la identidad de los participantes.

 

Brasil, diciembre de 2016