El regreso a clases tras la erupción

Emergencia por la erupción del Volcán de Fuego en Guatemala.

UNICEF Guatemala
© UNICEF Guatemala/2018/Mussapp
UNICEF Guatemala/2018/Mussapp

23 Agosto 2018

La erupción del Volcán de Fuego en Guatemala el 3 de junio del 2018 dejó a más de 650.000 niños, niñas y adolescentes afectados en los Departamentos de Sacatepéquez, Escuintla y Alotenango. Más de 12,000 fueron evacuadas y 3,700 personas, entre ellas 1,434 niñas, niños y adolescentes, tuvieron que refugiarse en albergues.

Desde el inicio de la emergencia, UNICEF activó su respuesta enfocada a la niñez y sus familias, en coordinación con el Gobierno y sus aliados. A partir del llamado de apoyo del Gobierno de Guatemala a la comunidad internacional, UNICEF reforzó e incrementó toda su capacidad de respuesta.

Gracias a la rápida respuesta de la división de Suministros de UNICEF y su centro de almacenaje para emergencias en Copenhague, Dinamarca, en tan sólo tres días después de haber la solicitud, el 21 de junio arribó en el Aeropuerto La Aurora de Guatemala un cargamento con suministros.

El cargamento contenía 20 carpas para construir aulas temporales y apoyar el retorno a clases de más de 14,000 niñas, niños y adolescentes; 9,000 mochilas para escolares; 60 set de recreación para la atención de estudiantes y adolescentes en emergencias; y 30 set de materiales para la atención en emergencias a la primera infancia.

Los suministros fueron vitales para el regreso a clases, el 9 de julio, a casi un mes de la erupción del volcán, tiempo récord comparado con otras emergencias en Guatemala.

 

© UNICEF Guatemala/2018/Arteaga
UNICEF Guatemala/2018/Arteaga
Suministros de UNICEF arribaron al país el 21 de junio desde Copenhague.
© UNICEF Guatemala/2018/Arteaga
UNICEF Guatemala/2018/Arteaga
De izquierda a derecha. Ramiro Quezada, Especialista de Salud y Nutrición, Punto Focal en Emergencias; Esteban Cuevas, Oficial de Operaciones; e Ileana Cofiño, Especialista de Educación, recibiendo el cargamento de UNICEF Copenhague para la emergencia en el Aeropuerto La Aurora de Guatemala.

Además de apoyar directamente a los niños y familias afectadas, UNICEF cumple siempre un papel de coordinación con las agencias oficiales y ONG internacionales durante las emergencias en los clúster específicos de agua y saneamiento, nutrición infantil, protección de la niñez y adolescencia, y educación. La contribución de UNICEF a suministros tiene un valor aproximado de US$ 160.000.

“Gracias al apoyo internacional y el compromiso del Ministerio, los niños han podido regresar a estudiar en tan solo un mes después de la tragedia. En otras emergencias esto ha tardado de 3 a 4 meses.”
Oscar Hugo López, Ministro de Educación.

Jorge Alejandro Astun, de 9 años, es uno de los 14.000 niños afectados por la erupción, pero con la ayuda de UNICEF y sus aliados, ha logrado regresar a la escuela y recuperar el sentido de la normalidad. Asimismo, recibió una de las 9.000 mochilas donadas por UNICEF, la cual lo ayudarán a terminar el ciclo escolar.

 

© UNICEF/GUA2018/Cordon
UNICEF/GUA2018/Cordon
Jorge Alejandro Astun en su salón de clases en la escuela Mario Méndez Montenegro, en Alotenango, Sacatepéquez.

 

“Me asustó lo que paso con el volcán porque pensé que iba a venir la lava para acá. Nos afectó porque nos quedamos sin estudiar”.


“Me gustó mucho la mochila. Me ayuda a traer mis cuadernos. Antes me costaba porque los traía sueltos”.

   Jorge Alejandro Astun, de 9 años.

 

 

 

Para muchos de los 14,000 niños, niñas y adolescentes que vieron interrumpida su vida normal y su ciclo escolar, se debió a que algunas escuelas fueron destruidas, otras dañadas, muchas de ellas de ellas convertidas en albergues temporales, y otras como bodegas para suministros del Estado.

Nayeli López de 10 años, retomó sus estudios es unas de las carpas ubicadas en el Estadio Municipal Armando Barillas en Escuintla.

“Estoy muy contenta de haber regresado a estudiar. Mi clase favorita es matemáticas, y cuando sea mayor, quiero ser Perito Contador”
Nayeli López, de 10 años.

Además de estos los suministros, los maestros también fueron capacitados por el Ministerio de Educación y CONRED (Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres) con apoyo de UNICEF, para impartir educación en emergencias, con el fin de atender de manera adecuada e integral a las niñas, niños y adolescentes víctimas de la tragedia.

 

© UNICEF Guatemala/2018/Mussapp
UNICEF Guatemala/2018/Mussapp
Una maestra brinda atención especial a los niños que lo requieren en las carpas escuela del Estadio Municipal de Escuintla.
© UNICEF Guatemala/2018/Mussapp
UNICEF Guatemala/2018/Mussapp
Nayeli junto a la carpa escuela en el Estadio Municipal de Escuintla.

En esta emergencia se ha comprobado una vez más la preparación y la fuerza de UNICEF a nivel global, contando con la estrecha, ágil y profesional de colaboración de sus distintas oficinas.

La ayuda humana, técnica y financiera de UNICEF es posible gracias a la generosidad y solidaridad de donaciones gubernamentales, como del Gobierno de Suecia, el Fondo Global de Emergencia de UNICEF, el Fondo de Emergencia de la Oficina Regional de UNICEF para América Latina y El Caribe, el Comité de UNICEF de USA, ONGs nacionales e internacionales.

También han colaborado empresas del sector privado, como BAC Credomatic, Hiper Ferreterías EPA, CentraRSE, Empresarios por la Educación, Fundación Carlos Novella, Hoteles Porta, mediante donaciones voluntarias de guatemaltecas. y guatemaltecos, y fondos propios de UNICEF Guatemala para emergencia

Carlos Carrera, Representante de UNICEF en Guatemala, ha realizado varias visitas al sitio de la emergencia, a los albergues y a las nuevas aulas temporales.

En la inauguración del regreso a clases para la niñez afectada, expresó:

“En mi visita a las familias afectadas en los albergues, a pocos días de la erupción del Volcán, pude comprobar el dolor de los niños por haber perdido a alguno de sus familiares; así como también la tristeza de haber sido privados de sus casas, amigos, vecinos, escuelas y comunidades.

Pero también pude comprobar cómo estaban con ilusión de volver a jugar, aprender, compartir con sus amigos, reencontrarse con sus compañeros de clases.

Esa ilusión, queridos niños, niñas, adolescentes, hoy se hace realidad. La ilusión es permanente y símbolo de esperanza, que les ayudarán a volver a clases y a finalizar el ciclo escolar con éxito.

Cada vez que se le da a una niña y una adolescente la oportunidad de estudiar, hay esperanza.

 

La respuesta de UNICEF se enfoca en cuatro áreas esenciales:
 

  1. Adecuada nutrición de mujeres embarazas, lactantes, niñas, niños y adolescentes.
  2. Asistencia y provisión de suministros de agua, saneamiento e higiene para albergues y escuelas.
  3. Apoyo al regreso a clases y al establecimiento de aulas temporales para de 14,000 niñas, niños y adolescentes de las áreas afectadas, de todos los niveles, incluso incorporando a aquellos que no estaban inscritos en el sistema educativo antes de la emergencia.
  4. Apoyo a la atención psico social de las víctimas y la protección integral de la niñez y adolescencia albergada o afectada por la erupción del Volcán de Fuego contra todo tipo de abuso, maltrato o violencia, incluyendo asesoría psicológica.