Adda Williana y la silaba WI

Historia de vida

Paula Cantor, UNICEF Colombia
19 Mayo 2020

Adda Williana tiene 3 años y al igual que sus tres hermanas y su hermano de 11 años, sus nombres inician con la silaba WI en honor a su padre William, el papá que cambia las voces cada vez que aparece un personaje nuevo en los cuentos que les lee a sus hijos. Junto con su familia, llegaron a Arauca en agosto de 2019 desde el estado Aragua en Venezuela, que queda a más de 16 horas de la capital araucana.

Al llegar a Colombia, su padre vendía limones y reciclaba para conseguir recursos y pagar el lugar donde vivían. Recorriendo Arauca todos los días, William conoció un espacio amigable de UNICEF, un lugar donde niñas y niños migrantes reciben apoyo psicosocial mediante juegos y actividades lúdicas que les permiten manejar sus emociones. Así que decidió llevar a su esposa e hijos mientras él salía a trabajar.

Desde septiembre de 2019, Adda, su mamá y sus hermanos asisten a este espacio todos los días desde muy temprano. Juegan, aprenden y ríen mientras comparten en comunidad. Al medio día, caminan hacia el comedor del Programa Mundial de Alimentos (PMA) y en la tarde retornan nuevamente al espacio amigable para compartir con sus amigos.

El primer día que Adda llegó al espacio amigable, tenía miedo y no soltaba la mano de su mamá. Había muchos niños y niñas, incluso muchos de los que ella había visto en el comedor. Adda miraba los colores, las profesoras y los juegos mientras poco a poco se involucraba en aquel lugar donde las recibían con amor y sonrisas.

Adda y sus hermanos nunca habían asistido a un lugar así y les gusta mucho porque se divierten jugando, aunque extrañan volver a la escuela para aprender y cumplir sus sueños. Gracias a la ayuda de sus profesoras, sus hermanos mayores retomaron sus estudios en la escuela de Santafé y ahora, asisten todos los días a esta.

La actividad favorita de Adda es que su papá le lea cuentos, aunque le gusta más como los lee la profesora Merly, así que su padre tuvo que aprender a cambiar las voces cada vez que aparece un personaje nuevo en las historias. Para Adda, William es la figura más representativa, él la cuida, le enseña y le brinda amor. Él le hace dibujos en hojas de papel para que ella los coloree mejorando su motricidad y explorando su creatividad e imaginación.

El espacio amigable de UNICEF le brindó tranquilidad a su mamá, considerándolo un espacio protector donde Adda y sus demás hijos pueden ser libres sin estar expuestos a ningún riesgo, ya que ha conocido muchas situaciones de violencia y abuso que han vivido otros niños y niñas migrantes.

En el marco de la emergencia por COVID-19, el equipo del espacio amigable se comunica con Adda y sus padres a través de llamadas o WhatsApp para compartir las actividades y tareas. Al inicio de la cuarentena, fue difícil para Adda entender por qué el espacio amigable estaba cerrado y por qué no podían salir, pero gracias al apoyo brindado por las profesoras, ahora sabe qué es el COVID-19 y sabe cómo lavarse adecuadamente las manos para prevenirlo. Además, participa en todos los juegos y sus padres comparten videos de ella bailando, pintando y cantando su nombre con la silaba WI.

UNICEF está trabajando con las comunidades, la institucionalidad y los aliados para prevenir y frenar la transmisión de COVID-19 y minimizar las repercusiones sociales y económicas que pueda tener sobre los niños, niñas, adolescentes y sus familias.

Adda Williama y la silaba WI