Unidos para proteger a la primera infancia ante el COVID-19

Desde 2008, UNICEF y Canelones Crece Contigo trabajan en conjunto para proteger a la primera infancia. En el marco de la pandemia por COVID-19, desarrollan estrategias para apoyar a las familias más vulnerables.

UNICEF Uruguay
Hombre cargando cajas en un camión con el logo de UNICEF
UNICEF/Uruguay/2020/Schneider
03 Julio 2020

Gabriela Garrido, directora general de Desarrollo Humano de la Intendencia de Canelones, muestra orgullosa los librillos de Canelones Crece Contigo. Los mira, sonríe y habla sin dudas sobre la transformación de las familias que pasaron por este programa. En 2008, el gobierno departamental se puso un objetivo: transformar la realidad de las familias que vivían por debajo de la línea de pobreza y que tenían a cargo niños menores de seis años. Más de una década después, esta iniciativa continúa firme y se sigue adaptando a nuevos desafíos, como la llegada del COVID-19 a Uruguay en marzo pasado.

La historia de Canelones Crece Contigo comenzó en 2007 cuando la Intendencia, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo y el Instituto Nacional de Estadística realizaron una investigación para relevar datos y determinar el camino a seguir sobre la situación de las familias más vulnerables del departamento. Los resultados los interpelaron: la situación de la primera infancia necesitaba una reacción inmediata. Para 2007 el 9,1% de los niños sufría desnutrición infantil, 7000 niños no tenían acceso a la educación, la mayoría de las madres no asistía a controles médicos durante el embarazo y los bebés no recibían acompañamiento pediátrico. En este contexto, y por la urgencia de las cifras, se creó un proyecto piloto para atender a 100 familias. 

“UNICEF pasa a asociarse al programa desde los inicios y desde ese entonces nos ha acompañado siempre de forma permanente con apoyo material, pero sobre todo con apoyo de carácter técnico. Y personalmente creo que lo más importante ha sido el acompañamiento en la generación de políticas públicas para la primera infancia”

Gabriela Garrido, directora general de Desarrollo Humano de la Intendencia de Canelones
Madre con niña de 10 meses en brazos, reciben a operadora de Canelones Crece Contigo.
UNICEF/Uruguay/2020/Schneider
Camila, beneficiaria del programa “Canelones Crece Contigo”, recibe uno de los kits sanitarios de UNICEF.

Esta alianza, junto a los excelentes resultados del plan piloto, lograron que el programa se consolidara y se estableciera definitivamente en 2012. Asimismo, inspiró la creación de una política pública denominada Uruguay Crece Contigo, que replica esta propuesta en todo el país. En esta misma línea, en 2013 también se elaboró en el departamento otro programa denominado 1000 días de igualdad, que extiende el apoyo a toda la comunidad canaria y que busca generar un sistema de protección integral a toda la primera infancia. 

Crecer en tiempo de pandemia

Hoy, a través de Canelones Crece Contigo 644 familias reciben apoyo para la crianza de sus hijos durante el embarazo y los primeros meses de vida. Su objetivo es brindar acompañamiento psicoemocional, herramientas de cuidado y, por sobre todo, fomentar el contacto y una crianza saludable entre padres e hijos. Para eso, las familias del programa reciben visitas en sus hogares de dos operadoras que realizan el seguimiento de las consultas médicas del niño o niña, aseguran un plan de alimentación adecuado y resuelven consultas específicas de las madres o padres.

Desde el 13 de marzo, cuando se anunciaron los primeros casos de COVID-19 en Uruguay, estas visitas cesaron. A pesar de la distancia, se elaboraron estrategias para que los operadores pudiesen mantener el contacto con las familias por vía telefónica. En este marco UNICEF entregó 600 kits sanitarios con jabón de tocador, detergente, hipoclorito de sodio, bolsas de residuos, alcohol en gel, repelente para niños y adultos y elementos didácticos como crayolas, block de hojas y libros a las familias del programa.

Elementos de kit que UNICEF entregó a Canelones Crece Contigo: Alcohol en gel, limpiador para el baño, lavandina, detergente, pasta de dientes, jabón, crayolas y libros infantiles.
UNICEF/Uruguay/2020/Schneider
Elementos del kit entregado por UNICEF a Canelones Crece Contigo.

“El kit de higiene —más allá del costo y del contenido, que es muy bueno y muy importante— también nos habilita a tener una experiencia educativa con las familias, porque nos da un lugar para explicar para qué sirven cada uno de esos productos, la importancia de la higiene personal, de la higiene de los ambientes, de la higiene de la ropa y del cuidado que tiene que tener la familia especialmente en estos momentos. El kit de UNICEF nos permite hacer esa intervención educativa, que en estas épocas de pandemia hay que profundizar”, fundamentó la directora.

En esta misma línea, desde la oficina de Desarrollo se creó otro programa en el marco de 1000 días de igualdad. A través de éste, se brindará una transferencia monetaria a los beneficiarios y se realizará un seguimiento y acompañamiento durante este período. Además, UNICEF donó a este programa 3000 copias impresas de las guías A comer y Jugar, amar, compartir, para brindar mayores herramientas a las familias en materia de alimentación complementaria y desarrollo. El programa se extenderá a un grupo de 4000 familias, conformado por las que hoy son parte de Canelones Crece Contigo y algunas que fueron parte en el pasado. Para lograrlo, UNICEF también apoya esta iniciativa y es parte del equipo que está capacitando a un grupo de 14 operadores y desarrollando un sistema de seguimiento, para que estos puedan mantener comunicación vía whatsapp, enviar información, evacuar consultas y brindar asistencia a las familias.

Tapa de varias guías de UNICEF. Se destaca la guía "A comer"
UNICEF/Uruguay/2019/Lebrato
Guía de alimentación para los 6 meses a 3 años de edad, “A comer”.

Canelones Crece Contigo tiene 12 años de historia y durante este tiempo ha transformado la realidad de muchos niños y niñas. Actualmente, 90 % de las madres tienen al menos nueve controles durante su embarazo; se crearon 80 centros CAIF, y 10.000 familias pasaron por el programa. Esta es una historia de familias, mujeres, bebés, colaboradores y operadores, en la que, gracias al trabajo coordinado y sostenido, todos siguen creciendo y superando desafíos.