UNICEF pide garantizar los derechos de los niños y niñas migrantes y refugiados en todo momento y en todo lugar

21 Octubre 2018
Niñez migrante y refugiada
©UNICEF

CIUDAD DE PANAMÁ, PANAMA, OCTUBRE 21 de 2018. Hoy a lo largo y ancho de América Latina y el Caribe, alrededor de 7 millones de niños y niñas son migrantes o buscan refugio. Durante los últimos días, miles de personas, entre ellas un número indeterminado de niños y niñas, están viajando desde Centroamérica hacia los Estados Unidos, en condiciones de intensa vulnerabilidad y enfrentando situaciones de altísimo riesgo. Frente a esta realidad, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia UNICEF, hace un llamado a los Estados y a la sociedad en general para que se brinde protección y atención inmediata y prioritaria a los niños y niñas en su tránsito migratorio.

La violencia persistente, la pobreza y la desigualdad expulsan a millones de niños, niñas y adolescentes de sus hogares, por tanto, UNICEF reitera la necesidad de intensificar los esfuerzos para abordar las causas profundas de las violencias y la pobreza, especialmente a través del acceso a la educación, el fortalecimiento de los sistemas de salud, de protección social, y de protección integral de la infancia. Además, UNICEF aboga por la garantía de los derechos de los niños y niñas migrantes y refugiados a permanecer junto a sus padres o cuidadores, evitando la separación familiar; por el uso de alternativas a su detención, en ningún caso justificada sólo por razones migratorias; por su acceso a servicios de salud, educación, registro de nacimiento y protección social, sin discriminación de ningún tipo; por su protección frente a toda forma de abuso, violencia y explotación, incluyendo la trata de personas; y por un combate decidido y efectivo frente a la xenofobia y la discriminación de los niños, niñas y adolescentes migrantes. Asimismo, UNICEF recuerda los peligros y riesgos que la migración irregular entraña para los niños y niñas y la necesidad de incrementar los canales legales y seguros para los niños y niñas que migren y aquellos que busquen protección internacional.

Es imperativo que los Estados permitan la libre entrada y el registro de los niños y niñas como una condición previa para llevar a cabo procedimientos de evaluación pertinentes a fin de proveer protección y cuidado mediante una determinación de su interés superior por autoridades especializadas en niñez y adolescencia. Ningún niño o niña debe ser devuelto a su país de origen si en el mismo existen amenazas a su vida o integridad personal.

“Los Estados de origen, tránsito y acogida deben dar respuesta a los miles de niños, niñas y adolescentes que huyen de la pobreza, la violencia o la falta de acceso a educación o servicios básicos como la salud” dijo María Cristina Perceval, directora Regional de UNICEF para América Latina y el Caribe. “Sin excepción, sean hondureños, guatemaltecos, salvadoreños, venezolanos o de cualquier nacionalidad, los Estados deben garantizar el bienestar físico y emocional de todo niño y toda niña migrante, y asegurar su permanencia junto a sus familias, en condiciones de seguridad y dignidad, respetando su interés superior en toda actuación y decisión oficial. Ningún niño debe ser víctima de actos discriminatorios por ningún motivo. Un niño es un niño” destacó.

Contactos de prensa

Marisol Quintero

Especialista Regional de Comunicación

UNICEF América Latina y el Caribe

Teléfono: +507 3017484

Teléfono: +507 65692718

Acerca de UNICEF

UNICEF trabaja en algunos de los lugares más difíciles para llegar a los niños y niñas más desfavorecidos del mundo. En 190 países y territorios, trabajamos para cada niño, en todas partes, cada día, para construir un mundo mejor para todos.

Para obtener más información sobre UNICEF y su labor en favor de los niños, visite http://www.unicef.org/lac - Siga UNICEF en Twitter y Facebook