El innegable poder de las vacunas

Mientras Ucrania se enfrenta a uno de los peores brotes de sarampión del mundo, médicos, madres y padres trabajan juntos para acabar con los mitos sobre las vacunas

Pavel Zmey, Nina Sorokopud and Adrian M. Brune
Mother and Baby Carriage
UNICEF/UN0301426/Zmey

30 Abril 2019

Normalmente, el sarpullido no aparece hasta varios días después de los primeros síntomas: tos, fiebre, dolor de garganta… Para entonces, el virus puede llevar casi dos semanas en el organismo. En horas, el sarpullido habrá cubierto todo el cuerpo y durará una semana más. No hay cura para el sarampión: sigue siendo una de las enfermedades más graves entre los niños menores de cinco años.

Desde 2017, más de 100.000 personas han contraído el sarampión en Ucrania: en 2019, ya van 15 muertes; seis de ellas, de niños. El brote ha avivado la preocupación sobre las bajas tasas de vacunación del país, causadas por la desinformación y, en años anteriores, la escasez de vacunas. El sarampión es muy contagioso; se estima que un 90% de personas sin protección que se acerquen a alguien con la enfermedad se contagiarán también.

[ARRIBA]: Olena Kudryashova y su hija Maya, de 18 meses, pasean cerca de su casa, en Kiev. Las dos contrajeron el sarampión en 2018. Olena se infectó primero, antes de contagiar la enfermedad a su hija. Hoy, Olena está a favor de administrar cuanto antes las vacunas. “Las vacunas, igual que la política o la religión, no dejan a nadie indiferente”, asegura. “Sin embargo… Con las vacunas no hay lugar para el debate. Es absurdo negar su efectividad”.

Mother Blogger and Child
UNICEF/UN0301279/Zmey

“Es fácil estar en contra de las vacunas cuando no tienes hijos”, reconoce Inna Onyshchenko, una bloguera de Facebook que es popular entre las madres de hijos pequeños en Ucrania. Antes de ser madre, Inna se mostró públicamente en contra de las vacunas. Cuando se quedó embarazada, cambió de opinión. Ahora, su hija de tres años, Zoryana, está completamente vacunada, y ella comparte su experiencia en su blog, donde disipa mitos comunes sobre la inmunización.

 

Mother and Tetanus
UNICEF/UN0301273/Zmey

Svitlana Ovdiy juega con su hijo Kyrylo, de tres años, superviviente del tétanos, cerca de su casa, a las afueras de Kiev. La infección obligó a los médicos a someter a Kyrylo a un coma inducido. Pasó 50 días en el hospital. “Cuando escuchó mi voz comenzó a llorar, a pedir ayuda, pero yo no podía hacer nada”, recuerda Svitlana. “Ahora, la vacunación es un asunto de máxima prioridad en nuestra familia”.

 

Kid with Bronchial Infection
UNICEF/UN0301290/Zmey

Hanna Prokopyshyn está sentada con su nieto Dmytro, de nueve años, en el hospital en el que el niño recibe tratamiento para el asma bronquial. Al principio, a los padres de Dmytro les daba miedo vacunar a su hijo debido a su enfermedad, pero los médicos les disiparon esa preocupación, sobre todo porque estaban en mitad del brote de sarampión en Ucrania. Dmytro ya ha recibido con éxito la primera dosis de la vacuna MMR y sus padres tienen pensado seguir el calendario nacional de vacunación.

 

Dad/Doctor and Daughter
UNICEF/UN0301288/Zmey

Serhiy Oliynyk, pediatra, sostiene a su hija Katya, de un año, antes de marcharse a trabajar al hospital de Kosiv, al oeste de Ucrania. Serhiy promueve las vacunas entre sus pacientes y hace poco vacunó a Katya contra el sarampión. En general, la vacuna MMR se administra a los niños cuando tienen un año, mientras que los bebés con alto riesgo de contraer sarampión, especialmente durante un brote, pueden recibirla a los seis meses de edad.

Medical Student
UNICEF/UN0301270/Zmey

Anna Kravchuk, estudiante universitaria y una de los seis hijos de la familia, no se vacunó hasta que el brote de sarampión de Ucrania llegó a su escuela. Muchos de los compañeros de Anna se contagiaron; uno de ellos murió. Después de vacunarse, Anna convenció a su madre para que vacunara a sus hermanas pequeñas. “A veces me piden consejos médicos”, dice, “y, claro, estando en el primer año de mis estudios mis consejos no son muy fiables. Sin embargo, si me preguntan por la inmunización lo tengo claro: hay que vacunarse. Es obligatorio”.

Doctor Head of Hospital
UNICEF/UN0301285/Zmey

“Los problemas que tiene la gente con las vacunas provienen de la falta de comunicación entre médicos y pacientes”, asegura Maryana Voznytsya, Doctora Jefa del Hospital Infantil ucraniano de Lviv, y añade que en su hospital confrontan a menudo con las consecuencias de los errores de otros médicos con la vacunación. En los últimos años, han llegado al hospital seis casos de tétanos, una enfermedad a la que muchos médicos se han enfrentado por primera vez. “Todo el mundo debería saber que tanto médicos como pacientes están del mismo lado en la lucha contra las enfermedades”.

Director of School
UNICEF/UN0301280/Zmey

Oles Pohranychnyi, director de una escuela privada de Lviv, creía antes en las ideas equivocadas acerca de las vacunas: de hecho, su mujer y él decidieron no vacunar a sus tres hijas. El aumento del peligro de contraer sarampión y otras enfermedades como el tétanos y la difteria en Ucrania les hizo cambiar de opinión. “El Sistema Educativo Nacional debería darle seguridad a la gente en lo referente a la vacunación y a otros servicios médicos en general”, dice Oles, sosteniendo a su hija. Ahora, con la ayuda de UNICEF, organiza sesiones de formación sobre vacunas para madres y padres y planifica las vacunas del personal.

Nurse Champion
UNICEF/UN0301284/Zmey

“Cuanto más abiertamente hablemos sobre las vacunas, más confianza depositarán en nosotros las madres y los padres, porque se darán cuenta de que no hay nada que temer”, asegura Ivanna Knysh, fotografiada después de vacunar a sus tres hijos al oeste de Ucrania. Hasta hace poco, Ivanna, que es enfermera, trabajaba en un centro de atención médica de Novoselytsya, una ciudad en la que el 100% de los niños están vacunados gracias a sus esfuerzos. Ahora tiene un certificado de formadora de vacunación otorgado por UNICEF y se dedica a animar a los médicos a disipar los miedos de los padres explicándoles mejor el procedimiento.

Restaurateur and Family
UNICEF/UN0301276/Zmey

Después de que su hijo mediano contrajera la varicela, Igor Sukhomlyn, restaurador y líder intelectual en Kiev, no estaba dispuesto a arriesgarse. Su mujer y él vacunaron inmediatamente a otros miembros de la familia contra la varicela y nadie más se contagió. “La vacunación es un valioso logro científico”, asegura Igor, fotografiado con su mujer y sus hijos delante de su restaurante.

En esta Semana Mundial de la Inmunización, UNICEF y la Fundación Bill & Melinda Gates lanzarán una nueva campaña mundial para hacer hincapié en el poder y la seguridad de las vacunas. Del 24 al 31 de abril, la fundación donará 1 dólar a UNICEF por cada “Me gusta” o cada publicación que se comparta en las redes sociales con la etiqueta #LasVacunasFuncionan, hasta llegar a 1 millón de dólares. Mientras tanto, UNICEF seguirá trabajando con el Ministerio de Salud de Ucrania para controlar el brote, ayudará al gobierno a administrar vacunas gratuitas y difundirá el mensaje de que juntas, las comunidades pueden proteger a todo el mundo con vacunas.

 

Más información sobre las vacunas

Semana Mundial de la Inmunización

Programa de UNICEF sobre inmunización

Preguntas más frecuentes sobre las vacunas

Las vacunas y las enfermedades que se evitan con ellas