Supervivencia, desarrollo y aprendizaje

Todos los niños, especialmente los más desfavorecidos, deben tener un acceso equitativo a servicios de salud y una educación de calidad

Chico posa ante la cámara
UNICEF/Guinea Ecuatorial

Los desafíos

En UNICEF Guinea Ecuatorial sumamos esfuerzos para erradicar las inequidades de inversión dentro del sector social. Hay que fortalecer los sistemas de salud y educación sobre todo en los distritos más desfavorecidos.

La estrategia Distrito Amigo de los Niños integra servicios y promoción de derechos para garantizar una calidad sostenible de servicios. Dichos distritos deben servir de ejemplo para la promoción de políticas a nivel nacional.

Los servicios integrados abordan las principales causas de morbilidad y mortalidad infantil. Contribuyen a mejorar aspectos críticos para los niños relacionados con la inmunización, las enfermedades prevalentes en la infancia, el registro de nacimientos y los resultados del aprendizaje.

La población de Guinea Ecuatorial es joven. Un 43% es menor de 18 años.

El censo de 2015 estima la población de Guinea Ecuatorial en alrededor de 1,2 millones de habitantes. El 72% vive en la región continental y el 28 en la región insular. La población es joven. Un 43% son menores de dieciocho años.

La tasa de mortalidad de los menores de cinco años disminuyó de 190 a 91‰, entre 1990 y 2016. La mortalidad neonatal representa el 50% de la mortalidad infantil. Estos datos muestran un progreso insuficiente en comparación con otros países de la región con el mismo perfil económico.

Las principales causas de mortalidad infantil están relacionadas con enfermedades prevenibles como el paludismo, infecciones respiratorias agudas, diarrea y el sida.

Una encuesta reciente indica que el paludismo afecta al 55% de los niños menores de cinco años en la región continental. La promoción de la salud y la participación comunitaria siguen siendo limitadas. La búsqueda de los remedios contra las enfermedades como la diarrea o las infecciones respiratorias, es igualmente limitada.

El acceso de las mujeres a los servicios de salud es muy limitado. Casi el 67% tiene algún problema para acceder a los servicios de salud. El 56%, por motivos económicos; el 41% por la distancia al centro de salud, y el 25% por negársele el permiso, sobre todo en zonas rurales.

Una evaluación de 2016 del Programa Ampliado de Vacunación revela que solo el 24% de los niños menores de doce meses ha recibido todas las vacunas recomendadas. Estas cifras contrastan con la década de 1990 cuando el país tenía una de las tasas de inmunización más altas de África subsahariana.

Según la EDS 2011, la prevalencia del VIH se estima en un 6,2% en personas de 15 a 49 años. El virus afecta al 8,3% de las mujeres frente al 3,7% de los hombres. Se trata de la tasa más alta en África centro-occidental.

La prevalencia entre adolescentes y jóvenes, de 15 a 24 años, es del 3%. Por género, afecta al 5% en las mujeres y 1% en los hombres. En 2018, el 7,3% de las mujeres embarazadas vivían con el VIH. Un 4,4% de ellas tenía entre 15 y 19 años.

En 2017, solo el 43% de las personas que viven con el virus de inmunodeficiencia están recibiendo el tratamiento antirretroviral. El 90% de las mujeres embarazadas con VIH reciben tratamiento antirretroviral para prevenir la transmisión de madre a hijo.

Solo el 16% de los menores de 14 años que viven con el VIH reciben tratamiento retroviral.

Según la EDS, el 26% de los niños menores de cinco años presenta desnutrición crónica, el 3,1% desnutrición aguda y el 10% tiene sobrepeso.

La principal dieta, que anteriormente se basaba en productos de la agricultura, la pesca y la caza, ahora consiste en productos procesados y congelados, en gran medida. Esto provoca deficiencias en micronutrientes, particularmente en vitamina A, y anemia en dos tercios de los niños.

El 81% de las madres inician la lactancia inmediatamente después del nacimiento. Sin embargo, solo el 7% de los niños son amamantados exclusivamente durante los seis primeros meses de vida.

El acceso a instalaciones seguras de agua potable y saneamiento ha mostrado algunas mejoras. Aun así, el 22% de los hogares urbanos no tiene acceso a fuentes de agua mejoradas. Solo el 57% de los hogares tiene acceso a instalaciones para lavarse las manos con agua y jabón. El 72% de las escuelas preescolares y primarias no tiene acceso a agua potable mientras que el 90% tiene letrinas.

El acceso a la educación preescolar y primaria es gratuito y obligatorio. Existe igualdad de género en la matriculación. Los datos de UNESCO de 2015 indican que la tasa de matriculación en educación primaria fue del 61%, incluidos los niños con necesidades especiales.

Sin embargo, la tasa de repetidores en la educación primaria es alta. El 17% de los alumnos repitieron el curso de 2015-16. Casi un 60% de los estudiantes son mayores de lo que corresponde a su nivel. Respecto a los maestros de primaria, solo el 51% han recibido educación formal y el 55% son hombres. En el caso de los de preescolar, la gran mayoría carece de formación académica.

Las soluciones

Desde UNICEF, apoyamos al Gobierno para garantizar que los centros de salud puedan proporcionar un paquete esencial de servicios de salud de calidad a los más vulnerables, capitalizando las oportunidades.

El programa “Inmunización Plus” integra la vacunación rutinaria con otros servicios, tales como el registro de nacimientos, la administración de vitamina A, la desparasitación, la detección de la desnutrición y el tratamiento de la diarrea, la promoción de las practicas familiares esenciales y la distribución de telas mosquiteras impregnadas con insecticidas.

Igualmente nuestro rol va dirigido a asegurar la disponibilidad de vacunas, el apoyo en la adquisición de vacunas y el mantenimiento de la cadena de frio en todos los puestos de vacunación.

El refuerzo de la gestión del distrito sanitario es necesario para una gestión más sostenible de los programas de salud a nivel local, a través de la capacitación de los responsables del sistema de atención primaria de salud en la gestión de los programas.

Promovemos la extensión del Programa Nacional de Paludismo a la Región Continental, la entrega de telas mosquiteras impregnadas con insecticida y el tratamiento sistemático de los casos diagnosticados.

Trabajamos para mejorar la prevención del VIH, con especial atención a los adolescentes y jóvenes mediante intervenciones integrales. Queremos reducir su vulnerabilidad y aumentar el acceso a los servicios de prevención y de salud sexual y reproductiva.

Ofrecemos servicios de calidad para evitar la transmisión del VIH de madre a hijo. También para ampliación y descentralización de la Opción B+, tratamiento pediátrico de calidad, aumentar el número de niños bajo tratamiento, el diagnóstico infantil precoz bien establecido, la realización de pruebas familiares de VIH y la integración de pruebas de carga viral.

Apoyamos al Gobierno para la adopción de políticas para garantizar una nutrición equilibrada acorde a las recomendaciones internacionales.  Promovemos la difusión de prácticas de nutrición mejoradas para la alimentación de lactantes y niños pequeños. Participamos en la distribución de suplementos de micronutrientes para embarazadas adolescentes. Apoyamos campañas de comunicación para sensibilizar a la población sobre la importancia de una dieta equilibrada.

El componente de educación se centra en ayudar al Gobierno para mejorar los resultados de aprendizaje en los niveles de preescolar y primaria. Priorizamos la atención a adolescentes de primaria que han repetido uno o varios cursos. Apoyamos a las adolescentes embarazadas para que puedan continuar con sus estudios.

Desde UNICEF, promovemos el aprendizaje de calidad para todos los niños a través de la revisión del currículo y de evaluaciones de aprendizaje. Trabajamos para aumentar la cantidad de docentes calificados a través del apoyo al Ministerio de Educación. Consideramos imprescindible ampliar el programa de capacitación y lograr la profesionalización de los maestros de preescolar y primaria.

El programa da apoyo a la iniciativa Escuelas Amigas de la Infancia de Guinea Ecuatorial tiene como objetivos mejorar el entorno de aprendizaje, fortalecer la participación de la comunidad en las escuelas y crear conciencia sobre el cambio climático.

Sustentamos que las escuelas de los distritos seleccionados cuenten con instalaciones WASH amigables, en particular para las niñas. Finalmente, promocionamos el lavado de manos y la gestión de la higiene menstrual.