“Nuestra generación es única porque somos adolescentes una sola vez en la vida”

La juventud en contextos rurales dispersos

UNICEF
Generación Única en COVID-19
UNICEF
10 Agosto 2020

El compromiso de las y los jóvenes por la acción mundial es el lema con el que, en este año particular, el Día Mundial de la juventud destaca el rol central de los chicos y las chicas para promover procesos de cambio, y generar conciencia sobre los desafíos y problemas a los que se enfrentan en el presente y hacia el futuro.  

Todos los días, y en todos los contextos, su voz, sus acciones y sus iniciativas le dan real sentido a su compromiso con los procesos políticos, económicos y culturales que inciden en su presente y también en el mundo donde quieren vivir.

Los y las jóvenes participan, se movilizan, proyectan su vida y aspiran a hacer del mundo un lugar más justo y equitativo. Es el caso de los chicos y chicas que estudian la secundaria en contextos rurales alejados, para quienes, tener la posibilidad de completar la secundaria en su comunidad es mucho más que un desafío: “Mi generación es una #GeneraciónÚnica porque somos los primeros y únicos en estudiar el secundario completo, desde parajes rurales dispersos por todo el país”. Fernanda egresó de la Secundaria Rural Mediada por Tecnologías N° 5.212 en la Sede El Trementinal, Salta, y actualmente está haciendo la carrera de Ciencias de la Educación en la Universidad Nacional de Salta.

Hoy, cuando el mundo atraviesa una pandemia y conocemos las graves repercusiones económicas y sociales, los y las jóvenes, aun siendo particularmente vulnerables a la crisis causada por el Covid19, constituirán un elemento fundamental para lograr una recuperación inclusiva post pandemia.

A los chicos y chicas de contextos rurales alejados esta experiencia les cambió sus rutinas y sus hábitos cotidianos, aunque sienten también que descubrieron nuevas habilidades. “Lo que más me llama la atención es la tecnología y la robótica. En estos meses de aislamiento estuve aprendiendo muchas cosas interesantes sobre esos temas e intentando armar un robot”, nos cuenta María que actualmente cursa el último año de la secundaria en la sede Media Luna, Salta.

Iris
UNICEF/Pantoja

Iris, quien se considera muy “introvertida”, siente que el aislamiento social preventivo y obligatorio no le cambió mucho su vida, advierte que en general “hay más adicción a las redes sociales, y no tan sólo los jóvenes sino toda la humanidad”.

Actualmente cursa la secundaria en la Sede El Duraznito, Tucumán, donde su hermano Eric fue el primer egresado.

La mayor habilidad que todos podemos desarrollar es la de estudiar, formarnos como educador/a, o trabajar en cuestiones interculturales, para generar cambios y así aportar mejoras en el futuro de nuestra comunidad

Fernanda, sede El Trementinal, Salta

Para Ana Laura, “los tiempos de pandemia generaron un gran cambio tanto en nuestras vidas como en la vida en familia”.

Desde La Guanaca, Santiago del Estero, donde también cursa la secundaria, reflexiona que los jóvenes deberían desarrollar aún más habilidades como el respeto y la amistad, y valora que sus docentes le enseñen nuevas cosas cada día para contar con más y mejores herramientas para su futuro.

Analaura
UNICEF

El deseo de estudiar, que es la única manera de poder superarse, es una habilidad que todos los jóvenes deberían tener

Elías Escanciano, Sede La Sabana, Chaco

Elías siente que todos los y las jóvenes tienen habilidades, como dibujar, hacer deportes o manejar la tecnología, entre otras, y que todas ayudan para que podamos desarrollar un mundo mejor. Incluso él, en este período de aislamiento, descubrió una nueva habilidad: puedo hacer freestyle (rap improvisado) como pasatiempo.

 

¿Qué hace que se sientan “únicos/as”?

Somos una #GeneraciónUnica, porque somos la primera generación que atraviesa una pandemia que detuvo al mundo entero”. Iris señala que el Covid19 puso a los y las jóvenes como los primeros en atravesar una crisis mundial siendo adolescentes.

Elias
UNICEF

Para Elías, en cambio, las capacidades en los usos de las tecnologías, hace que los jóvenes “nos adaptemos fácilmente y podamos ayudar a aquellas personas mayores y niños que no saben usar una computadora o un celular”. Los y las adolescentes pasan más tiempo frente a las pantallas que antes del aislamiento y, aun cuando están expuestos a mayores situaciones de violencia o experiencias negativas en internet, también reconocen el potencial que tiene para aprender, informarse, ayudar y estar en contacto con sus amigos y amigas.

Nos hace únicos ser nosotros, mostrarnos así tal y como somos, sin querer aparentar ser alguien más”, María de Santiago del Estero, prefiere reconocer los valores auténticos de las y los jóvenes, como una herramienta que también les permite hacer frente a los efectos negativos de la pandemia: “en muchos jóvenes destruyó su trabajo, impactó en su educación y formación, y llenó de obstáculos el camino de los que buscan entrar al mercado de trabajo o cambiar de empleo”.

Ellos y ellas también tienen miedos y ansiedades.

Como el 73% de los y las adolescentes, perciben con angustia no poder ver a sus amigos, familiares e incluso ir presencialmente a la escuela.

También reconocen que su generación debe ser responsable y solidaria para hacer frente a la pandemia y prevenir contagios.

Sin dudas, cada vez que sus voces son escuchadas, se refuerza el poder de la juventud para superar la adversidad mediante su compromiso y su potencialidad para tomar decisiones y asumir roles positivos para su vida y la de su comunidad.

 

“Creo que todos los jóvenes deberíamos tener la habilidad de sentir empatía por los demás, la de buscar el conocimiento para poder ayudar a tener un mundo mejor"

Ana Laura, Santiago del Estero