Pitch final de una Generación sin límites

Seis equipos de jóvenes protagonizaron del Pitch final del concurso de innovación social, y dos de ellos, Juntando Yerba y Ecotire, representarán a Uruguay en el Global Youth Challenge.

Komai Garabelli
Captura de pantalla de Zoom, donde se ven las imágenes de varios de los participantes.
UNICEF Uruguay
13 Junio 2020​

Tras seis meses de aprendizajes, el 12 de junio llegó el día. Seis equipos de jóvenes emprendedores fueron los protagonistas del evento de cierre y Pitch final del concurso de innovación social Generación sin límites. El COVID-19 cambió los planes, y lo que iba a ser una ceremonia presencial se transformó en un evento virtual, con más de 180 espectadores que se sumaron desde los más diversos lugares del país: Melo, Durazno, Mercedes, Palmitas, Salto, Paysandú, Pan de Azúcar, Tala, Tarariras y San Ramón, entre otros.

UNICEF/Uruguay/2020/Ikusi

“Mi nombre es Geraldine, soy estudiante del liceo de Pan de Azúcar y parte del equipo del proyecto Juntando Yerba. Hoy quiero compartirles la gran inquietud que tenemos sobre el deterioro constante del medio ambiente. (…) Para aportar una solución a este desafío creamos este proyecto”. Geraldine tiene 16 años, fue la vocera de su proyecto y la encargada de romper hielo para comenzar la ronda de pitches. Ella, al igual que Matiu (18) y Fernando (17), es estudiante del plan nocturno 2012, en liceo en de Pan de Azúcar, Maldonado, un plan dirigido a estudiantes de ciclo básico que habían abandonado la educación formal. Juntos crearon Juntando Yerba, que promueve la recolección, el reciclaje y realización de compost a partir de la yerba mate usada, en el país de mayor consumo de yerba mate per cápita.

2 jóvenes varones y 2 jóvenes mujeres, con buzos del proyecto "Juntando Yerba".
Juntando Yerba
Matiu, Fernando, Geraldine y su tutora, Pamela, del proyecto Juntando Yerba.

Desde Salto, Candelaria (18) comenzó la segunda presentación y contó cómo, junto a Manuela (18), vivieron este proceso. “Si bien la universidad es gratuita tiene muchos costos adicionales, y uno de ellos son los libros (…), así que pensamos una posible solución: una aplicación que permita intercambiar libros de estudio que estén en desuso entre estudiantes universitarios. Esto ayudaría a la economía de los estudiantes, les proporcionaría una herramienta para una educación de calidad y, además, se reutilizarían los libros ayudando al medioambiente”.

Dos jóvenes mujeres y un hombre, arrodillados en el piso alrededor de algunas baldosas de caucho reciclado.
Ecotire
Lucía y María, del proyecto Ecotire.

Lucía (18), una de las creadoras de Ecotire, comenzó su presentación preguntando a los participantes: “¿Sabían que en Uruguay se recolectan 800 toneladas de neumáticos usados? Esto nos preocupó y decidimos encontrar una manera de reutilizar los neumáticos, generando un nuevo ciclo de vida.” El proyecto busca facilitar la movilidad a personas con dificultad visual creando alfombras y baldosas portátiles a partir de caucho reciclado. “Queremos, a partir de un material fuera de uso, diseñar y fabricar un producto nacional, que ayude a mejorar la vida de las personas y el planeta”, cerró.

“¿Alguna vez te pusiste a pensar cómo algo tan simple como una bicicleta puede ser tan útil?” Fue otra de las preguntas que recibió la audiencia, esta vez de Nicolás (14), vocero de Biciletean2, proyecto que nació en el liceo n.° 2 de la ciudad de Melo. “Lo que nosotros proponemos es recibir, reacondicionar y brindar en forma de préstamo bicicletas en desuso a estudiantes que necesiten apoyo en transporte para poder seguir estudiando. De esta forma pretendemos disminuir la desigualdad educativa, ayudar a la salud del individuo y al medio ambiente”.

El proyecto con un componente tecnológico más fuerte fue Durazno inclusivo 3D, liderado por tres estudiantes de la UTEC: Romina (22), Facundo (28) y Micaela (20). Este proyecto, promueve la impresión en 3D de áreas geográficas de interés general (parques, museos, plazas, etc.), para facilitar su acceso y la inclusión de personas con dificultades visuales, “siempre pensando en tener una ciudad con la accesibilidad para todas las personas”, en palabras de Romina.

El último pitch lo hizo Sofia (15), del equipo de Rompiendo fronteras que tiene como objetivo erradicar la discriminación hacia la población migrante a través de talleres de sensibilización y de generar oportunidades de inserción laboral para esta población. Para cerrar su presentación compartieron el testimonio de un migrante que participó de sus actividades: “llegamos aquí como inmigrantes, pasamos muchas dificultades, no encontrábamos trabajo estable; con tu proyecto nos dimos a conocer un poco más por las comidas cubanas, y las personas se pegaron más a uno, vieron la forma en que somos nosotros los cubanos y eso te lo agradecemos a ti y a tu proyecto”.

A lo largo del evento se escucharon testimonios que evidenciaron que los jóvenes son agentes de los cambios sociales que el mundo necesita:

“Somos jóvenes que queremos formar parte de este gran cambio en nuestra comunidad, pero no como espectadores, sino como protagonistas. Involucrarnos de tal forma que no solo cambiemos nuestra vida, sino la vida de todas las personas que nos rodean en una participación real, y ser sensibles con la realidad de nuestro entorno”, Geraldine (16).

Ecotire y Juntando Yerba representarán a Uruguay en el concurso global

“Este no es el final, sino el comienzo de muchos sueños” fueron las palabras de Luz Angela Melo, representante de UNICEF Uruguay, a los jóvenes de los dos proyectos de innovación social Ecotire y Juntando Yerba, que resultaron seleccionados por el jurado para representar a Uruguay en Global Youth Challenge.

Juntando Yerba promueve la recolección y el reciclaje de la yerba mate. Uruguay es uno de los principales consumidores de yerba mate en el mundo: el 85 % de los habitantes del país toma mate por lo menos una vez a la semana y consumen anualmente 10 kilos por persona. El peso de la yerba, al humedecerse, se triplica, por lo que se calcula que sólo en la capital del país se desechan diariamente unas 125 toneladas de yerba usada. Este emprendimiento hace compost con lombrices a partir de la yerba recolectada y lo vende, junto a kits para realizar compost en casa. El jurado destacó que este proyecto liderado por jóvenes, los forma en resolución de problemas, al tiempo que ofrece soluciones accesibles y baratas para compostar en casa con potencial de ser escalables a otras comunidades.

Por su lado, Ecotire es un emprendimiento que resuelve el problema de acumulación de neumáticos, sus riesgos para el medio ambiente y la salud, y brinda una solución para la inclusión de las personas con discapacidad visual. El jurado consideró que el equipo logró alianzas que le permitieron convertir su idea en un producto real (ya testeado en una escuela de niños con baja visión), con un modelo operacional efectivo, en el cual reciben donaciones de caucho que transforman y venden como baldosas, lo que además es posible escalar a otros productos.


El Youth Challenge de Generación Sin Límites es una iniciativa global que busca diseñar ideas innovadoras y cocrear soluciones, con los jóvenes como protagonistas, con el objetivo de promover el acceso a educación, aprendizaje, capacitación o empleo y desarrolle nuevas habilidades para desempeñar un papel positivo en la sociedad.