El reto de la educación virtual

"Teníamos claro que era necesario el contacto con las familias para que los alumnos no dejen la escuela"

Por: Consuelo Ramos
Adolescente de Huancavelica recibe clases de “Aprendo en casa” a través de la televisión.
DRE Huancavelica/2020
21 Julio 2020

Cuando maestros y alumnos se preparaban para iniciar las clases, la declaración de la Emergencia Nacional por el COVID-19 detuvo el inicio del año escolar 2020. Niñas, niños y adolescentes de diversas regiones tuvieron que adaptarse a una nueva modalidad, y los maestros debieron enfrentar el reto de la enseñanza virtual.

Huancavelica, la cuarta región del Perú con el mayor número de comunidades campesinas (672), demuestra que no es nada fácil aprender en casa, y que es un desafío que los escolares lleven sus clases a distancia.

Me sorprendió mucho cuando se oficializaron las clases virtuales. Pensé en mis alumnos, chicos de una zona rural sin acceso a tecnología, ni a un celular

Edgar Bendezú, maestro de una escuela rural en Huancavelica.

Durante esta crisis sanitaria, la labor de los maestros de zonas rurales ha sido destacable porque se han esforzado en ubicar a los padres y madres de familia para convencerlos de que sus hijos sigan estudiando bajo esta nueva modalidad de educación.

Elsa Castro, profesora de Huancavelica, cuenta: “Teníamos claro que era necesario el contacto con las familias para que los alumnos no dejen la escuela, algo que aprendimos como parte del modelo de “SECUNDARIA COMO EXPERIENCIA DE VIDA”.  Este modelo es una iniciativa del Ministerio de Educación y UNICEF con el apoyo técnico y financiero del gobierno de Canadá, que promueve la asistencia y continuidad de los adolescentes en 52 escuelas priorizadas.

En Huancavelica, los niños del nivel primaria ponen mucha atención a sus clases y se adaptan a la nueva modalidad.
DRE Huancavelica/2020
En Huancavelica, los niños del nivel primaria ponen mucha atención a sus clases y se adaptan a la nueva modalidad.

Cuando empezó la cuarentena “demoramos dos semanas en contactar a los 121 padres de familia, pero fue necesario para convencerlos que sus hijos inicien el año escolar”, comenta la maestra Elsa.

Al iniciar el año escolar se puso en marcha la estrategia “Aprendo en casa”, sin embargo, la geografía del país ha sido el principal obstáculo para la escasa conectividad. A nivel nacional, se estima que cerca del 60% de escolares de zona rurales no acceden a dicha plataforma. Y en regiones como Huancavelica, solo el 2.8% de hogares tienen acceso a Internet.

Por ello, el apoyo de los padres ha sido de gran importancia para que los estudiantes pueden conectarse y acceder a clases a través de la telefonía móvil y la televisión.

Al inicio, los padres pensaban que sus hijos no iban a aprender porque no tenían celular ni tampoco Internet. Tuvimos que explicarles que era la nueva educación y que los chicos iban a conocer cosas nuevas. Así, logramos convencerlos para que sus hijos inicien sus clases”, comparte el profesor Edgar.

A pesar de las dificultades, los estudiantes están adquiriendo autonomía y responsabilidad en los logros de aprendizaje, según cuenta el profesor Bendezú. “Me doy cuenta de que el tema digital es de rápido aprendizaje para ellos. Creo que esta modalidad de educación demuestra las potencialidades y la capacidad creativa de nuestros estudiantes, algo que antes no habíamos visto”.

La nueva educación es un reto para todos, y este nuevo escenario es una oportunidad para afianzar el desarrollo de aprendizajes. En ese sentido, UNICEF brinda la asesoría y el acompañamiento para atender las necesidades, desafíos y oportunidades en el sistema educativo, y contribuir así al cumplimiento de las políticas públicas en educación.