Representando a los niños: entonces y ahora

La Convención sobre los Derechos del Niño, el tratado en favor de los niños que explica sus derechos, cumple 30 años

UNICEF
UNICEF/UN0258573/Diarassouba
UNICEF/UN0258573/Diarassouba

13 Agosto 2019

La Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño es el tratado de derechos humanos más ratificado de la historia. El acuerdo internacional explica quiénes son los niños y cuáles sus derechos, así como las responsabilidades de los gobiernos para garantizar la protección y la ejecución de tales derechos. Vinculados entre ellos e igual de importantes, todos ellos son derechos que no pueden negarse a los niños.

En el 30º aniversario de la Convención, analizamos algunos de los derechos que representan a los niños tanto entonces como ahora:

©UNICEF/UN0284112/LeMoyne and © UNICEF/UN0269343/Mukherjee AFP-Services
UNICEF/UN0284112/LeMoyne circa 1989 and © UNICEF/UN0269343/Mukherjee AFP-Services circa 2019
Los niños deben ser inscritos tras su nacimiento y recibir un nombre que sea reconocido oficialmente por el gobierno. Los niños deben adquirir una nacionalidad (pertenecer a un país). En la medida de lo posible, los niños deben conocer a sus padres y ser cuidados por ellos.

(Arriba, izquierda y derecha)
Entonces en Tailandia: Un recién nacido recibe una pulsera identificativa en el hospital.
Ahora en la India: Una madre con su recién nacida, ambas en buen estado de salud.


 

©UNICEF/UN0284099/Horner and © UNICEF/UN0259130/Viet Hung
UNICEF/UN0284099/Horner circa 1989 and © UNICEF/UN0259130/Viet Hung circa 2019
Los niños tienen derecho a emplear su propio idioma, a tener su propia vida cultural y a profesar su propia religión, aun cuando no sean los más comunes entre las personas que residen en su mismo país.

(Arriba, izquierda y derecha) 
Entonces en Ecuador: Un niño que habla lengua quechua acompañado de dos adultos.
Ahora en Viet Nam: Una niña aprende hmong, su lengua materna, en la escuela.


 

©UNICEF/UN0284124/LeMoyne and © UNICEF/UN0282038/Dejongh
UNICEF/UN0284124/LeMoyne circa 1989 and © UNICEF/UN0282038/Dejongh circa 2019
Cada niño tiene derecho a mantenerse vivo. Los gobiernos deben asegurar la supervivencia de los niños y su desarrollo de la mejor manera posible.

(Arriba, izquierda y derecha) 
Entonces en Etiopía: Una mujer sujeta con fuerza entre sus brazos a un niño en Ogadén durante el segundo año consecutivo de sequía.
Ahora en el Congo: Natasha padece una falta de pigmentación en la piel. Lamentablemente, no todos los niños albinos crecen en un entorno inclusivo como Natasha.


 

©UNICEF/UN0284110/LeMoyne and © UNICEF/UN0285241/Markel
UNICEF/UN0284110/LeMoyne circa 1989 and © UNICEF/UN0285241/Markel circa 2019
Los niños que padecen alguna discapacidad deben disfrutar de la mejor vida posible en la sociedad. Los gobiernos deben eliminar todos los obstáculos en torno a los niños que sufren alguna discapacidad para que puedan convertirse en seres independientes y participar de forma activa en la sociedad.

(Arriba, izquierda y derecha) 
Entonces en Camboya: Un niño mutilado por una mina terrestre entra al templo Wat Tan en Phnom Penh.
Ahora en Ucrania: Niños con deficiencias auditivas trabajan juntos. Volodymyr (a la izquierda) dirige una clase magistral para crear un alfabeto interactivo para la lengua de señas utilizando bloques de madera.


 

©UNICEF/UN0284121/Hartley and © UNICEF/UN0269686/Knowles-Coursin
UNICEF/UN0284121/Hartley circa 1989 and © UNICEF/UN0269686/Knowles-Coursin circa 2019
Un niño es todo ser humano hasta los 18 años.

(Arriba, izquierda y derecha) 
Entonces en Sudán: Un niño malnutrido mira atento detrás de una verja el reparto de la ayuda humanitaria.
Ahora en Nigeria: Una niña de una zona de difícil acceso es vacunada en una unidad de salud móvil en la que los miembros de la comunidad aprenden prácticas sanitarias esenciales como la lactancia materna exclusiva.


 

©UNICEF/UN0284730/Antmann and © UNICEF/UN0273450/Dicko
UNICEF/UN0284730/Antmann circa 1989 and © UNICEF/UN0273450/Dicko circa 2019
Los niños deben tener libertad de expresión, opinión y religión, sin impedir con ello que otras personas ejerzan sus propios derechos. Los padres pueden orientar a sus hijos para que aprendan a ejercer este derecho adecuadamente a medida que crecen.

(Arriba, izquierda y derecha) 
Entonces en Perú: Una niña estudia su lección aprovechando los últimos rayos de sol en una casa parroquial local.
Ahora en Malí: Fatoumata estudia en su hogar tras el anochecer. Muchos niños que, al igual que ella, han abandonado anteriormente los estudios, ahora tienen acceso a programas de apoyo educativo que les permiten continuar sus estudios.


 

©UNICEF/UN0284126/Gubb and © UNICEF/UN0267994/Kiron
UNICEF/UN0284126/Gubb circa 1989 and © UNICEF/UN0267994/Kiron circa 2019
Cada niño tiene derecho al descanso y el esparcimiento, al juego y a actividades culturales y creativas.

(Arriba, izquierda y derecha) 
Entonces en Zimbabwe: Un grupo de niños inventa un juego con neumáticos usados.
Ahora en la India: Una niña demuestra su destreza atlética en el patio escolar. 


 

©UNICEF/UN0284733/Isaac and © UNICEF/UN0256851/Tremeau
UNICEF/UN0284733/Isaac circa 1989 and © UNICEF/UN0256851/Tremeau circa 2019
Los niños no deben ser separados de sus padres salvo en los casos en que no reciben los cuidados que necesitan; por ejemplo, si son maltratados o desatendidos. Un niño cuyos padres no cohabitan debe permanecer en contacto con ambos progenitores, a menos que se considere contrario a los propios intereses del menor.

(Arriba, izquierda y derecha) 
Entonces en Lesotho: Un niño bajo la protección de su padre, una situación atípica, pues la mayoría de los hombres se han marchado en busca de trabajo.
Ahora en Benin: Levi vive con su madre, alumna de estudios superiores, y sus abuelos, mientras su padre debe desplazarse lejos de casa para ir trabajar.


 

©UNICEF/UN0284093/Winter and © UNICEF/UN0237314/Choufany
UNICEF/UN0284093/Winter circa 1989 and © UNICEF/UN0237314/Choufany circa 2019
Todos los niños deben poder ejercer la totalidad de estos derechos, con independencia de su identidad, lugar de residencia, idioma, religión, opinión, aspecto físico, sexo, presencia de discapacidad o posición económica, sin importar la identidad, la opinión o las acciones de sus padres o familias. Ningún niño debe ser tratado de forma injusta por ninguna razón.

(Arriba, izquierda y derecha) 
Entonces en Haití: Los niños juegan en las calles mientras la migración urbana aumenta en el país más pobre del hemisferio occidental.
Ahora en el Líbano: Niños refugiados sirios juegan en un asentamiento informal en el valle de Bekaa.


 

©UNICEF/UN0284128/Hartley and © UNICEF/UN0253434/Pasquall
UNICEF/UN0284128/Hartley circa 1989 and © UNICEF/UN0253434/Pasquall circa 2019
Cada niño tiene derecho a la educación. La educación primaria debe ser gratuita. Todos los niños deben tener acceso a la educación secundaria y superior. Se debe alentar a los niños para que continúen su educación hasta el máximo nivel posible. La disciplina escolar debe ser respetuosa con los derechos de los niños y no hacer uso en ningún caso de la violencia.

(Arriba, izquierda y derecha) 
Entonces en Rumania: Una niña asiste a clases de quinto grado, habitualmente masificadas y con escasez de libros y de otros materiales didácticos.
Ahora en Mongolia: Una niña participa en el jardín de infancia dentro de un programa de desarrollo de la primera infancia.


 

©UNICEF/UN0284743/Winter and © UNICEF/UN0258573/Diarassouba
UNICEF/UN0284743/Winter circa 1989 and © UNICEF/UN0258573/Diarassouba circa 2019
Los gobiernos deben hacer todo lo posible para garantizar que todos y cada uno de los niños en sus respectivos países puedan ejercer todos los derechos promovidos por esta Convención.

(Arriba, izquierda y derecha) 
Entonces en Haití: Una niña es vacunada por un trabajador sanitario.
Ahora en Côte d'Ivoire: Una niña, Ahou Marie, se reúne con el Ministro de Comunicación y Medios en el marco de las celebraciones del Día Internacional del Niño en su país.