¿Qué es el registro del nacimiento y por qué es importante?

Sin una prueba legal de su identidad, los niños no cuentan y son invisibles.

Por Leah Selim
Convención sobre los Derechos del Niño: Una niña de dos meses de edad recibe su inscripción de nacimiento en Ghana.
UNICEF/UN0268749/Dejongh

18 Diciembre 2019

En algunos países, el registro de los nacimientos es la norma y se realiza automáticamente después del parto. Pero en muchos otros, este paso fundamental para establecer la prueba legal de la identidad del niño no se llega a realizar nunca. Sin esta prueba, los niños son invisibles ante sus gobiernos, lo que significa que podrían quedar excluidos de la protección y el respeto de sus derechos, así como de una serie de servicios esenciales como la atención de la salud y la educación. 

En todo el mundo no se han registrado los nacimientos de alrededor de una cuarta parte de los niños menores de cinco años. Las vidas de estos niños son importantes, pero no es posible protegerlas si los gobiernos ni siquiera saben que estos niños existen. 


¿Qué es el registro del nacimiento?

El registro de nacimientos el proceso de inscribir el nacimiento de un niño. Es un registro permanente y oficial de la existencia de un niño, y ofrece el reconocimiento jurídico de su identidad.

Como mínimo, supone un registro jurídico del lugar donde nació el niño y de quiénes son sus padres. El registro del nacimiento es un requisito para que el niño obtenga un certificado de nacimiento: su primera prueba legal de identidad.

El registro del nacimiento no sólo es un derecho humano fundamental, sino que también contribuye a garantizar que se respeten otros derechos de los niños, como el derecho a la protección contra la violencia y a recibir servicios sociales esenciales, entre ellos la atención de la salud y la justicia. La información recopilada a partir de los registros de inscripción del nacimiento ayuda a los gobiernos a decidir dónde y cómo deben emplear el dinero público, y en qué zonas se deben concentrar para establecer programas de desarrollo como la educación y la inmunización.


¿Cuál es la diferencia entre el registro del nacimiento y un certificado de nacimiento?

En términos generales, el registro del nacimiento es el proceso de inscribir oficialmente un nacimiento ante una autoridad gubernamental, y un certificado de nacimiento es el documento que emite el Estado a los padres o cuidadores como resultado de este proceso. Un certificado de nacimiento demuestra que se ha producido el registro. 

Lo ideal es que el registro del nacimiento y los certificados de nacimiento se produzcan de manera paralela. Sin embargo, debido a que los procesos de expedición de certificados de nacimiento pueden variar según el lugar, es posible que, aunque el niño esté registrado, nunca reciba un certificado de nacimiento. 

Una mujer sentada, con su hijo en el regazo, ante los formularios de registro del nacimiento, Etiopía.
UNICEF Ethiopia/2017/Michael Tsegaye
Tegene Erke registra a su hija de nueve meses Alemtsehay Chekele. Viven en la región de Amhara, en Etiopía, que estableció un Organismo de Registro Civil en 2016. En su primer año, tramitó el 79% de los registros vitales. Desde entonces, la región se ha convertido en un modelo para otras regiones de Etiopía.


¿Qué sucede si un niño no está registrado?

El registro de nacimiento es la única forma legal para que un niño obtenga un certificado de nacimiento.

Esta prueba legal de identidad puede ayudar a proteger a los niños de la violencia, el abuso y la explotación. Sin un certificado de nacimiento, los niños no pueden demostrar su edad, y esto les expone a un riesgo mucho mayor de que alguien les obligue a contraer matrimonio o a entrar en el mercado laboral de manera precoz, o de que los recluten las fuerzas armadas.  

También puede ayudar a proteger a los niños migrantes y refugiados contra la separación familiar, la trata y la adopción ilegal. Sin ella, estos niños corren un riesgo mucho mayor de ser apátridas, lo que significa que no tienen vínculos legales con ningún país y, por tanto, carecen de una nacionalidad.

Sin un certificado de nacimiento, muchos niños no pueden recibir las vacunas sistemáticas y otros servicios de atención médica. Es posible que no puedan asistir a la escuela o inscribirse para realizar los exámenes. Como resultado, sus oportunidades de trabajo en el futuro están muy limitadas, lo que aumenta sus posibilidades de vivir en la pobreza.

En la edad adulta temprana, los niños necesitarán esta identificación oficial para realizar transacciones básicas pero importantes, como abrir una cuenta bancaria, registrarse para votar, obtener un pasaporte, ingresar al mercado laboral, comprar o heredar propiedades, o recibir asistencia social.


¿Cuántos niños no están registrados?

La inscripción de los nacimientos es casi universal en la mayoría de los países de altos ingresos. Pero en los países de bajos y medianos ingresos, como promedio, uno de cada cuatro niños menores de 5 años (166 millones) no está registrado. De estos 166 millones de niños, la mitad vive en sólo cinco países: Etiopía, India, Nigeria, Pakistán y la República Democrática del Congo.

Incluso cuando los niños están registrados, es posible que no dispongan de la prueba de su inscripción. Se estima que 237 millones de niños menores de 5 años en todo el mundo carecen actualmente de un certificado de nacimiento.

Un niño y su madre sostienen un certificado de nacimiento, Myanmar
UNICEF/UN0233091/Htet
“Todos mis hijos tienen ya sus certificados de nacimiento", dice una madre en Myanmar. "Antes no resultaba fácil si no se inscribía a los niños antes de que cumplieran un año. Ahora han dicho que se les puede registrar en su municipio sin necesidad de acudir al director de salud del Estado hasta los 10 años de edad”.


¿Por qué no se registra a todos los niños al nacer?

Hay varias razones por las que no se registra a los niños. En la mayoría de los casos, estos niños viven en los hogares más pobres, a menudo en zonas rurales con un acceso limitado a los servicios de registro, o en los más de 100 países que carecen de sistemas de registro civil plenamente operativos. 

En otros casos, es posible que los padres desconozcan el registro del nacimiento o que no entiendan su importancia. El costo también es un obstáculo considerable: puede que los padres no tengan los recursos necesarios para sufragar los costos asociados con el registro, incluidos los gastos que supone el viaje a los lugares de registro o las tasas por demoras en los pagos.

Algunas minorías étnicas o religiosas tienen tasas de registro de nacimientos inferiores a la media nacional. Esto puede deberse a que su cultura hace más hincapié en otras costumbres (como las ceremonias para poner un nombre), o a que están marginados y viven a menudo en zonas remotas, o no son reconocidos por sus gobiernos. 

Y en varios países, las mujeres no comparten los mismos derechos que los hombres a la hora de inscribir a sus hijos. Algunas simplemente no pueden registrar a sus hijos, mientras que otras sólo pueden hacerlo si el padre está presente.


¿De qué manera la inscripción de los nacimientos es una cuestión relacionada con la desigualdad de género?

En muchas partes del mundo, las mujeres no tienen los mismos derechos ni la misma capacidad de registrar el nacimiento de sus hijos que los hombres. Todavía hay 25 países donde las mujeres no tienen los mismos derechos que los hombres para transmitir legalmente la nacionalidad a sus propios hijos. Este tipo de discriminación de género en las leyes y políticas nacionales debe examinarse y revisarse para eliminar sus efectos negativos en las comunidades.

Una madre puede hacer frente a la discriminación de género cuando trata de inscribir a su hijo por algo tan simple como no tener un documento de identidad o un certificado de matrimonio, o si el padre no está presente o no aparece en el formulario de registro del nacimiento.

Es posible que las mujeres no puedan registrar a sus hijos si el padre es desconocido, o si se niega a reconocer la paternidad, como en los casos de las sobrevivientes de violación o incesto.

La ausencia de un registro del nacimiento también puede reforzar las brechas de género existentes en esferas como la educación. En todo el mundo hay 132 millones de niñas sin escolarizar, y estas niñas tienen más probabilidades que los niños sin escolarizar de no matricularse nunca en la escuela. No tener un certificado de nacimiento dificulta aún más su matriculación. Y las niñas sin certificado de nacimiento que no pueden probar legalmente su edad también son más susceptibles al matrimonio infantil, después del cual tienen muchas menos probabilidades de completar su educación.

Un registro de la huella de un niño, Guatemala
UNICEF/UNI235515/Willocq
Identificación de un niño recién nacido antes de inscribir su nacimiento en el Hospital General de San Juan de Dios en la Ciudad de Guatemala, Guatemala.


¿Cómo se pueden mejorar las tasas de registro del nacimiento?

La identidad jurídica, que incluye la inscripción del nacimiento, es un derecho humano. Para que todos los niños puedan ejercer este derecho, los gobiernos deben mejorar y fortalecer los sistemas de registro civil.

La mejora de las tasas de inscripción de los nacimientos puede lograrse de diversas maneras, como por ejemplo eliminando las tasas de inscripción y las tasas por demoras en los pagos, o concediendo subsidios en efectivo a las familias que inscriben a sus hijos. Aumentar el número de registradores capacitados y/o enviarlos a zonas remotas en unidades móviles de registro también puede ayudar a los gobiernos a llegar a poblaciones más vulnerables. 

La tecnología también ofrece una solución prometedora. Los Gobiernos de Pakistán y Tanzanía han comenzado a utilizar aplicaciones para el registro de nacimientos a través de teléfonos inteligentes, que permiten a los registradores recopilar y cargar digitalmente los datos de los registros del nacimiento en un sistema protegido y centralizado, en tiempo real.

En última instancia, es preciso conseguir que el registro del nacimiento sea la nueva norma en las comunidades donde no se practica con regularidad. Esto significa abogar por que los gobiernos revisen sus leyes y políticas, y trabajar con las comunidades para cambiar actitudes y comportamientos, mostrando el valor y los beneficios del registro del nacimiento a fin de fomentar la demanda de este servicio.


¿Qué está haciendo UNICEF para ayudar?

UNICEF ha sido un participante clave en el registro de nacimientos en todo el mundo durante más de 30 años. En 2018, trabajamos con los gobiernos y las comunidades para registrar más de 16 millones de nacimientos y emitir certificados de nacimiento a más de 13 millones de personas.

Nuestro trabajo se centra en ayudar a los gobiernos a fortalecer sus sistemas de registro civil. Esto incluye el aumento del número de puntos de servicio donde se puede inscribir a los niños, el desarrollo o la actualización de las políticas de inscripción de nacimientos, las innovaciones en la tecnología de la inscripción y el aumento de la conciencia de la comunidad acerca de la inscripción de nacimientos.

También trabajamos con otros sectores, como la salud y la educación, para integrar el registro del en su trabajo. Esto incluye el aumento de las actividades de registro del nacimiento en hospitales y centros de salud, incluido el registro del nacimiento en las campañas de inmunización, y la vinculación de los sistemas de registro del nacimiento con el sistema nacional de transferencia de efectivo y las bases de datos de estudiantes.

En los últimos 20 años, el mundo ha logrado avances sustanciales en materia de registro de los nacimientos. En la actualidad, alrededor del 75% de los niños menores de 5 años están registrados, en comparación con el 60% en 2000. Sin este progreso, otros 100 millones de niños y niñas no estarían inscritos hoy en día en el registro civil. 

Sin embargo, los países necesitan más inversión y un mayor compromiso para lograr la inscripción universal de los nacimientos para 2030. Lea más sobre las recomendaciones de UNICEF aquí.