En primera línea para cada niño

A pesar de los trastornos ocasionados en la vida diaria, los trabajadores sociales, los asesores y el personal de los teléfonos de asistencia están demostrando su valentía y su compromiso

UNICEF
在托儿所里,一名男孩跑上前去拥抱一名社会工作者
UNICEF/UNI351545/Beci
17 Agosto 2020

Si bien el cierre de las escuelas y los aislamientos han contribuido a ralentizar la transmisión de la COVID-19, estas medidas han tenido una enorme repercusión sobre la vida de los niños. Los trabajadores sociales han tenido más dificultades para llegar a los niños, tantas como los maestros para conseguir que sus estudiantes siguieran aprendiendo sin perder la motivación. Al mismo tiempo, millones de niños se han vuelto más vulnerables a la violencia, el aislamiento y el abandono.

Pese a las dificultades planteadas por la pandemia, estamos siendo testigos de admirables actos de valor y compromiso por parte de los trabajadores sociales, los maestros, los orientadores y el personal de los teléfonos de asistencia, que siguen desempeñando su labor para proteger a los niños del abandono y el abuso, ayudarlos a aprender y proporcionarles el contacto y el afecto que tanto necesitan.

No podemos exigir a los trabajadores sociales, los maestros y el resto del personal que hagan bien su trabajo si no cuentan con los recursos y la protección que necesitan. UNICEF ayuda a estos trabajadores de primera línea a medida que protegen y motivan a los niños, una tarea que nunca había sido tan esencial y a la vez tan difícil.

Camboya

柬埔寨,一名戴着外科口罩的社会工作者正在与一名妇女说话
UNICEF/UNI357566/Jack

Mai Chor, un trabajador social del Ministerio de Asuntos Sociales, visita a uno de sus clientes en su domicilio en Battambang, Camboya. En los últimos cuatro años, su labor ha consistido en abordar la violencia doméstica, el abuso, el abandono escolar y el delito, y ha trabajado principalmente con los niños desfavorecidos y sus familias. Además, está instruyendo a las comunidades para controlar la propagación de la COVID-19.

UNICEF está respaldando los esfuerzos dirigidos a garantizar la continuidad de la educación y está contribuyendo en el proceso de toma de decisiones para reabrir las escuelas, concienciando acerca de los beneficios del regreso a la escuela para el aprendizaje, el bienestar y la protección de los niños.

Etiopía

埃塞俄比亚,一名戴着N-95口罩的社会工作者正在与一名年轻女孩说话
UNICEF/UNI326691/Tesfaye

Tirusew Getachew, una trabajadora social de un centro de cuarentena, entrevista a una niña que fue deportada y enviada de vuelta a Etiopía en mitad de la pandemia. Su labor consiste en identificar y registrar a los niños y los jóvenes no acompañados, muchos de los cuales son víctimas del tráfico de personas o la deportación o han sido mantenidos en cautiverio.

UNICEF y la Organización Internacional para las Migraciones están prestando su apoyo al gobierno para ayudar a las poblaciones vulnerables, incluidos los repatriados y los niños, y están distribuyendo botiquines de higiene femenina, jabón, artículos recreativos, tiendas de campaña, ropa de cama y otros materiales esenciales no alimentarios.

Islandia

UNICEF

 

Hlin Saeporsdottir es un trabajador social de Reykjavik, donde los servicios de protección de la infancia han registrado la cifra más alta de casos de abuso infantil de Islandia este año.

“A veces, mi trabajo puede ser enormemente difícil y agotador, pero también es muy gratificante”.

India

印度的一名社会工作者穿着全套个人防护用品
UNICEF/UNI347214/Singh

Muhammad Yunus es coordinador de la respuesta a la COVID-19 en Mumbai. Trabaja para concienciar acerca de la pandemia en asentamientos marginales donde los retretes comunes se han convertido en el principal foco de transmisión.

UNICEF se ha asociado con las organizaciones locales de los derechos de la infancia para desarrollar un singular proyecto llamado Flush the Virus: Mumbai Diary (“Tira el virus por el retrete: diario de Mumbai”) dirigido a promover el saneamiento y preparar a las escuelas para que puedan transformarse en centros de cuarentena. Como parte del proyecto, se están instalando estaciones no táctiles para el lavado de manos y grifos que se encienden con el codo en todas las escuelas estatales.

UNICEF y sus asociados esperan llegar a 150.000 personas, entre ellas 30.000 niños, de las zonas marginales de Mumbai.

Malí

在马里,一名社会工作者手里举着宣传海报正在向孩子们讲解
UNICEF/UNI332890/Dicko

Awa Yacoulyé, enfermera y trabajadora social, imparte una sesión informativa sobre la COVID-19 en un refugio temporal para los niños que viven en la calle en Bamako, Malí.

El centro, creado por UNICEF y Samusocial, una organización de trabajo social, atiende a cerca de 600 niños que viven en la calle y que ahora tienen acceso a instalaciones para lavarse las manos, mascarillas y servicios médicos y de nutrición.

“En el centro hay 13 niños de entre 12 y 15 años”, dice Yacoulyé. “Pero en el contexto de la pandemia sigue habiendo grandes necesidades y debemos abrir más refugios temporales para poder cuidar a [más] niños que lo necesitan”.

Mauritania

毛里塔尼亚一个呼叫中心里的一名热线工作人员
UNICEF/UNI336772/Pouget

Salimata es una trabajadora de una línea de asistencia y gestiona casos de coronavirus en un centro de respuesta de Nouakchott. Los operadores y los médicos están disponibles por teléfono sin coste alguno, a cualquier hora del día y en los cuatro idiomas nacionales, además del francés.

UNICEF ha estado ayudando al gobierno a frenar la transmisión de la COVID-19 y presta su apoyo a la línea de asistencia proporcionando equipos, cubriendo los costes de funcionamiento y formando a los operadores. La línea de asistencia ha atendido más de un millón de llamadas desde marzo de 2020.

Nigeria

尼日利亚,一名热线工作人员正在家里打电话
UNICEF/UNI331393/Ojo

Zarina Chidama, Asistenta Jefa y Oficial de Programas de la Agencia Nacional de Orientación, hace una llamada de rastreo de contactos como parte de una campaña dirigida a localizar a los “pasajeros de interés” para prevenir la transmisión de la COVID-19 en Nigeria.

Al principio de la pandemia, las personas que habían viajado recientemente desde países con una transmisión comunitaria generalizada tenían que ser localizadas y debían aislarse durante un mínimo de 14 días. Parte de esta tarea recayó sobre la Agencia Nacional de Orientación, que, con ayuda de UNICEF, preparó el rastreo de casi 4.000 personas en esas circunstancias.

Pakistán

巴基斯坦的一个呼叫中心里,一名热线工作人员正在通话中
UNICEF/UNI341678/Sharmin

Sadia Saleem es una de las 250 agentes del centro telefónico de asistencia “Sehat Tahaffuz (protección para la salud) 1166” de Islamabad. Esta línea de asistencia ofrece respuestas para las consultas sobre el coronavirus y está disponible los siete días de la semana, desde las 8:00 horas de la mañana hasta la medianoche.

Aunque en un principio se estableció como una línea de asistencia para la poliomielitis con ayuda de UNICEF y sus asociados, su alcance se fue ampliando para responder a la COVID-19,  y en julio de 2020 ya había recibido 5,4 millones de llamadas.
“Es un trabajo agotador, pero me enorgullece estar atendiendo a la gente durante estos tiempos tan difíciles”, asegura Sadia.

Sudáfrica

南非的一名热线工作人员正在家里打电话
UNICEF/UNI324621

Sibongile Zuma atiende una llamada en ChildLine, una organización no gubernamental que ofrece asesoramiento gratuito para los niños y los adultos de Sudáfrica.

UNICEF ayuda a la organización a través de nueve servicios telefónicos distribuidos por el país, muchos de los cuales reciben llamadas de niños que preguntan por el coronavirus o quieren denunciar un caso de abandono o hambre. A menudo son niños que sufren ansiedad por casos de abuso, que tienen miedo, que encuentran dificultades con las tareas escolares o que están siendo víctimas de violencia doméstica y acoso en internet. Solo en las dos últimas semanas de junio de 2020 se recibieron casi 6.000 llamadas.

Ucrania

乌克兰的一名社会工作者正戴着口罩,手里拿着活页夹
UNICEF/UNI359082/Zmey

La trabajadora social Tetyana Stoyanova visita a uno de sus clientes en Bilokurakyne, al este de Ucrania. “A veces, las familias utilizan la COVID-19 para evitar que entremos en sus casas”, afirma. “Dicen que temen que los contagiemos”.

En Ucrania, 42.000 niños, entre ellos niños con discapacidad, tuvieron que regresar a sus hogares desde sus internados y otras instituciones para niños debido a las medidas dirigidas a contener la transmisión de la COVID-19. La situación ha desencadenado una creciente demanda de servicios sociales y la necesidad de destacar la labor de los trabajadores sociales en la comunidad.

UNICEF Ucrania está trabajando con asociados regionales y locales para realizar una evaluación rápida de la situación y dar apoyo a los niños y las familias de las comunidades vulnerables, así como para proporcionar materiales de protección y asesoramiento técnico a quienes trabajan en primera línea en las labores de respuesta.

 

< Regresar al portal de UNICEF dedicado a la COVID-19