“Es tan importante un padre como una madre”

Augusto Kohan y Liudmila Curbelo comparten la crianza de sus bebés jimaguas Alexandra y Sebastián de 19 meses. Pero ¿qué significa ser papá?, ¿qué hace un papá en aislamiento social?

Celia Medina
 “Es tan importante un padre como una madre”
Cortesía de la familia
21 Junio 2020

Desde hace 19 meses Augusto y Liudmila han transformado profunda y radicalmente sus dinámicas de vida con el nacimiento de Sebastián y Alexandra. “Pienso que se empieza a ser padre de los hijos desde antes de que nazcan y nunca se deja de serlo, siempre se está buscando ser el padre que necesitan en cada momento”, dice Augusto a pocos días de celebrarse el Día de los Padres.

En eso consiste ser papá, explica: “ser padre desde el principio es ser padre desde el momento en que se piensa en tener hijos, es prepararse como ser humano”. Ser padre es responsabilidad, sin responsabilidad no hay paternidad”.

“Para mí -cuenta sobre su experiencia como papá de la pareja de jimaguas- las responsabilidades son nuestras. En la familia, con mi esposa, vamos complementando y repartiendo nuestros tiempos para que estén siempre acompañados y cuidados”.

En este sentido, Liudmila y Augusto organizaron sus agendas laborales en función de sus bebés, de ocuparse de su desarrollo y necesidades en todo momento: “cada uno de nosotros tiene un trabajo diferente, con diversas responsabilidades; analizamos cómo podíamos juntar nuestros deseos de estar con los niños sin dejar de cumplir con nuestras obligaciones y nuestros derechos como trabajadores”. Una vez concluida la licencia de maternidad de Liudmila, Augusto asumió el cuidado a tiempo completo de Alexandra y Sebastián. “Un poco trabajoso lo de jimaguas. ¿dormir?, muy poco”, acota sobre el proceso de crianza, compartido siempre con su esposa.

“Ser padre desde el principio es ser padre desde el momento en que se piensa en tener hijos, es prepararse como ser humano”. Ser padre es responsabilidad, sin responsabilidad no hay paternidad”

Augusto Kohan

No obstante, “la experiencia ha sido hermosa, es increíble ver las diferencias entre tus hijos y estar enamorados de dos seres tan distintos. Es muy enriquecedor ver que cada uno de ellos tiene formas distintas de expresarse y diferentes formas de ser; uno no puede tratarlos igual y esperar lo mismo. Hay que aprender de ellos, de quiénes son, qué quieren, cómo lo quieren… Es un proceso muy lindo”.

Augusto no tiene consejos para otros papás. Para él lo más importante es “necesitar de ellos; quererlos, amarlos, en todos los momentos, hasta en esos en los que uno se siente muy cansado, le duele la cabeza o se siente mal”. Incluso en esas circunstancias, “un llanto te puede hacer mejor el día. Tus hijos siempre van a estar ahí, te van a necesitar”. Para cerrar, añade: “no sé si hay un consejo… sería disfrutarlos. Es algo hermoso”.

 “Es tan importante un padre como una madre”
Cortesía de la familia

En un contexto signado por el nuevo coronavirus, Liudmila y Augusto reinventan sus dinámicas. Cerradas las instituciones educativas para prevenir el riesgo de contagio, Alexandra y Sebastián están todo el tiempo en casa. Y desde casa, también, mamá y papá tienen que cumplir con sus responsabilidades profesionales y cubrir las exigencias diarias de la vida. “¿Cómo se hace? Bueno, se va logrando poco a poco y con ganas”, dice Augusto. “Como adulto sentimos la necesidad de salir, el encierro crea estrés. Pero ¿cómo hacer para no transmitirle ese estrés a los niños? Al fin y al cabo, ellos también quieren salir, pero no tanto pues mientras haya diversión, estarán bien.”.

Las estrategias para evitar el estrés o malestar pasan por la distribución de los tiempos: “no somos mucho de rutinas, lo que sí tiene horarios son las comidas.  Con el aislamiento, al estar Liudmila y yo juntos en casa, aprovechamos las necesidades de nuestros hijos: cuando quieren jugar, jugamos con ellos; cuando quieren escuchar música, les ponemos música… eso hace que tengamos más comunicación con ellos y sepamos lo que quieren en cada momento”.

Uno de los grandes temas que acompaña el periodo de aislamiento es la sobrecarga que puede significar para algunos miembros de la familia, en especial para las mujeres.  La distribución de responsabilidades en el cuidado de niñas y niños es esencial en este sentido.

Sobre ello Augusto es categórico: “nosotros compartimos todo. Muy pocas cosas tenemos que uno haga y el otro no. La mayoría de las veces yo baño a los niños; mientras mi esposa les prepara la comida. Cuando se trata de cocinar para ella y para mí, lo hago yo. Es interesante, tenemos roles con los niños que son diferentes a nuestros roles dentro de la pareja”.

 “Es tan importante un padre como una madre”
Cortesía de la familia

"Padre es cualquier hombre que de verdad se dé cuenta de la responsabilidad y del proceso de crecimiento, de amor, de trabajo y de responsabilidad que la paternidad trae asociado"

Reza el refranero popular que madre es una y padre cualquiera. La experiencia de Liudmila y Augusto contradice la frase. Sobre ello anota Augusto: “no creo que sea así -, creo que, a los hombres, como padres, se nos ha estigmatizado un poco.”

Para Augusto “padre es cualquier hombre que de verdad se dé cuenta de la responsabilidad y del proceso de crecimiento, de amor, de trabajo y de responsabilidad que la paternidad trae asociado. Creo que el objetivo es llegar a que paternidad y maternidad sean la misma cosa... Es tan importante un padre como una madre. Y obviamente lo mejor es que estén los dos”.