El viaje de una vacuna: un recorrido a temperaturas óptimas para su conservación

UNICEF apoya el fortalecimiento de la cadena de refrigeración de las vacunas y el Programa Ampliado de Inmunización en Venezuela

Sendai Zea, Oficial de Comunicación de UNICEF en Venezuela
El especialista de Inmunización de UNICEF Venezuela, Melvin Mora, chequea el dispositivo de monitor de vacuna para cerciorarse que la misma se mantuvo a niveles óptimos durante su traslado.
©UNICEF Venezuela/2021/Fernández
05 Abril 2021

Las vacunas salvan las vidas de millones de niños y niñas cada año en el mundo. Su efectividad depende de que se asegure su conservación a las temperaturas adecuadas durante todo el trayecto que recorren, desde el punto donde las fabrican hasta los puestos de vacunación donde son  administradas a los niños y niñas.

En Venezuela, UNICEF acompaña los esfuerzos de las autoridades nacionales para fortalecer y mantener la cadena de frío, que hace posible que las vacunas lleguen a cada niño y niña en perfectas condiciones.

Para entender mejor qué es la cadena de frío, Melvin Moran, Especialista de Inmunización en la oficina central de UNICEF Venezuela, nos explica que son todos los sistemas de almacenamiento y transporte especiales requeridos para que las vacunas conserven su calidad y poder inmunogénico.

Durante todo el viaje de una vacuna, es necesario garantizar  la cadena de frío; es decir garantizar que todos los sistemas de almacenamiento y transporte  mantengan las temperaturas óptimas recomendadas para que ninguna de las dosis pierda su efectividad.

Llegada de vacunas al principal aeropuerto de Venezuela. En 2020, UNICEF trajo más de 7.3 millones de dosis de vacunas en un trabajo coordinado con la Organización Panamericana de la Salud y las autoridades nacionales.
©UNICEF Venezuela/2020/Vera
Llegada de vacunas al principal aeropuerto de Venezuela. En 2020, UNICEF trajo más de 7.3 millones de dosis de vacunas en un trabajo coordinado con la Organización Panamericana de la Salud y las autoridades nacionales.

Melvin comenta que desde que llegan al país, las vacunas son descargadas del avión en cajas isotérmicas y trasladadas en vehículos refrigerados a los almacenes nacional y regionales en coordinación con las autoridades.

Ingreso de vacunas de fiebre amarilla y polio al almacén nacional de vacunas.
©UNICEF Venezuela/2021/Fernández
Ingreso de vacunas de fiebre amarilla y polio al almacén nacional de vacunas.
Ingreso de vacunas de fiebre amarilla y polio al almacén nacional de vacunas.
©UNICEF Venezuela/2021/Fernández

“Una vez recibidas, las vacunas deben ser almacenadas a las temperaturas que requieren, según el tipo de que se trate; por  ejemplo, en cadenas de frio positivas para mantener entre 2 a 8 grados centígrados las vacunas como las que estamos recibiendo hoy, que son casi 2 millones de dosis contra la polio”, explica el Especialista de Inmunización, durante una visita al almacén nacional de vacunas del país.

“También tenemos otras cámaras de congelación donde conservamos las vacunas que se deben mantener en temperaturas negativas, es decir, menos de 0 grados centígrados”, agrega.

Melvin Morán, especialista de inmunización, junto a Rafael Vásquez y Víctor Soler, del equipo de suministros y logísticas de UNICEF Venezuela durante una visita al almacén nacional de vacunas.
©UNICEF Venezuela/2021/Fernández
Melvin Morán, especialista de inmunización, junto a Rafael Vásquez y Víctor Soler, del equipo de suministros y logísticas de UNICEF Venezuela durante una visita al almacén nacional de vacunas.

Como parte de su plan de trabajo en Venezuela, UNICEF contribuye a la adquisición de las vacunas definidas por las autoridades de salud en el esquema nacional de inmunización del país, y además verifica que las dosis entregadas cumplan con los estándares internacionales de calidad y que se incluyan  los dispositivos de registro continuo de temperatura que acompañan a cada entrega.

Melvin Morán, especialista de inmunización de UNICEF Venezuela, sostiene dispositivo de indicador de temperatura que acompaña a las vacunas durante su tránsito.
©UNICEF Venezuela/2021/Fernández
Melvin Morán, especialista de inmunización de UNICEF Venezuela, sostiene dispositivo de indicador de temperatura que acompaña a las vacunas durante su tránsito.

Pero el viaje de una vacuna no termina en el almacén, luego deben ser trasladadas hacia los puestos de vacunación. Para ello se requieren cajas especiales de transporte, que en su parte interna incluyen paquetes refrigerantes que mantienen las vacunas a la temperatura adecuadas y se acompañan de dispositivos de monitoreo continuo de la temperatura. El personal de salud se encarga de hacer estos chequeos de temperaturas desde el punto de salida hasta su destino final, que es el punto de aplicación a los niños; de este modo se verifica que las vacunas conservan su calidad y poder inmunogénico.

Melvin Moran, Especialista de Inmunización de UNICEF Venezuela, chequea condiciones de llegada al almacén de vacunas contra la polio.
©UNICEF Venezuela/2021/Fernández
Melvin Moran, Especialista de Inmunización de UNICEF Venezuela, chequea condiciones de llegada al almacén de vacunas contra la polio.

“Para el transporte y correcto almacenamiento de las vacunas, UNICEF Venezuela está fortaleciendo la cadena de frío mediante la  adquisición de cajas isotérmicas, portavacunas, cámaras de frío, congeladores, refrigeradores solares, vehículos y botes con sistema de refrigeración para el traslado en las áreas fluviales de difícil acceso; así como centrales eléctricas que garanticen el funcionamiento de la cadena,” menciona Melvin Morán.

“Para que el personal de salud verifique que están a la temperatura correcta, estamos proporcionando termómetros que alertará en caso de que se presente una variación”, agrega.

Una enfermera prepara vacunas durante una jornada de vacunación apoyada por UNICEF en la comunidad de Catia ubicada en Caracas.
©UNICEF/UNI371081/Párraga
Una enfermera prepara vacunas durante una jornada de vacunación apoyada por UNICEF en la comunidad de Catia ubicada en Caracas.

De esta manera, UNICEF Venezuela apoya los esfuerzos del país para reforzar y mantener su cadena de frío, y así garantizar la calidad de las vacunas que llegan a los niños, niñas y sus madres.

Paulina, 10, es vacunada en un centro de salud en el estado Bolívar, en el que UNICEF ha distribuido vacunas de Polio, Fiebre Amarilla, Toxoide Diftérico-Tetánico.
© UNICEF/UNI347498/Urdaneta
Paulina, 10, es vacunada en un centro de salud en el estado Bolívar, en el que UNICEF ha distribuido vacunas de Polio, Fiebre Amarilla, Toxoide Diftérico-Tetánico.

Durante la Pandemia, UNICEF se ha mantenido en el terreno apoyando las actividades para que las vacunas viajen de manera segura por todo el territorio nacional.