Trabajo de UNICEF en el mundo

UNICEF trabaja en más de 190 países y territorios, para proteger los derechos de la infancia, en especial aquellos más vulnerables, ofreciendo una respuesta rápida y efectiva en emergencias y en los lugares más alejados

El Oficial de Protección Infantil de UNICEF en Somalia, comparte un momento con una niña en un campo de desplazados internos.
UNICEF/Somalia/2018/Knowles-Coursin

Desafío

La ayuda humanitaria en emergencias forma parte del mandato de UNICEF desde sus orígenes. Fue creada inicialmente como el Fondo Internacional de Emergencia de las Naciones Unidas para la Infancia, justo después de la Segunda Guerra Mundial, para brindar asistencia a niños y niñas afectados por la guerra. Si bien UNICEF amplió sus áreas de trabajo, la respuesta a situaciones de emergencia para ayudar a los niños y niñas más vulnerables del mundo continúa siendo una de las prioridades de la organización.

En todo el mundo hay 41 millones de niños afectados por conflictos o desastres. (Fuente: UNICEF, 2019)

En situaciones de guerra, conflictos armados internos, desplazamientos forzosos, epidemias o catástrofes naturales, los niños se encuentran especialmente expuestos a muchos peligros. A menudo corren riesgo su vida, su salud física y mental, su educación, su integridad y su entorno familiar.

En la actualidad hay más conflictos que en cualquier momento de los últimos 30 años.

Acceder a una educación gratuita y de calidad es un derecho para todos los niños y niñas. Sin embargo, 1 de cada 4 niños no escolarizados de todo el mundo vive en países afectados por crisis. En los lugares afectados por conflictos, las niñas tienen 2,5 veces más probabilidades de no estar escolarizadas que los varones.

Además, alrededor del mundo, 15.000 niños menores de 5 años mueren cada día, la mayoría por causas que se pueden prevenir.

 Los niños participan de la lección diaria en un espacio de aprendizaje apoyado por UNICEF en el campo Kutupalong-Balukhali, Cox's Bazar, Bangladesh.

Bangladesh

Desde agosto de 2017, más de 700.000 personas de la comunidad Rohingya huyeron de la violencia en Myanmar y cruzaron la frontera hacia Bangladesh. Más de la mitad de estos refugiados son niños que necesitan ayuda, refugio, alimentos, agua potable, saneamiento y atención médica.

Tres niños refugiados sirios miran a cámara mientras se preparan para el invierno en campamentos en la ciudad de Ersal, en el este del Líbano, cerca de la frontera con Siria.

Siria

La población siria lleva más de 8 años de conflicto y violencia. En algunas zonas, se sigue negando la distribución de ayuda humanitaria y en otras continúa siendo extremadamente difícil debido a los constantes ataques, la inseguridad y la imposición de restricciones. Esto priva a los niños de alimentos, atención médica, educación y protección.

Salim, de 7 meses de edad, está siendo evaluado, a través de la medición de la circunferencia del brazo, para verificar la desnutrición

Yemen

Casi toda su población, incluyendo más de 11 millones de niños, necesita ayuda. Yemen está sufriendo el peor brote de cólera del mundo, al tiempo que atraviesa una de las mayores y más complejas crisis humanitarias hace más de 3 años. La desnutrición aguda que sufren muchos niños, los hace más vulnerables a enfermedades como el cólera, que pueden ser mortales. 

Solución

UNICEF trabaja para llegar hasta los niños y las familias de las regiones más afectadas con suministros y ayuda que den respuesta a las diversas necesidades en terreno. Desde agua y saneamiento hasta apoyo psicosocial en espacios amigos de la infancia, pasando por comida terapéutica para niños con desnutrición y materiales escolares, además de estrategias de protección contra los abusos, la explotación laboral y sexual y la violencia, UNICEF coordina su trabajo con los Estados y la sociedad civil para que los derechos de niños, niñas y adolescentes se cumplan, aun en las peores circunstancias.

También se desarrollan acciones para mejorar la nutrición, la salud, y promover hábitos saludables para prevenir y tratar las principales causas de mortalidad infantil, que incluyen la neumonía, la diarrea y la malaria, ofreciendo a todos los niños la oportunidad de crecer sanos y desarrollarse plenamente.

Gracias al compromiso sostenido de nuestros socios, desde Uruguay se contribuye a ofrecer una respuesta rápida y efectiva y conseguir cambios reales en la vida de los niños alrededor del mundo. Algunos de los resultados alcanzados en 2018 son:

  • 35,5 millones de personas recibieron acceso a agua potable
  • 4,7 millones de niños fueron vacunados contra el sarampión
  • 3,8 millones de niños fueron tratados por desnutrición severa en Yemen
  • 3,1 millones de niños y cuidadores accedieron a apoyo psicosocial
  • 5,9 millones de niños accedieron a educación formal o no formal, incluido el aprendizaje temprano
  • 2,4 millones de personas en zonas afectadas por el ébola recibieron kits de sanidad