Preguntas frecuentes sobre las vacunas

Reunimos las preguntas que más hacen padres, madres y cuidadores sobre las vacunas en un solo lugar.

UNICEF Uruguay
Un niño y una niña agarrándose un brazo, señalando dónde fueron vacunados.
UNICEF/Yemen/2019/Fadhel
04 Marzo 2021​

Las vacunas ayudan a proteger a niños, adolescentes y adultos de enfermedades graves y a menudo mortales.

Muchos padres y madres quieren vacunar a sus hijos, pero no pueden porque no tienen acceso a los servicios de salud. Hay otros padres que optan por no hacerlo. Esta renuencia suele originarse de concepciones erróneas sobre las vacunas o la creencia sobre la probabilidad de infectarse. Por lo tanto, informarse sobre los beneficios de las vacunas, y los riesgos de no vacunarse, es más importante que nunca.

 

¿Qué son las vacunas?

Las vacunas son productos que, generalmente, se proporcionan durante la infancia para proteger a los niños y las niñas contra enfermedades graves y, a menudo, mortales. Al estimular las defensas naturales del organismo, los preparan para combatir enfermedades de manera más rápida y efectiva.

 

¿Cómo funcionan las vacunas?

Las vacunas ayudan al sistema inmune a combatir las infecciones de manera más eficiente, ya que provocan una respuesta inmunitaria a enfermedades específicas. De este modo, si el virus o la bacteria vuelven a invadir el organismo en el futuro, el sistema inmunitario ya estará preparado para combatirlo.

 

¿Las vacunas son seguras?

Las vacunas son muy seguras. Es mucho más probable que tu hijo o hija sea afectado por una enfermedad prevenible por una vacuna que por la vacuna misma. Todas las vacunas se someten a estrictas pruebas de seguridad, como ensayos clínicos, antes de su aprobación para el uso público.

 

¿Por qué debería vacunar a mi hijo o hija?

Las vacunas salvan vidas. Se estima que solo las vacunas contra el sarampión evitaron más de 23 millones de muertes entre 2000 y 2018.

Las vacunas ayudarán a proteger a tu hijo o hija contra enfermedades que pueden ocasionar graves daños o la muerte, sobre todo en personas con sistemas inmunes en desarrollo, como los niños.

Es importante vacunar a tus hijos. Si no, regresarán enfermedades altamente contagiosas como el sarampión, la difteria y la poliomielitis, que ya habían conseguido erradicarse en muchos países.

 

¿Mi bebé puede procesar todas esas vacunas?

Sí. Muchos padres se preocupan de que tal cantidad de vacunas sobrecargue el sistema inmumne de sus hijos. Sin embargo, los niños y las niñas se exponen a cientos de gérmenes cada día. De hecho, un resfrío común o un dolor de garganta pueden poner al sistema inmunitario de tu hijo o hija en mayor peligro que las vacunas

Diane Summers, integrante del equipo de Inmunización de UNICEF y mamá, responde las preguntas más frecuentes de padres, madres y cuidadores sobre las vacunas.

Algunas enfermedades no están presentes en mi comunidad. ¿Tengo que vacunar a mi hijo o hija de todos modos?     

Sí. Puede que las enfermedades se hayan erradicado en tu país o región, pero vivimos en un mundo cada vez más interconectado en el que las enfermedades pueden propagarse desde zonas en las que siguen presentes.

 

¿Qué es la inmunidad de rebaño?

Si un número suficiente de personas de tu comunidad están inmunizadas contra una enfermedad concreta, se puede alcanzar lo que se denomina la inmunidad colectiva o inmunidad de rebaño. Cuando esto sucede, las enfermedades no pueden propagarse fácilmente de persona a persona porque la mayoría de ellas son inmunes. Esto proporciona una capa de protección contra la enfermedad incluso para aquellos que no pueden vacunarse, como los niños.

Además, la inmunidad colectiva también previene los brotes, ya que impide que la enfermedad pueda propagarse con facilidad. De este modo, la enfermedad se vuelve cada vez menos común y, en ocasiones, llega a desaparecer completamente de la comunidad.

 

¿Una vacuna puede enfermar a mi bebé?

Las vacunas son extremadamente seguras. Casi cualquier enfermedad o malestar posterior a la vacunación es menor y temporal, como el dolor en la zona de la inyección o una fiebre leve. Normalmente, esto puede controlarse con analgésicos de venta libre después de la administración de la vacuna.

No hay pruebas de que exista relación entre las vacunas y el autismo.

 

¿Cuáles son las enfermedades que previenen las vacunas?

Las vacunas protegen a tu hijo o hija contra enfermedades graves como la poliomielitis, que puede causar parálisis; el sarampión, que puede causar edema cerebral y ceguera, y el tétanos, que puede provocar dolorosas contracciones musculares y dificultades para comer y respirar, especialmente entre los recién nacidos. Si querés conocer la lista completa de vacunas y las enfermedades que previenen, consultá esta tabla.

 

¿Puedo retrasar el cronograma de vacunación?

Una de las mejores formas de proteger a tu hijo o hija es seguir el calendario de vacunas recomendado. Cada vez que retrases una vacuna, estarás aumentando la vulnerabilidad de tu hijo o hija a la enfermedad.

 

¿Cuál es el calendario de vacunación recomendado?

Podés consultar el esquema de vacunación en la página del Ministerio de Salud Pública.