La importancia del entorno escolar en la alimentación de niñas, niños y adolescentes

Las horas que están en la escuela cuentan para su nutrición

UNICEF México
Dos niñas comiendo fruta en la escuela
UNICEF México / Balam-ha Carrillo
11 Febrero 2022

El entorno alimentario escolar son todos los espacios, la infraestructura y las condiciones dentro y alrededor de las escuelas donde los alimentos están disponibles, se obtienen, compran y/o consumen. Esto incluye su contenido nutrimental, precio y la publicidad o la información que recibe la comunidad educativa sobre alimentación.1

El entorno escolar moldea qué tan accesibles, deseables y convenientes son cierto tipo de alimentos durante la estancia de los niñas, niños y adolescentes en la escuela; pero también es un espacio donde desarrollan hábitos que pueden durar toda su vida. Por lo tanto, es importante que dichos entornos permitan y promuevan que estudiantes, familiares, autoridades educativas y maestras/os tomen decisiones de alimentación más saludables.

Desde UNICEF proponemos estas cuatro acciones efectivas para prevenir el sobrepeso y la obesidad en el entorno escolar2:

  1. Empoderamiento y cambio de conductas en alimentación, nutrición y salud mediante procesos educativos y capacitación para estudiantes y comunidad educativa.
  2. Aumento de la actividad física comunicando sus beneficios, e incrementando el tiempo, el espacio y los recursos para que hacer ejercicio sea posible en las escuelas.
  3. Estándares de alimentación saludable en las escuelas, proporcionando alimentos de alta calidad, tanto en la alimentación escolar (programas gubernamentales) como en las tiendas escolares.
  4. Regulaciones y lineamientos para proteger el ambiente alimentario, que incluye la promoción del consumo de frutas y verduras, así como restricciones a la publicidad de alimentos no saludables y a la venta de alimentos no saludables en las tiendas escolares.

Además, se recomienda que, para ser efectivas, las acciones deben tener una duración mínima de un año, ser diseñadas y dirigidas por expertas/os e involucrar a toda la comunidad educativa.

Antes de la pandemia, algunas de estas acciones ya se implementaban, con ciertos desafíos, en las escuelas del país y fue a raíz de ésta que, en 2020, la Secretaría de Educación Pública en vinculación con instituciones de salud, implementaron de forma emergente diversas acciones para iniciar la impartición de contenidos sobre estilos de vida saludables dirigidos a estudiantes de primaria y secundaria y a docentes.

Niño comiendo fruta en la escuela
UNICEF México / Balam-ha Carrillo

Como parte de estos esfuerzos, se diseñaron y produjeron los programas de “Vida Saludable” enfocados en temas de higiene y limpieza, alimentación saludable y sostenible, y actividad física integradas a partir de agosto 2020 en la plataforma de educación a distancia Aprende en Casa II y III. Asimismo, se distribuyeron libros complementarios para apoyar la impartición de la asignatura como son: el Libro de Salud Integral para Casi Jóvenes; Las aventuras de Dulce Clarita; ¿Hasta que los kilos nos alcancen?

Los objetivos de los contenidos fueron:

  • Combatir diversas enfermedades, particularmente las infecciosas y las crónicas como la diabetes, fortaleciendo el sistema inmunológico y el autocuidado
  • Reducir el consumo de comida “chatarra”, grasas no saludables, y bebidas azucaradas
  • Incrementar el consumo de productos naturales nacionales
  • Vincular la alimentación escolar con la comunidad y sus productos

En 2021, la Secretaría de Educación Pública publicó el Diplomado “Vida Saludable”, dirigido a docentes que incluye 5 módulos: Desarrollo humano integral y cuidado de la salud; Salud mental; Alimentación saludable y sostenible; Actividad física y hábitos de sueño; Higiene personal y limpieza de entornos. Este Diplomado se encuentra disponible al público abierto en esta liga.

Un entorno alimentario escolar saludable es aquel impacta positivamente en el derecho a la alimentación adecuada de niñas, niños y adolescentes.

Junto con la oferta de alimentos y bebidas saludables, las oportunidades de aprendizaje y experiencias relacionadas con la alimentación que se dan en el entorno escolar puede moldear patrones alimentarios más saludables durante el resto de la vida.3,4 Evidencia internacional muestra que la implementación de acciones que mejoran el entorno escolar pueden aumentar el consumo de alimentos saludables, particularmente de frutas y verduras que es donde hay un mayor desafío para su consumo, disminuir el consumo de alimentos de bajo valor nutricional, logrando la mejora en la calidad nutrimental global de la dieta5,6,7, así como mejorar los conocimientos sobre estos temas8 brindando herramientas a niñas, niños y adolescentes para tomar mejores decisiones a lo largo de su vida.

 

Recursos

Para más información sobre Vida Saludable pueden acceder al siguiente artículo de la Red para la Nutrición en Emergencias: Vida Saludable: integración de los hábitos saludables en el plan de estudios en México | ENN (ennonline.net)

Para más información en general, consultar la nota técnica descargable en esta sección y el documento de Recomendaciones de Política Pública Nacional, Estatal y Local para la Prevención, Control y Reducción de la Mala Nutrición en      Niñas, Niños y Adolescentes en México, en especial la Recomendación #3 de la Línea de acción Estratégica 2, “Implementar una estrategia integral e intersectorial para transformar los Centros de Atención Infantil y el entorno escolar con el fin de favorecer la alimentación e hidratación saludables y sostenibles y la actividad física de niñas, niños y adolescentes”.

1 FAO, ´School Food and Nutrition. Healthy food Environment and School Food´.
2  UNICEF, ´El rol de la escuela en la prevención del sobrepeso y obesidad en estudiantes de América Latina y el Caribe´.
3 Welker, Emily, Megan Lott and Mary Story, ´The school food environment and obesity prevention: progress over the last decade´, Current Obesity Reports, vol. 5, no. 2, June 2016, pp. 145-55.
4 Murimi, Mary, et al., ´Factors that contribute to effective nutrition education interventions in children: a systematic review´, Nutrition reviews, vol. 76, no. 8, August 2018, pp. 553-580.
5 Spence, Suzanne, et al., ´The impact of food and nutrient-based standards on primary school children’s lunch and total dietary intake: a natural experimental evaluation of government policy in England´, Plos one, vol. 8, no.10, October 2013, pp: e78298.
6 Megan L., et al., ´A province-wide school nutrition policy and food consumption in elementary school children in Prince Edward Island´, Canadian journal of public health, vol.101Mullally, , no.1,  January 2010, pp. 40-43.
7 Olsho, Lauren EW, et al., ´Increasing child fruit and vegetable intake: findings from the US Department of Agriculture Fresh Fruit and Vegetable Program´, Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics, vol. 115, no.8, August 2015, pp.1283-1290.
8 Schmitt, Sara A., et al., ´The effects of a nutrition education curriculum on improving young children’s fruit and vegetable preferences and nutrition and health knowledge´, Public health nutrition, vol.22, no.1, October 2019, pp: 28-34