Continuar o no con la lactancia materna al regresar al trabajo

Un dilema al que se enfrentan diariamente las madres

UNICEF México
Una mamá en la sala de lactancia de su centro de trabajo
UNICEF México / Eva Quesada
25 Febrero 2021

Continuar o no con la lactancia materna al regresar al trabajo es un dilema al que se enfrentan diariamente las madres en nuestro país. La participación cada vez mayor de las mujeres en el ámbito laboral y la ausencia de políticas que apoyen la lactancia materna dentro de los lugares de trabajo son algunos de los factores que contribuyen a que solo el 10.8% del 43% de las mujeres que trabajan en el sector formal, reportara haber amantado a sus bebés de manera exclusiva por 6 meses1.

Las mamás se enfrentan a este dilema especialmente en empresas donde no existe una política laboral que las apoye integralmente a continuar con la lactancia, aún y cuando ellas conocen los beneficios de esta práctica. Para niñas y niños, la lactancia materna es vital para garantizar el mejor comienzo de la vida ya que es la primera vacuna del bebé y la mejor fuente de nutrición. Para las madres la práctica de la lactancia materna reduce el riesgo de presentar enfermedades y ciertas condiciones adversas de salud; además, mejora algunos aspectos de su salud y vida diaria.

La práctica de la lactancia disminuye el riesgo de hemorragia después del nacimiento, previene la osteoporosis, cáncer de mama, ovario y reduce el riesgo de depresión post-parto, le ayuda a recuperar su peso previo al embarazo, entre otros.

La ausencia de una cultura de promoción y protección de la lactancia en los centros de trabajo puede generar que las madres decidan realizar la extracción de leche en lugares poco adecuados como los baños, que no estén satisfechas con las condiciones laborales, que renuncien o que decidan abandonar la lactancia materna.  Específicamente en el ámbito laboral, se ha identificado que el soporte y promoción de la lactancia materna trae muchos beneficios para la empresa: puede incrementar la eficiencia y productividad y, a su vez, reducir el abstencionismo, ya que, entre otras cosas, las mujeres que lactan suelen faltar menos al trabajo debido a que sus bebés se enferman menos. El apoyo para que las trabajadoras amamanten puede ahorrar a los empleadores dinero en el largo plazo, estudios indican que las empresas con un programa de apoyo a la lactancia materna ahorran un promedio de 3 dólares por cada dólar que invierten2.

Madre usando un extractor de leche
UNICEF México / Eva Quesada

 

En un diagnóstico sobre los avances de las políticas a favor de la lactancia materna en el lugar de trabajo en México realizado por UNICEF y la Universidad Iberoamericana, se encontró que pocas empresas tienen implementada una política integral de apoyo a la lactancia materna. Se identificó también poco conocimiento sobre las prestaciones de ley por parte de madres y personal masculino, y poco interés de algunas empresas en apoyar a la lactancia, ya que la consideran como una decisión personal. A manera de comparación, se encontró que en los centros de trabajo que reportaron contar con políticas para promover la lactancia materna existía una cultura general de apoyo con una conciencia y búsqueda permanente para contribuir al bienestar de las y los trabajadores.

La creación de una cultura de apoyo a lactancia materna en el lugar de trabajo es posible a través de la creación de políticas institucionales. Para lograrlo, UNICEF en junto con la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y la Secretaría de Salud (SSA) publicaron la Guía para la instalación y funcionamiento de salas de lactancia. Fomento de una cultura de lactancia materna en los centros de trabajo.” Esta guía contiene información, recomendaciones y pasos que los centros de trabajo pueden seguir para la promoción y protección de una cultura de lactancia materna.

 Para que las madres continúen la lactancia se recomienda que los centros de trabajo:

  • Cumplan la legislación existente sobre la licencia por maternidad, paternidad y el apoyo a la lactancia materna en el lugar de trabajo.
  • Desarrollen e implementen políticas para prevenir la discriminación hacia las mujeres embarazadas y madres, en particular durante el periodo de lactancia.
  • Implementen salas de lactancia materna accesibles, higiénicas y confortables con los insumos mínimos indispensables para que las madres puedan extraer y almacenar su leche.
  • Sensibilicen a todo el personal, especialmente a los hombres, sobre la importancia de la lactancia materna y del apoyo que le pueden proporcionar a las compañeras de trabajo para que continúen amamantando a sus hijos e hijas.
  • Proporcionen herramientas e información a las mujeres embarazadas y aquellas en periodo de lactancia con la finalidad de apoyar con el inicio y continuación de la lactancia materna al reincorporarse al trabajo.
  • Den a conocer los derechos y prestaciones en términos de maternidad y paternidad, así como los procesos para ejercerlos, especialmente por parte de los hombres.
  • Proporcionen descansos pagados adecuados para amamantar o extraerse leche. Se entiende que es la madre lactante, no el empleador, quien determina cuáles son los descansos pagados adecuados. Dichos descansos deben poder extenderse hasta el segundo año de vida del bebé.
  • Garanticen la seguridad de las mujeres en el lugar del trabajo asegurándose de que no haya discriminación ni peligros ambientales que puedan afectar a la madre lactante.

Para mayor información visita: unicef.org.mx/lactanciaytrabajo

 

 

 

 

1 ENSANUT 2012

2 Oficina para la Salud de la Mujer, Lactancia materna en el sector comercial, abril de 2018.