Inundaciones en el Litoral

Historias de vida

UNICEF
Dos niñas juegan en su casa con los kits escolares
UNICEF

24 Mayo 2019

Azul tiene 9 años y vive en el Barrio Ongay, en Corrientes Capital. En su casilla de chapa y madera, juega junto a sus hermanos, aprovechando que hay sol y que el agua ha bajado luego de la última tormenta. La lluvia, si bien no fue tan potente como la de principio de año, nuevamente provocó inundaciones, anegando los accesos y entrando en las casas de la mayor parte de los vecinos del barrio y zonas aledañas.

Desde inicios del 2019, las fuertes lluvias ocasionaron inundaciones en 6 provincias del norte de Argentina, afectando a más de 30 mil personas en Chaco, Corrientes, Santiago del Estero, Tucumán, Santa Fe y Entre Ríos. Estas precipitaciones de gran cantidad acumulada tuvieron incidencia directa y más fuerte que las anteriores debido a la saturación del suelo, por lo que las personas no lograron evacuarse a tiempo, ocasionando mayores daños a las familias y sus viviendas.

Azul y sus hermanos sonríen juntos los kits escolares
UNICEF
Una niña muestra su nueva mochila en medio de su casa en Corrientes
UNICEF

“Me gusta mucho ir a la escuela, especialmente escribir y las clases de Lengua”, dice Azul mientras abre la mochila con el kit escolar que acaba de recibir. A medida que va sacando los lápices, cuadernos y carpetas, su sonrisa se hace más grande y cuenta que “en la escuela tengo muchos amigos y siempre compartimos los útiles con los que no tienen porque los perdieron o se les mojaron”.

A unos metros vive Araceli, de 6 años, quien al principio se acerca con timidez, pero luego abre su nueva mochila y descubre todos los útiles que hay adentro. Una amplia sonrisa se dibuja en su cara y comienza a hacer morisquetas junto a sus 3 hermanas, quienes también se ponen felices al descubrir las nuevas carpetas, hojas, lapiceras y el resto de los útiles que las ayudarán a continuar con su aprendizaje.

“Me gusta mucho ir a la escuela, especialmente escribir y las clases de Lengua."

Azul, 9 años

“Cada vez que llueve con un poco de fuerza, siempre pasa lo mismo”, cuenta su madre, ya acostumbrada a lidiar con el agua que se mete por todos lados, afectando no sólo los pocos muebles y electrodomésticos que tienen, sino también la ropa, los juguetes y los útiles escolares de sus hijos.

“Además, tenemos que convivir con el peligro de los bichos que aparecen, a los chicos les suele agarrar neumonía y por eso faltan a la escuela”, añade.

Los problemas más comunes que afectan a los niños en estas situaciones son heridas cortantes, úlceras, enfermedades respiratorias y en la piel, debido a la humedad y formación de hongos. También se multiplica la aparición de ratas, insectos e incluso serpientes.

Hermanas jugando con los kits escolares en su casa
UNICEF

“Además, tenemos que convivir con el peligro de los bichos que aparecen, a los chicos les suele agarrar neumonía y por eso faltan a la escuela."

Vecina del barrio Ongay, Corrientes capital

Adriana tiene 12 años, vive en el Barrio Irupé y también lo que más le gusta de la escuela es Lengua y escribir historias. Ahí tiene muchos amigos y a la tarde hacen la tarea todos juntos en el merendero. La última inundación, además de afectar a su casa, también le mojó todos los útiles escolares, especialmente las hojas.

“Estábamos esperando que saliera una changa para salir a comprar nuevas”, cuenta su mamá, que además detalla los mismos problemas en cuanto a enfermedades y aparición de insectos, hongos y serpientes.

“Los kits de limpieza y de higiene personal nos vienen súper bien, porque necesitamos desinfectar toda la casa para que los chicos no se vuelvan a enfermar y tengan que faltar a la escuela”, comenta.

 

Una niña revisa lo que hay en su nueva mochila
UNICEF
niña sonriendo con su mochila
UNICEF

Durante las últimas semanas de abril, UNICEF Argentina ha entregado 1800 kits escolares, de limpieza e higiene personal a las familias afectadas por las inundaciones en Chaco, Corrientes y Entre Ríos, con el objetivo de brindar herramientas y apoyo a los niños y niñas más vulnerados por esta situación.