Siete razones por las que los niños, niñas y adolescentes deben volver a las escuelas

El retorno a las escuelas tiene un impacto importante en el desarrollo integral de cada niño y niña

Por Diego Brom
Adolescente en la puerta de un aula
UNICEF/Paraguay/2018/Yampey
12 Febrero 2021

UNICEF apoya al Gobierno paraguayo en el proceso de regreso a las aulas porque considera que es fundamental que se cumpla el derecho a la educación de niños, niñas y adolescentes, de manera a que puedan continuar con sus estudios, vuelvan a compartir con sus compañeros y accedan a servicios relacionados como la merienda escolar.

  1. La evidencia disponible señala que la COVID-19 tiene un menor impacto en los niños, niñas y adolescentes, así como una baja letalidad, incluso en relación a otras enfermedades existentes.
  1. El protocolo para el retorno a clases elaborado por el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) con el apoyo de UNICEF y otras organizaciones se enfoca en la bioseguridad y garantiza las mejores condiciones sanitarias posibles para los estudiantes, docentes y familias. Su aplicación ayudará a crear un ambiente de seguridad en las instituciones educativas.
  1. La suspensión de las clases presenciales afecta de mayor manera a los niños y niñas más vulnerables, cuyas familias no tienen los recursos para garantizar el acceso a la educación virtual. En Paraguay, en 2020, más de 1,5 millones de niños, niñas y adolescentes tuvieron que continuar su educación a través de plataformas tecnológicas habilitadas por el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC). El proceso fue difícil porque no todos tienen una buena conexión a internet o computadoras en sus casas.
  1. Los expertos en educación aseguran que la capacidad de los niños de leer, escribir y realizar operaciones matemáticas básicas se ha deteriorado el último año a raíz de la suspensión de las clases presenciales.
  1. Las escuelas son espacios de socialización, desarrollo psicoemocional y prevención de la violencia para niños, niñas y adolescentes. Ellos necesitan estar en contacto con sus amigos, ya que de lo contrario pueden sufrir casos de depresión y ansiedad.
  1. Los niños, niñas y adolescentes también reciben alimentación en las escuelas, lo que implica un apoyo a las familias y un beneficio adicional que propicia la asistencia a los centros educativos. Antes de la pandemia, unos 72 mil niños eran beneficiarios de la merienda o el almuerzo escolar en Paraguay.
  1. Fuera de las escuelas, los niños y niñas tienen mayor riesgo de sufrir abusos y violencia, ya que los docentes suelen ser los primeros que detectan estos casos y los denuncian. En las escuelas están más protegidos de estos peligros.

Por estos motivos, UNICEF exhorta a las familias y a la comunidad a apoyar el proceso de regreso a las escuelas, para que todos los niños, niñas y adolescentes continúen su educación.