Lo que debes saber sobre las vacunas contra la COVID-19

Respuestas a las preguntas más frecuentes sobre las vacunas

Por UNICEF
Preguntas sobre las vacunas de la COVID-19
UNICEF/UN0415226/Reddy
29 Diciembre 2021

Las vacunas salvan millones de vidas cada año. El desarrollo de vacunas seguras y eficaces contra la COVID-19 es un paso crucial para ayudarnos a volver a hacer las cosas que disfrutamos junto a las personas que queremos.

Hemos reunido la información más reciente de los expertos para responder a algunas de las preguntas más comunes sobre las vacunas contra la COVID-19. Vuelve a visitarnos porque seguiremos actualizando este artículo conforme aparezca más información.

¿Cuáles son los beneficios de vacunarse?

Las vacunas salvan millones de vidas cada año y la vacuna contra la COVID-19 podría salvar la tuya. Las vacunas contra la COVID-19 son seguras y eficaces, y proporcionan una protección eficaz contra las enfermedades graves y la muerte. La OMS informa de que las personas no vacunadas tienen un riesgo de morir a causa de la COVID-19 al menos 10 veces mayor que las personas vacunadas. También hay pruebas de que estar vacunado puede ayudar a evitar que se propague el virus, por lo que la vacunación protege a las personas que te rodean.

Es importante que te vacunes cuando sea tu turno, incluso si ya has tenido COVID-19. Las vacunas ofrecen una protección más fiable que la inmunidad natural. Vacunarse es una forma más segura de desarrollar inmunidad frente a la COVID-19 que infectarse.

Las vacunas protegen a la mayoría de las personas contra la enfermedad, pero ninguna vacuna es 100% eficaz. Aunque es raro, después de la vacunación algunas personas seguirán enfermándose de COVID-19 o transmitirán el virus a otras personas. 

Por lo tanto, es importante seguir practicando las precauciones de seguridad para protegerse a uno mismo y a los demás, como evitar los espacios con mucha gente, distanciarse físicamente, lavarse las manos y llevar mascarilla.

¿A quién se debería vacunar en primer lugar?

Cada país debe determinar cuáles son sus poblaciones prioritarias, que, según las recomendaciones de la OMS, deberían ser los trabajadores de primera línea del sector de la salud (a fin de proteger los sistemas de salud) y las personas que corren mayor riesgo de morir por causa de la COVID-19, como los ancianos y las personas que padecen determinadas afecciones de salud. Después se debería dar prioridad a otros trabajadores esenciales, como los profesores y los trabajadores sociales, a los que seguirán otros grupos a medida que se disponga de más dosis de vacunas.

El riesgo de contraer una enfermedad grave por la COVID-19 es muy reducido entre los niños y los adolescentes, por lo que, a menos que formen parte de un grupo con mayor riesgo de padecer una enfermedad grave por la COVID-19, es menos urgente vacunarlos que a estos grupos prioritarios.   

¿Quién no debe vacunarse contra la COVID-19?

Si tienes dudas acerca de si debes ponerte la vacuna contra la COVID-19, habla con tu doctor. Por el momento, no deberían recibir la vacuna de la COVID-19, con el fin de evitar posibles efectos adversos:

Las personas que tengan un historial de reacciones alérgicas graves a cualquiera de los ingredientes de la vacuna contra la COVID-19.

Las personas que estén actualmente enfermas o presenten síntomas de COVID-19 (aunque pueden vacunarse una vez recuperadas y si su médico lo autoriza).

¿Debería vacunarme si ya he pasado la COVID-19?

Sí. Incluso si ya has pasado la COVID-19, deberías vacunarte. Aunque es posible que las personas que se han recuperado de la COVID-19 generen nmunidad natural al virus, todavía no se sabe con certeza cuánto dura esa inmunidad o en qué medida protege contra la reinfección de la COVID-19. Las vacunas ofrecen una protección más fiable, especialmente contra la enfermedad grave y la muerte. Las políticas de vacunación tras la infección por COVID-19 varían según el país. Consulta con tu proveedor de atención médica sobre las recomendaciones en el lugar donde vives.  

¿Cuál de las vacunas contra la COVID-19 es mejor para mí?

Todas las vacunas aprobadas por la OMS han demostrado ser muy eficaces para protegerte contra una enfermedad grave o la muerte por COVID-19. ¡La mejor vacuna que puedes ponerte es la que tengas a tu alcance!

Puedes encontrar una lista de las vacunas aprobadas en el sitio de la OMS.

Recuerda que si la vacunación incluye dos dosis, es importante recibir ambas para obtener la máxima protección. Las autoridades sanitarias locales pueden recomendar dosis adicionales (refuerzos) para grupos específicos.

¿Cómo funcionan las vacunas para la COVID-19?

Las vacunas actúan mediante la simulación de los agentes infecciosos –virus, bacterias u otros microorganismos– que pueden causar una enfermedad. Esto “enseña” a nuestro sistema inmunitario a generar una respuesta rápida y eficaz frente al patógeno.

Las vacunas tradicionales hacían esto introduciendo una forma atenuada de un agente infeccioso para que nuestro sistema inmunitario generara una memoria este agente. De este modo, nuestro sistema inmunitario puede detectar y combatir el patógeno rápidamente antes de que actúe. Algunas de las vacunas para la COVID-19 se han diseñado así.

Otras vacunas contra la COVID-19 se han preparado aplicando nuevos métodos; son las que se conocen como vacunas de ARN mensajero o ARNm. Estas vacunas de ARNm, en lugar de introducir antígenos (una sustancia que hace que el sistema inmunitario produzca anticuerpos), introducen en nuestro cuerpo el código genético necesario para que el sistema inmunitario produzca el antígeno por sí mismo. La tecnología de las vacunas de ARNm se ha estudiado durante varias décadas. No contienen ningún virus vivo y no interfieren con el ADN humano.

Si deseas obtener más información sobre cómo actúan las vacunas, visita la página de la OMS.

¿Son seguras las vacunas contra la COVID-19?

Sí, las vacunas contra la COVID-19 se han utilizado de manera segura para vacunar a miles de millones de personas. Las vacunas contra la COVID-19 se están produciendo con la mayor rapidez posible, deben pasar por pruebas rigurosas en los ensayos clínicos para demostrar que cumplen los criterios internacionales de referencia sobre seguridad y eficacia. Las vacunas solo pueden recibir la validación de la OMS y de los organismos normativos del país si satisfacen estas normas.

UNICEF solo adquiere y provee vacunas para la COVID-19 que cumplen los criterios de seguridad y eficacia establecidos por la OMS y que cuentan con la aprobación de los organismos normativos.

¿Por qué las vacunas contra la COVID-19 se han elaborado tan rápido?

Los científicos pudieron desarrollar vacunas seguras y eficaces en un periodo de tiempo relativamente corto gracias a una combinación de factores que les permitió ampliar la investigación y la producción sin comprometer la seguridad:

Debido a la pandemia mundial, la muestra a estudiar era mayor y además se presentaron decenas de miles de voluntarios.

Los avances tecnológicos (como las vacunas de ARNm) son el resultado de años de trabajo y preparación.

Los gobiernos y otros organismos se unieron a fin de eliminar los obstáculos a la financiación para la investigación y el desarrollo.

La fabricación de las vacunas se realizó en paralelo a los ensayos clínicos para acelerar la producción.

Aunque se desarrollaron rápidamente, todas las vacunas contra la COVID-19 aprobadas para su uso por la OMS son seguras y eficaces.

¿Cuáles son los efectos secundarios de las vacunas contra la COVID-19?

Las vacunas están diseñadas para proporcionar inmunidad sin los peligros de contraer la enfermedad. Aunque la adquisición de la inmunidad puede producirse normalmente sin efectos secundarios, también es frecuente que se produzcan algunos efectos secundarios leves o moderados que desaparecen por sí solos al cabo de unos días.

Algunos de los efectos secundarios leves o moderados que podrías sufrir tras la vacunación son:

Dolor en el brazo en el lugar de la inyección

Fiebre leve

Fatiga

Dolores de cabeza

Dolores musculares o en las articulaciones

Escalofríos

Diarrea

Los efectos secundarios se pueden combatir descansando, bebiendo mucha agua y tomando medicamentos para controlar el dolor y la fiebre, si es necesario.

Si los síntomas persisten durante más de unos días, consulta a tu médico para que te aconseje. Es muy raro que se produzcan efectos secundarios más graves, pero si sufres una reacción más severa, ponte en contacto con tu médico inmediatamente.

>>Leer: Qué hacer antes, durante y después de recibir la vacuna contra la COVID-19

¿Cómo puedo obtener más información sobre una determinada vacuna contra la COVID-19?

Puedes encontrar más información sobre las vacunas contra la COVID-19 en el sitio web de la OMS.

¿Puedo dejar de tomar precauciones después de haberme vacunado?

Sigue tomando precauciones para protegerte y proteger a tu familia y a tus amigos si todavía hay casos de COVID-19 en tu zona, incluso después de haberte vacunado. Las vacunas contra la COVID-19 son muy eficaces contra la enfermedad grave y la muerte, pero ninguna vacuna es un 100% eficaz.  

Las vacunas ofrecen menos protección contra la infección de la variante ómicron, que es ahora la variante dominante a nivel mundial, pero siguen siendo muy eficaces para prevenir la hospitalización, la enfermedad grave y la muerte. Además de la vacunación, sigue siendo importante seguir practicando medidas de seguridad para protegerte a ti mismo y a los demás. Estas precauciones incluyen evitar los espacios concurridos, el distanciamiento físico, el lavado de manos y el uso de mascarilla (según las políticas locales).  

¿Puedo seguir contrayendo la COVID 19 después de haberme vacunado? ¿Qué son los “casos de infección en los ya vacunados”?

Algunas personas vacunadas pueden infectarse con la COVID-19, lo que se denomina una infección de una persona ya vacunada. En estos casos, es mucho más probable que solo presenten síntomas leves. La protección contra la enfermedad grave y la muerte sigue siendo muy elevada.

Con más variantes del virus como Omicron, ha habido más infecciones importantes. Por eso se recomienda seguir tomando precauciones como evitar espacios concurridos, usar mascarilla y lavarse las manos regularmente, incluso si estás vacunado.

Y recuerda, es importante recibir todas las dosis recomendadas de las vacunas para tener la máxima protección.

Si estás totalmente vacunado, pero tienes síntomas de COVID-19, debes consultar a tu médico para saber si tienes que hacerte las pruebas.

¿Cuánto dura la protección de las vacunas contra la COVID-19?

Todavía se están realizando investigaciones para determinar durante cuánto tiempo proporcionan protección las vacunas contra la COVID-19. Según la OMS, la mayoría de las personas están protegidas contra las enfermedades graves y la muerte durante al menos seis meses. Esta inmunidad puede disminuir rápidamente en algunas personas, entre ellas las de mayor edad y las que padecen enfermedades crónicas.

¿Protegen las vacunas para la COVID-19 contra variantes como la delta y la ómicron?

Las vacunas contra la COVID-19 aprobadas por la OMS siguen siendo muy eficaces para prevenir los casos de enfermedad grave y muerte, incluso contra la variante dominante delta

Sin embargo, las vacunas ofrecen menos protección contra la infección por ómicron, que ahora es la variante dominante a nivel mundial. Por eso es importante vacunarse y proseguir con las medidas para reducir la propagación del virus –lo que a su vez contribuye a reducir la posibilidad de que el virus mute–, como el distanciamiento físico, el uso de mascarillas, la buena ventilación, el lavado de manos frecuente y acudir al médico lo antes posible si presentas síntomas.

¿Necesito recibir una dosis de refuerzo?  

Las dosis de refuerzo desempeñan un papel importante en la protección contra las enfermedades graves, la hospitalización y la muerte debido a la COVID-19. Para saber cuándo hay que ponerse una dosis de refuerzo, sobre todo si perteneces a un grupo de alto riesgo, debes seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias locales.

¿Puedo recibir diferentes tipos de vacunas contra la COVID-19?

Sí, sin embargo, las políticas sobre recibir diferentes tipos de vacunas varían según el país. Algunos países han utilizado vacunas diferentes para la serie de vacunas primarias y el refuerzo.

Consulta a las autoridades sanitarias locales sobre las orientaciones del lugar donde vives y habla con tu proveedor de servicios médicos si tienes alguna duda sobre lo que es mejor para ti.

Estoy embarazada. ¿Puedo vacunarme contra la COVID-19?

Sí, puedes vacunarte si estás embarazada. Aunque el riesgo de enfermar de gravedad por la COVID-19 en general sigue siendo bajo, las mujeres embarazadas corren más riesgo que las no embarazadas de enfermar gravemente.

Aunque hay menos datos disponibles, cada vez hay más pruebas sobre la seguridad de las vacunas contra la COVID-19 durante el embarazo, y en los ensayos no se han detectado problemas contra la salud. Para obtener más información sobre la vacuna contra la COVID-19 durante el embarazo, habla con tu doctor.

>>Leer: Consejos para el embarazo durante la pandemia de COVID-19

Estoy amamantando. ¿Debo vacunarme contra la COVID-19?

Sí, si estás lactando deberías ponerte la vacuna en cuanto esté disponible para ti. Es muy segura y no existe ningún riesgo para la madre o el bebé. Ninguna de las vacunas actuales contra la COVID-19 contiene virus vivos, por lo que no hay riesgo de que transmitas la COVID-19 a tu bebé a través de la leche materna a causa de la vacuna. De hecho, los anticuerpos que tienes después de la vacunación pueden transmitirse a través de la leche materna y ayudar a proteger a tu bebé.

>>Leer: Lactancia materna segura durante la pandemia de COVID-19

¿Pueden las vacunas contra la COVID-19 afectar la fertilidad?

No; probablemente hayas leído información falsa en las redes sociales, pero no existen pruebas de que ninguna vacuna –tampoco la de la COVID-19– pueda afectar a la fertilidad de las mujeres o los hombres. Debes vacunarte si estás intentando quedarte embarazada.

¿Puede la vacuna contra la COVID-19 alterar mi ciclo menstrual?

Algunas personas han informado de que han sufrido una alteración de su ciclo menstrual después de vacunarse contra la COVID-19. Aunque los datos son todavía limitados, se está investigando el impacto de las vacunas en los ciclos menstruales.

Habla con tu proveedor de servicios médicos si tienes dudas o preguntas sobre tu menstruación.

¿Debe mi hijo pequeño o adolescente recibir la vacuna contra la COVID-19?

Cada vez hay más vacunas aprobadas para su uso en niños, por lo que es importante mantenerse informado sobre las orientaciones de las autoridades sanitarias locales y nacionales.

La vacuna de Pfizer ha sido aprobada por la OMS para su uso en niños de 5 años en adelante, y la vacuna de Moderna ha sido aprobada para niños de 12 años en adelante.

Los niños y adolescentes tienden a presentar síntomas más leves que los adultos, por lo que, a menos que formen parte de un grupo con mayor riesgo de contraer la COVID-19, es menos urgente vacunarlos que a las personas mayores, a las que padecen enfermedades crónicas y a los trabajadores sanitarios. Consulta a las autoridades locales para saber cuál es el calendario de vacunación de los niños en el lugar donde vives.

Recuerda a tus hijos la importancia de que todos tomemos precauciones para protegernos, como evitar los espacios concurridos, el distanciamiento físico, el lavado de manos y el uso de mascarilla.

Es fundamental que los niños sigan recibiendo las vacunas infantiles recomendadas.

¿Cómo puedo hablar con mis hijos sobre las vacunas contra la COVID-19?

Las noticias sobre las vacunas contra la COVID-19 están inundando nuestra vida cotidiana y es natural que los jóvenes, que suelen ser muy curiosos, tengan preguntas, muchas preguntas. Lee nuestra guía para saber cómo debes explicar en términos sencillos y tranquilizadores lo que puede ser un tema complicado.

Mi amigo o un familiar está en contra de las vacunas contra la COVID-19. ¿Cómo puedo hablar con ellos?

El desarrollo de vacunas contra la COVID-19, seguras y eficaces, es un gran paso adelante en nuestro esfuerzo mundial por acabar con la pandemia. Se trata de una noticia emocionante, pero todavía hay algunas personas que se muestran escépticas o dudan de las vacunas contra la COVID-19. Es probable que usted conozca a una persona que entre en esta categoría.

Hablamos con el Dr. Saad Omer, Director del Instituto de Salud Global de Yale, para que nos dijera cuál es la mejor manera de afrontar estas conversaciones delicadas.

>>Leer la entrevista

¿Cómo puedo proteger a mi familia hasta que todos estemos vacunados?

Las vacunas seguras y eficaces suponen un cambio fundamental, pero incluso una vez vacunados debemos seguir tomando precauciones para protegernos a nosotros mismos y a los demás. Lo más importante que puedes hacer es reducir el riesgo de exposición al virus. Para protegerte a ti y a tus seres queridos, asegúrate de:

Llevar una mascarilla cuando no sea posible distanciarse físicamente de los demás.

Mantener una distancia física con los demás en lugares públicos.

Evitar los espacios mal ventilados o abarrotados.

Abrir las ventanas para mejorar la ventilación en el interior.

Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón o con un desinfectante de manos a base de alcohol.

Si tú o un miembro de tu familia tienen fiebre, tos o dificultad para respirar, solicita atención médica lo antes posible.

¿Pueden las vacunas de la COVID-19 afectar tu ADN?

No, ninguna de las vacunas de la COVID-19 afecta a tu ADN ni interactúa con él en modo alguno. Las vacunas de ARN mensajero (o ARNm) enseñan a las células a fabricar una proteína que desencadena una respuesta inmunitaria en el organismo. Esta respuesta hace que se produzcan los anticuerpos que te mantienen protegido contra el virus. El ARNm es distinto al ADN, y permanece dentro de la célula solo durante unas 72 horas, tras lo cual se degrada. Pero nunca penetra en el núcleo de la célula, donde se aloja el ADN.

Las vacunas para la COVID-19 ¿contienen productos animales?

No, ninguna de las vacunas contra la COVID-19 que ha aprobado la OMS contiene productos animales.

He visto en internet información errónea sobre las vacunas para la COVID-19. ¿Qué debo hacer?

Por desgracia, en internet hay mucha información inexacta sobre el virus de la COVID-19 y las vacunas.Gran parte de lo que estamos viviendo es nuevo para todos nosotros, por lo que puede que, en algunas ocasiones, alguien pudiera compartir información de forma no maliciosa que resulte ser inexacta.

En una crisis de salud, la desinformación puede propagar la paranoia, el miedo y la estigmatización. También puede dar lugar a que las personas queden desprotegidas o sean más vulnerables al virus. Consigue datos y consejos verificados de fuentes de confianza como las autoridades sanitarias locales, la ONU, UNICEF o la OMS.

Si ves contenido en línea que crees que es falso o engañoso, puedes ayudar a impedir su difusión denunciándolo en la plataforma de redes sociales.

¿Qué es COVAX?

COVAX es un esfuerzo global comprometido con el desarrollo, la producción y la distribución equitativa de vacunas en todo el mundo. Ningún país estará a salvo de la COVID-19 hasta que todos los países estén protegidos.

En el mecanismo COVAX participan 190 países y territorios, lo cual supone más del 90% de la población mundial. Colaborando con la CEPI, GAVI, la OMS y otros aliados, UNICEF dirige las labores de adquisición y suministro de las vacunas contra la COVID-19 en nombre de COVAX.

Más información sobre COVAX.

Este artículo se actualización por uúltima vez el 25 de febrebro del 2022. Se seguirá actualizando para reflejar la información más reciente.