Declaración conjunta de UNICEF, la OMS, UNFPA y UNRWA sobre las mujeres y los recién nacidos, las víctimas más castigadas del conflicto de Gaza

03 Noviembre 2023

Jerusalén Este/Ginebra/Nueva York, 3 de noviembre de 2023 - Las mujeres, los niños y los recién nacidos de Gaza están soportando de manera desproporcionada las consecuencias de la escalada de las hostilidades en el Territorio Palestino Ocupado, tanto en términos de víctimas mortales como de un acceso limitado a los servicios de salud, según advierten el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la Agencia de Naciones Unidas para la población refugiada de Palestina en Oriente Próximo(UNRWA), el Fondo de Población de las Naciones Unidas, responsable de la salud sexual y reproductiva (UNFPA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según datos del Ministerio de Sanidad, hasta el 3 de noviembre han muerto en la Franja de Gaza 2.326 mujeres y 3.760 niñas y niños —lo que supone el 67% del total de víctimas mortales— mientras otros miles han resultado heridos. Esto significa que cada día mueren o resultan heridos 420 niñas y niños, algunos de ellos de pocos meses de edad.

Los bombardeos, las instalaciones sanitarias dañadas o inoperativas, los desplazamientos masivos de población, el colapso en el suministro de agua y electricidad, así como el acceso limitado a alimentos y medicinas, están perturbando gravemente los servicios de salud materna, neonatal e infantil. Se calcula que en Gaza hay 50.000 mujeres embarazadas y que más de 180 dan a luz cada día. Es probable que el 15% de ellas sufran complicaciones durante el embarazo o el parto y que necesiten atención médica adicional.

Estas mujeres no tienen acceso a los servicios obstétricos de urgencia que necesitan para dar a luz en condiciones de seguridad y atender a sus recién nacidos. El cierre de 14 hospitales y 45 centros de atención primaria ha obligado a algunas mujeres a dar a luz en refugios, en sus casas, en la calle entre los escombros o en instalaciones sanitarias saturadas en las que el saneamiento se está deteriorando y el riesgo de infecciones y complicaciones de salud va en aumento. Las instalaciones sanitarias también están en el punto de mira de los ataques. De hecho, el 1 de noviembre fue bombardeado el Hospital Al Hilo, una maternidad de vital importancia.

Se prevé que la mortalidad materna siga aumentando debido a la falta de acceso a una atención adecuada. El coste psicológico de las hostilidades también tiene consecuencias directas —y a veces mortales— en la salud reproductiva, tales como el aumento de abortos espontáneos, bebés nacidos muertos y partos prematuros causados por el estrés.

Antes de la escalada, las tasas de desnutrición entre las mujeres embarazadas eran ya elevadas, lo que afectaba a la supervivencia y el desarrollo de los niños y niñas. El empeoramiento del acceso a los alimentos y al agua hace que las madres tengan dificultades para alimentar y cuidar a sus familias, lo que aumenta el riesgo de desnutrición, enfermedad y muerte.

La vida de los recién nacidos también pende de un hilo. Si los hospitales se quedan sin combustible, las vidas de unos 130 bebés prematuros que dependen de los servicios de neonatología y cuidados intensivos correrán peligro, ya que las incubadoras y otros dispositivos médicos dejarán de funcionar.

Contactos de prensa

Ricardo Pires
Espsecialista de comunicación
UNICEF
Teléfono: +1 (917) 631-1226
Correo electrónico: rpires@unicef.org
Kurtis Cooper
UNICEF Nueva York
Teléfono: +1 917 476 1435
Correo electrónico: kacooper@unicef.org

Acerca de UNICEF

UNICEF trabaja en algunos de los lugares más difíciles para llegar a los niños y niñas más desfavorecidos del mundo. En 190 países y territorios, trabajamos para cada infancia, en todas partes, para construir un mundo mejor para todos.

Sigue a UNICEF en TwitterFacebookInstagram y YouTube.