“Recuerden que después del invierno siempre llega la primavera”

Conversamos con Juan Carlos Bodoque sobre su participación en la serie “Cuarentena 31” y su vida durante la pandemia

UNICEF
Bodoque cumpleaños
UNICEF/31 Minutos
21 Julio 2020

Juan Carlos Bodoque, periodista estrella de 31 Minutos y mejor amigo de Tulio Triviño, es el protagonista de la serie “Cuarentena 31”, una producción conjunta entre UNICEF y 31 Minutos que busca acompañar a las familias durante la pandemia y compartir información sobre aquellas situaciones que han afectado la vida cotidiana durante este tiempo, como el distanciamiento físico, el confinamiento, el estudio en casa o los efectos de una pandemia.

Bodoque, ampliamente conocido por su nota verde en 31 Minutos, nos cuenta cómo está viviendo la pandemia: le ha costado el encierro que implica la cuarentena, volvió a estudiar y tampoco le ha sido fácil hacerlo desde casa, ni mantener una alimentación equilibrada. Sin embargo, conserva su optimismo y buen ánimo, invitando a los niños y niñas a seguir adelante: “Que estén tranquilos, que le busquen el lado bueno al asunto, que aprendan cosas y desarrollen sus intereses”.

Nos dice que le gusta tener muchas amigas conejas, la vida relajada y salir a reportear fuera de la ciudad “de vez en cuando”, algo que no ha podido hacer por la pandemia. Confiesa que uno de sus vicios es apostarle al caballo “Tormenta China”, su caballo favorito, pero que la suerte no lo acompaña.

Cuéntanos, ¿cómo te sientes de ser el protagonista de la serie “Cuarentena 31”?

En general el protagonismo se lo lleva Tulio, pero esta vez no respondió los WhatsApp y aproveché la oportunidad. Me siento muy cómodo. Tanto, que no descarto tener mi propio programa, junto al Tío Horacio y a la Morsa que da consejos.

¿Qué es lo más te ha costado durante la cuarentena?

Quedarme encerrado. Soy un espíritu libre, necesito escapar de mí mismo todo el rato y ahora es imposible. También me ha costado mantener una dieta balanceada. Pero a punta de sopaipillas, delivery, bebidas cola y zanahorias he logrado un equilibrado equilibrio.

Un consejo de Bodoque para los niños y niñas: “…Que conversen con quienes tienen al lado. Que lean, vean películas, cocinen, tejan, armen puzzles y sigan en contacto con sus amigos de siempre”.

Cuéntanos, ¿cómo te mantienes en contacto con tus amigos y amigas? ¿Es posible seguir teniendo amigos?

Justo antes de que comenzara la cuarentena entré al colegio para terminarlo. Era una deuda que tenía pendiente y se me estaba olvidando sumar, restar y leer. Las clases han sido on line y ahí, gracias a mis encantos, me he convertido en el chico más popular del curso. Mi rendimiento no ha sido el mejor, pero mi súper amiga Corcheteris, perdón, Corchetis, me está ayudando con las tareas.

¿Te ha costado mucho estudiar desde la casa?

Diría que primero me está costando levantarme, luego prender el computador, después entrar a la clase y por último poner atención. Aparte de eso, todo bien

Bodoque y Corchetis
UNICEF/31 Minutos
Bodoque estudiando
UNICEF/31 Minutos

¿Cuáles son tus principales miedos durante esta pandemia?

Son muchos. A enfermarme, a que se enfermen mis amigos y familiares, a quedarme sin trabajo, a que el trabajo se quede sin mí, a que cuando esto acabe ya no estén la calle, las carreras de caballos, los árboles, el teleférico… ¿Sigo?

En uno de los capítulos cuentas que celebraste tu cumpleaños, ¿cómo fue esa celebración?

Muy privada. Privada de música fuerte, de amigos desordenando mi departamento, de mi habitual lanzamiento a la torta, de la carrera de globos, de la piñata de porcelana, en fin… Pero todas maneras mis amigos me prepararon una sorpresa que me emocionó mucho.

¿Qué consejos le darías a los niños y niñas para que puedan vivir mejor este período?

Que estén tranquilos, que le busquen el lado bueno al asunto, que aprendan cosas y desarrollen sus intereses. Que conversen con quienes tienen al lado. Que lean, vean películas, cocinen, tejan, armen puzzles y sigan en contacto con sus amigos de siempre. Recuerden que después del invierno siempre llega la primavera.

UNICEF