“Los niños con necesidades especiales son más propensos a perder el contacto con el establecimiento"

Catalina Santa Cruz del Centro de Justicia Educacional explica resultados del estudio sobre el impacto de la pandemia en el bienestar de los niños y niñas con necesidades educativas especiales

UNICEF Chile
Escuelas vacías por la pandemia del COVID
UNICEF Chile
15 Julio 2021

El cierre de las escuelas y colegios, producto de la pandemia, no solo ha tenido efectos en el aprendizaje de los niños, niñas y adolescentes, sino que también ha impactado su bienestar socioemocional y su salud mental.

El Centro de Justicia Educacional de la Universidad Católica realizó un estudio para explorar sobre el bienestar de los niños, niñas y sus familias en pandemia, con énfasis en los niños, niñas y adolescentes que presentan necesidades educativas especiales.

UNICEF, en conjunto con la Fundación Mis Talentos, organizó el conversatorio “Aprendizaje y educación remota para niños, niñas y adolescentes con necesidades educativas especiales” para dar a conocer los principales resultados del estudio del Centro de Justicia Educacional y compartir la experiencia de dos establecimientos educacionales en esta materia.  

UNICEF Chile

Conversamos con Catalina Santa Cruz, investigadora asociada del Centro de Justicia Educacional, profesional a cargo del estudio, para abordar los principales resultados de la investigación y conocer el impacto que ha tenido la pandemia en los niños, niñas y adolescentes con necesidades educativas especiales. En este sentido reconoce que 2020 fue un año especialmente difícil para el aprendizaje y bienestar socioemocional. “El estudio que llevamos a cabo indica que presentan altos índices de conductas y emociones asociadas a problemas como ansiedad, retraimiento y depresión”.

Catalina explica que se entiende por necesidades educativas especiales: “es un concepto amplio que incluye la diferencia existente en cuanto a condiciones físicas, intelectuales, sociales, emocionales y lingüísticas. Es decir, se incluye a niños con algún tipo y grado de discapacidad, como se reconoce en el Decreto 170 de la legislación chilena, pero también a aquellos que, por tener condiciones de vida, culturales, étnicas, socioeconómicas o geográficas presentan características que hacen distintivas sus trayectorias de aprendizaje”.

Agrega que las necesidades educativas especiales se refieren a una condición, temporal o permanente, “que implica un acompañamiento pedagógico personalizado” para que la persona pueda desarrollarse a cabalidad.

De acuerdo al estudio realizado, ¿qué impactos ha tenido la educación remota en los niños y niñas con necesidades educativas especiales?

Primero, es importante señalar que el estudio y sus resultados no son representativos de la población nacional. Sin embargo, por su carácter exploratorio nos iluminan sobre aquello que puede estar ocurriendo tanto en los hogares, como en los procesos de aprendizaje y bienestar socioemocional de los alumnos que presentan necesidades educativas especiales.

Dicho lo anterior, los resultados del estudio nos muestran que, para los niños con necesidades educativas especiales, el año 2020 fue especialmente difícil en términos educativo. En concreto, el 64% de los padres de alumnos con necesidades educativas especiales versus un 40% de los apoderados de estudiantes sin necesidades, consideraban que este periodo representaba una alta dificultad en el aprendizaje para sus hijos.

“Los resultados del estudio nos muestran que para los niños con necesidades educativas especiales, el año 2020 fue especialmente difícil en términos educativo. En concreto, el 64% de los padres de alumnos con necesidades educativas especiales vs. un 40% de los apoderados de estudiantes sin necesidades, consideraban que este periodo representaba una alta dificultad en el aprendizaje para sus hijos”.

 

¿Como ve la respuesta que han tenido las escuelas/colegios para este grupo de niños y niñas?

 Creo que cada comunidad escolar ha hecho lo posible por tener contacto y dar continuidad a los aprendizajes de sus alumnos. Lamentablemente y considerando la definición amplia de necesidades educativas especiales, todos aquellos niños que presentan una necesidad educativa especial son los que están más propensos a perder el contacto con el establecimiento, a no contar con la tecnología o recursos necesarios para poder continuar con sus procesos de aprendizajes y a necesitar apoyo extra de un adulto para poder realizar las actividades académicas.

¿Qué tipo de apoyo requieren los niños y niñas con necesidades educativas especiales en su proceso educativo?

En el caso de los alumnos con necesidades educativas especiales que asisten a escuelas especiales o escuelas con Programa de Integración Escolar (PIE), en tiempos “normales”, reciben una serie de complementos educacionales dados por profesionales especialistas, como fonoaudiólogos(as), psicopedagogos(as), psicólogos(as), educadores(as) diferenciales, kinesiólogos(as) y terapeutas ocupacionales, entre otros. Aún, cuando en ocasiones estos apoyos sí se han dado, hay muchos casos en los que no ha ocurrido. Hay que tomar en cuenta que gran parte de los apoyos son terapias que deben realizarse de forma presencial o que exigen que haya un adulto que medie lo que ocurre de forma no presencial. Por lo tanto, si estos alumnos presentaban antes de la pandemia una desventaja en cuanto a sus procesos de aprendizajes, físicos o socioemocionales, estos probablemente se verán exacerbados por la falta de apoyos pedagógicos y terapias complementarias.

En el ámbito socioemocional ¿Cómo ha impactado la pandemia a los niños y niñas con necesidades educativas especiales y a sus familias?

Los niños, niñas y adolescentes con necesidades educativas especiales se han visto muy afectados en su bienestar emocional producto de la pandemia. El estudio que llevamos a cabo indica que presentan altos índices de conductas y emociones asociadas a problemas como ansiedad, retraimiento y depresión. Estos resultados son especialmente preocupantes en los niños en edad preescolar quienes, en proporción, son los que se han visto más afectados durante este periodo.

También es interesante mirar el fenómeno que ocurre con sus familias. Los apoderados que respondieron nuestra encuesta manifestaron sentir cansancio, preocupación y angustia como sus tres emociones principales, siendo las mismas tanto para aquellos padres de alumnos con y sin necesidades educativas especiales. Ahora, el estudio también incluyó emociones positivas, mostrándonos que un 28% versus un 21% y un 23% versus un 17% de los padres de alumnos con necesidades educativas especiales versus los de alumnos sin necesidades educativas especiales, manifestaron haber sentido esperanza y alegría, respectivamente.

“Los niños, niñas y adolescentes con necesidades educativas especiales se han visto muy afectados en su bienestar emocional producto de la pandemia. El estudio que llevamos a cabo indica que presentan altos índices de conductas y emociones asociadas a problemas como ansiedad, retraimiento y depresión”.

¿Qué estrategias han visto/conocido que puedan ayudar a las familias para acompañar a niños y niñas con necesidades educativas especiales en el aprendizaje?

Dado que para los tiempos relativos en los que se desarrollan las investigaciones en ciencias sociales, aún no contamos con un corpus que nos permita entender y aconsejar basados totalmente en evidencia. Sin embargo, hay algunas estrategias que se han propuesto y que resultan pertinentes para este tipo de situaciones. En primer lugar, está la comunicación, contención y sensibilidad para poder pesquisar especialmente problemáticas socioemocionales. Sabemos que la prevención y tratamiento oportuno en esta área es fundamental para evitar trastornos graves.

En segundo lugar, no olvidar a los cuidadores o responsables de los alumnos con necesidades educativas especiales. Los cuidadores son personas que viven bajo mayores parámetros de presión y, sumado al estrés propio de la pandemia, es probable que su salud mental esté en riesgo y, además, el ambiente familiar se vea afectado en su totalidad por eso.

¿Qué desafíos ve para las comunidades educativas mientras dure la educación a distancia?

Los desafíos son innumerables, especialmente porque cada alumno es un mundo, con características, necesidades y condiciones particulares que, al no verse en la cotidianidad de la escuela, se pueden pasar por alto o son extremadamente difíciles de abordar. Aún así, creo que el desafío de cada comunidad es, en primer lugar, tener contacto con todos sus miembros, el contacto, la comunicación y la información corresponde al primer paso para tomar decisiones y crear soluciones.

Segundo, creo que tenemos que ver el problema con perspectiva. Estamos frente a un fenómeno mundial sin precedentes, por supuesto que las necesidades básicas son la prioridad. Ahora, esta situación única en la historia también representa una oportunidad para abordar el aprendizaje de forma creativa, divergente, de colaborar y generar sinergias dentro de las escuelas, pero también entre ellas, con otras instituciones, etc, para generar dinámicas educacionales positivas para todo el sistema educacional.