Teresa programa sus aplicaciones "Nucita" para enseñar gramática, danza y prevenir la violencia

Ganó una de las categorías del "Bootcamp de Programación" de AGETIC y UNICEF

UNICEF Bolivia
educación, equidad de género
UNICEF Bolivia/2022
17 Marzo 2022

Teresa Valentina Vargas Gonzales de 11 años ha participado en el Bootcamp de Programación desarrollado por la Agencia Gubernamental de Gobierno Electrónico (AGETIC) y UNICEF, donde ha creado una aplicación que ayuda a las niñas y niños de primaria a aprender ortografía. Con este proyecto ha logrado ganar el primer premio en un concurso temático y este es solo el comienzo. Ya están listas dos otras aplicaciones de Teresa, mientras tiene muchas ideas brillantes sobre cómo sus habilidades podrían ser de ayuda para solucionar problemas que afectan a su entorno y sociedad.  

Teresa vive en la ciudad de La Paz con sus padres y abuela, y está muy unida a su perrito Nucita, a quien ha hecho el protagonista de sus aplicaciones. “Escogí llamar a mis aplicaciones Nucita porque creo que a un niño le gustaría mucho ver a un perrito que le enseñe”, explica Teresa. Ella recuerda que Nucita llegó a su hogar durante la pandemia, que siempre estuvo a su lado cuando casi toda su familia cayó enferma, y es muy cariñosa. 

Actualmente Teresa tiene tres aplicaciones: “Aprendiendo ortografía con Nucita”, “Aprendiendo el folklore con Nucita” y “Luchando contra el hambre con Nucita”.  “Pienso hacer más”.  - confiesa la joven programadora que sueña en construir “un mundo de Nucita” ayudando a la niñez boliviana en diferentes ámbitos.

En el Bootcamp de Programación apoyado por UNICEF a las niñas se les enseña la innovación social junto con tecnología, aprenden a idear, construir y proponer. Muchas de las participantes tienen ideas creativas,  y adquieren las habilidades para hacer estas ideas realidad. A Teresa, por ejemplo, le gustaría aliviar el grave problema del acoso contra las mujeres y piensa en crear una aplicación de apoyo psicológico para ellas. “Quiero decirles que no están solas”, destaca ella.

Dayana, madre de Teresa, confiesa que en el pasado ella misma había sufrido el acoso y prometió hacer lo posible para que su hija no pasara por lo mismo: “Entonces he decidido hacerla fuerte, resiliente, empática, poderosa, empoderada”. El padre de Teresa, Javier también estimula a su hija: “Más niñas y  mujeres están optando por el tema de las ciencias exactas y eso es lo que yo siempre recalco a mi hija. Le digo que ella puede hacerlo”. 

La tutora del Bootcamp, Angélica Quispe, subraya la importancia de los proyectos dedicados a las tecnologías para a las niñas y las adolescentes en Bolivia. Según ella, en condiciones de la brecha digital y del género es imprescindible atraer a las chicas en las profesiones y hobbies tradicionalmente considerados “de hombre”.

Teresa muestra desde su propia experiencia los beneficios que pueden aportar las niñas y las adolescentes mujeres cuándo están incluidas. “Nosotras, las mujeres tenemos el mismo potencial para programar que los hombres y podemos llegar muy lejos”, - está convencida la joven programadora. 

“Nosotras, las mujeres tenemos el mismo potencial para programar que los hombres y podemos llegar muy lejos”. 

Teresa Valentina Vargas Gonzales
UNICEF Bolivia/2022