Génesis, la ajedrecista que inspira a seguir adelante

Génesis asiste a las clases de ajedrez que ofrece la Alcaldía de San Marcos con el apoyo de UNICEF, para niñas, niños y adolescentes no videntes

Rosarlin Hernández
Génesis junto a su entrenador de ajedrez
UNICEF/Leiva

07 Diciembre 2019

Desde hace dos años Génesis asiste a las clases de ajedrez que ofrece la Alcaldía de San Marcos con el apoyo de UNICEF, para niñas, niños y adolescentes no videntes. Su determinación por aprender las reglas de este juego la ha convertido en un icono de superación para otros niños y niñas con capacidades especiales.

San Marcos, 9 de julio de 2019. Mientras su padre y sus hermanos jugaban ajedrez, Génesis, de 13 años, preguntaba todo sobre el juego. Le llamaba la atención el desafío que supone mover cada pieza. Ahora, tiene la oportunidad de vivir ese desafío todos los sábados por la mañana durante las clases de ajedrez que ofrece la Alcaldía de San Marcos para niñas, niños y adolescentes no videntes.

"Jugar ajedrez me abre el pensamiento, me ayuda a ganar conocimiento en clases y me ha dado nuevas destrezas. Creo que el ajedrez y la escuela se unen cuando ejercito mi memoria", sostiene la niña.

.
UNICEF/Leiva

San Marcos se encuentra en la lista de los municipios con más violencia en el país y aquí UNICEF, junto con socios locales y ONG, implementa la estrategia de prevención de violencia a nivel local. Uno de sus propósitos es lograr que niñas, niños y adolescentes como Génesis tengan la oportunidad de vivir en comunidades seguras e incluyentes dispuestas a invertir en la promoción del juego, la recreación y la cultura para la infancia.

UNICEF considera prioritario que las niñas y niños con discapacidad tengan acceso a servicios de calidad en educación, salud, protección, entre otros, según sus necesidades específicas de manera que puedan desarrollar sus habilidades y cumplir sus sueños. Las niñas y niños con discapacidad tienen mucho que contribuir a la sociedad, y una educación inclusiva es la clave para liberar ese potencial.

Génesis es una de muchas niñas con necesidades de protección que vive en el municipio de San Marcos, y que recibe una beca para continuar con sus estudios.

.
UNICEF/Leiva

Jenny López, mamá de Génesis, asegura que desde que su hija inició las clases de ajedrez ha notado cambios positivos: "ella es una alumna aplicada y los profesores han visto su evolución en clases, ver su gran deseo por aprender cada día cosas nuevas nos impulsa a apoyarla".

Para el entrenador, Marlon Vásquez practicar ajedrez prepara a los jugadores para calcular situaciones de la vida diaria: "Comienzan a prever los problemas e incluso anticiparse a una solución, buscan más de una forma para dar respuesta y eso ayuda a reducir estrés y a sacar preocupaciones a través del juego. A la vez que juegan su intelecto es ejercitado".

.
UNICEF/Leiva

"(Génesis) es una niña pionera que ha participado en torneos de la federación y siempre ha proyectado una imagen de superación, positivismo, alegría, de querer ganar y ser una jugadora de alto nivel, es inspiradora su actitud", dice el entrenador.

Génesis sintetiza su sueño en una sola frase: "Jugar con contrincantes que tengan capacidades especiales y motivarlos a seguir adelante".

Más de 70 niñas, niños y adolescentes con discapacidad del municipio de San Marcos asisten semanalmente a practicar una o varias de las nueve disciplinas deportivas que se imparten en los siete centros recreativos seguros y equipados que reciben el apoyo de UNICEF. 

 UNICEF promueve el deporte y los juegos porque constituyen elementos vitales en la salud, la felicidad y el bienestar de las niñas, niños y adolescentes. El Deporte para el Desarrollo ayuda a luchar contra la discriminación y la exclusión de niños y niñas con discapacidad. La participación de los niños, niñas y adolescentes en actividades recreativas estructuradas contribuye a su desarrollo físico y psicosocial, además aprenden valores fundamentales y adquieren habilidades para la vida como disciplina, trabajo en equipo, y respeto hacia los otros.