“En la superficie de las manos portamos un gran número de virus, bacterias y hongos”.

En el Día Mundial de Manos te invitamos a conocer más sobre la importancia de lavar las manos con agua y jabón.

UNICEF
Niños se lavan las manos
UNICEF Chile
15 Octubre 2020

El 15 de octubre se celebra el Día Mundial del Lavado de Manos, fecha especialmente importante este año debido a la pandemia. Para entender la importancia que tiene el lavado de manos en este contexto, conversamos con la doctora Francisca Salas, pediatra, especialista en adolescencia, y Encargada del Programa de Adolescentes y Jóvenes del ministerio de Salud; y con el doctor Fernando González, pediatra y salubrista, Encargado del Programa de Infancia del Departamento Ciclo Vital del ministerio de Salud. Ambos nos entregan recomendaciones sobre cómo lavar nuestras manos de manera efectiva y los beneficios que tiene esta práctica sobre nuestra salud, sobre todo para evitar el contagio del coronavirus.

¿Por qué es importante lavarse las manos, sobre todo en el contexto de la pandemia?

Uno de los mecanismos de transmisión de las enfermedades infecto-contagiosos es el contacto directo. La parte del cuerpo que más utilizamos para poder interactuar con el mundo y con otros son las manos. En la superficie de las manos, de manera invisible, portamos un gran número de microorganismos, que incluyen virus, bacterias y hongos. Estos son transmitidos al ponernos en contacto con alguien enfermo o portador, lo que puede llevar a contraer enfermedades como el coronavirus, pero también otras enfermedades respiratorias como el virus respiratorio sincicial y digestivas como la hepatitis, cólera, fiebre tifoidea entre otras. 

Para disminuir tanto el propio contagio, como contagiar a otros por este mecanismo, la principal medida es realizar un adecuado lavado de manos, antes y después de entrar en contacto con el resto de las personas.

¿Qué enfermedades se pueden evitar con el lavado frecuente de manos?

Con el lavado de manos, frecuente y efectivo, se pueden evitar todas aquellas enfermedades que se contagian por contacto directo, ya sean respiratorias (ej: coronavirus, influenza, virus respiratorio sincicial), pero también enfermedades digestivas (ej: diarrea, hepatitis, rotavirus) y de piel y mucosas (ej: impétigo, conjuntivitis).  

Se dice que lavarse las manos puede ser tan efectivo como una vacuna, ¿nos podría explicar por qué?

Lavarse las manos puede ser tan efectivo como una vacuna porque ambas son medidas preventivas que llevan a evitar el contagio de una enfermedad. En el caso del lavado de manos, esta es una estrategia de barrera, porque previene la portación de microorganismos patógenos, así como su transmisión a personas sanas. En el caso de las vacunas, estas actúan mejorando las defensas específicas frente a la exposición a algunos de ellos, atenuando la respuesta, o bien frenando el desarrollo de la enfermedad.

De todas maneras, el lavado de manos es la medida más antigua, sencilla y costo-efectiva para prevenir el contagio de enfermedades y su descubrimiento se produjo en la primera mitad del siglo XIX.

¿Cómo y durante cuánto tiempo se deben lavar las manos para asegurar que queden limpias?

Las manos deben lavarse con agua y jabón, por un tiempo que no debiera ser inferior a los 20 segundos y limpiando tanto las palmas como los dorsos, entre medio de los dedos y las uñas.

¿Cuándo debemos lavar las manos?

Se debe hacer antes y después de comer o beber, cuidar a alguien que esté enfermo, curar una herida, y cualquier situación en que se pone en contacto con otra persona (independiente de si está sana o enferma).

Se debe poner especial atención al lavado de manos después de toser, estornudar o sonarse, de tocar animales, alimentos o excrementos de animales, cambiar pañales o limpiar a un niño o niña que haya ido al baño, tocar dinero, manipular basura, o de curar una herida, o estar en contacto con una infección mucocutánea.

También antes, durante y después de preparar alimentos.

Además de lo anterior, durante la pandemia del COVID-19, también se debería limpiar las manos después de estar en un lugar público y tocar algún artículo o superficie que otras personas podrían tocar frecuentemente como las manillas de puertas, mesas, surtidores de bencina, carritos de compras, pantallas o dispositivos de pago, dinero etc. Y siempre, antes de tocarse los ojos, la nariz o la boca.

¿Da lo mismo usar cualquier jabón para lavar las manos o hay alguno mejor que otro?

El jabón que vamos a usar depende de las actividades a realizar. Para uso habitual se recomienda cualquier jabón de uso doméstico. Para actividades que sean en contextos asistenciales, o se esté en contacto con una persona enferma, se recomienda que el jabón tenga características antisépticas. Ejemplo de ellos son aquellos en base alcohólica (70%) o que contengan clorhexidina.

El alcohol gel es un producto que permite mantener las manos desinfectadas, sin embargo, se recomienda que luego de 5 lavados con alcohol gel, se debe realizar un lavado con agua y jabón.

En caso de que las manos estén visiblemente sucias o tengan secreciones respiratorias u otras, el lavado debe ser con agua y jabón.

 

“Con el lavado de manos, frecuente y efectivo, se pueden evitar todas aquellas enfermedades que se contagian por contacto directo, como las respiratorias, pero también enfermedades digestivas, y de piel y mucosas”.

Si alguien está en su casa, ¿con qué frecuencia o después de qué actividades debe lavar sus manos?

Si alguien está en su casa debe lavarse las manos siempre al llegar, antes de comer, después de haber tomado contacto con cualquier elemento que pueda estar contaminado como basura, tierra, secreciones, cuantas veces sea necesario, antes y después de ir al baño.

Cuándo una persona está fuera de su casa, ¿cuándo debería lavar sus manos o con qué frecuencia?

Si alguien está fuera de la casa debe lavarse las manos cuando tome contacto con algún objeto o superficie que sea de uso común, cuando tome contacto con otra persona, antes de comer algo y especialmente antes de llevarse las manos a la cara, ojos, nariz o boca. El lavado debe realizarse cuantas veces sea necesario, es por eso que es mejor evitar realizar estas acciones.

¿Qué tipo de actividades requieren un lavado de manos más frecuente?

Aquellas actividades que pueden causar contaminación cruzada por ejemplo manipulación de alimentos, manipulación de medicamentos, atención de enfermos, cuidado de lesiones en zonas que puedan ser puerta de entrada para microorganismo: lesiones de piel, mucosas, ojos, ostomías.

¿Cómo podemos enseñar a los niños y niñas a lavar sus manos? ¿Desde qué edad pueden hacerlo solos?

La mejor manera de enseñar es con el ejemplo, desde los primeros años de vida. Por lo tanto, es muy importante que las madres, padres y/o cuidadores/as tomen en cuenta las recomendaciones mencionadas.

El lavado de manos se debe enseñar desde que el niño o la niña toma conciencia de su cuerpo y de la importancia de la higiene personal. Esto ocurre alrededor de los dos años. Desde ese momento madres, padres y/o cuidadores/as deben asistir al niño o niña en el lavado de manos, y luego, supervisar, hasta que la técnica sea la adecuada. Siempre se debe educar con cariño, paciencia y respeto por el proceso de cada niño o niña. Para ellos el lavado de manos puede ser aburrido, o molesto, sin embargo, se debe promover el buen hábito con persistencia, claridad y afecto.

En adolescentes, en general, el lavado de manos es un hábito ya instalado, tanto en sus casas como en los colegios, y que se ha visto especialmente visibilizado en este momento.

Debido a la proliferación de los teléfonos inteligentes con pantalla táctil, es recomendable hacer conciencia en las y los adolescentes, que estos pudieran ser un foco de transmisión de microorganismos ya que su uso se alterna entre las manos y la cara. Dado esto es recomendable mantener limpios estos dispositivos y no olvidar el lavado de manos.