Embarazo, parto y lactancia durante la pandemia por COVID-19

Todos lo que necesitas saber para protegerte y proteger a tu bebé del coronavirus

UNICEF Paraguay
Bebé mamando
UNICEF/UN040523/Kosovo
27 Abril 2020

Embarazo y riesgos por COVID-19

Aunque todavía se están haciendo investigaciones y los datos son limitados, no hay pruebas de que las embarazadas corran mayor riesgo, que la población general, de desarrollar la enfermedad gravemente. Todavía se están investigando las consecuencias de la infección del COVID-19 en las mujeres embarazadas.

Es importante tomar las precauciones para protegerse contra el COVID-19 al igual que toda la población e informar al personal médico sobre eventuales síntomas cómo la tos, fiebre o dificultad para respirar.

¿Cómo protegerse contra el COVID-19?

  • Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón, por lo menos durante 20 segundos.
  • Mantener distancia física de las demás personas y evitar lugares concurridos, cómo el supermercado.
  • Evitar tocarse los ojos, nariz y boca.
  • No compartir bebidas ni cubiertos, esto incluye evitar compartir tereré y mate.
  • Mantener una higiene respiratoria, es decir, cubrirse la nariz y boca con pañuelo desechable al toser o estornudar, o usar la flexura del codo para cubrirse.
  • Informarse a través de fuentes oficiales como el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social, OPS/OMS Paraguay y UNICEF Paraguay.
  • En caso de presentar síntomas cómo fiebre, tos o dificultad para respirar, buscar enseguida asistencia médica. Antes de acudir a un centro médico llamar y seguir las instrucciones de su autoridad médica local.

¿Se puede transmitir el COVID-19 al bebé durante el parto?

Aunque hasta el momento, no se detectó al virus en muestras de líquido amniótico o en la leche materna, se siguen realizando investigaciones para confirmar si una mujer embarazada puede transmitir el virus a su feto o bebé durante el embarazo o en el momento del parto.

¿Qué atención debe tener una mujer durante el embarazo y el parto?

Una atención de calidad antes, durante y después del parto debe ser un derecho garantizado para todas las mujeres incluso cuando se sospeche o se haya confirmado que tiene COVID-19.

El personal de salud debe tomar todas las medidas de precaución para reducir su riesgo de infección y el de otros.

Lactancia y COVID-19

Amamantar es mucho más que nutrición porque involucra la interacción profunda entre la madre y el hijo, con repercusiones en el estado nutricional del niño, en su habilidad de defenderse de infecciones y en su desarrollo. Dar de mamar es la mejor protección que se le puede dar a un niño contra las enfermedades.

Durante los primeros seis meses de vida, los niños deben ser alimentados exclusivamente con leche materna y luego continuar con la lactancia materna hasta los dos años o más, además de recibir otros alimentos recomendados para la edad.

Una mujer con COVID-19 puede amamantar a su bebé teniendo en cuenta las siguientes medidas de precaución:

  • Usar mascarilla o tapabocas.
  • Lavarse las manos antes y después de tocar y alimentar al bebé.
  • Limpiar y desinfectar frecuentemente las superficies con las que entre en contacto.

Si la madre no se siente bien como para amamantar, puede extraerse la leche para que otra persona alimente al bebé, con una taza o una cuchara, siguiendo las medidas de prevención.