Crianza basada en el buentrato

Guía para madres, padres y cuidadores de niños, niñas y adolescentes.

UNICEF México
UNICEF México / Balam-ha Carrillo

Puntos destacados

Criar hijos e hijas da mucho trabajo. Educarlos para que se autocontrolen y comporten adecuadamente es una parte importante de la crianza en todas las culturas. Las madres, los padres y personas cuidadoras guiamos a niños, niñas y adolescentes para que aprendan a distinguir entre lo que está bien y lo que está mal, y sepan cómo manejar sus emociones y conflictos, a fin de favorecer el sentido de responsabilidad y el respeto de las normas sociales y culturales.  

Al poner límites buscamos fundamentalmente que niños, niñas y adolescentes dejen de hacer o aprendan a hacer algo. Nos esforzamos por educarlos, porque queremos lo mejor para ellos. La hora de dormir, la hora del baño, las comidas, las tareas escolares, las salidas u otras actividades son las que suelen aumentar la tensión cuando ocurren de una forma distinta a la que esperamos madres, padres y personas cuidadoras. A pesar de las buenas intenciones, esta tensión puede ir en aumento y presentarse con la siguiente secuencia: hablar-convencer-discutir-gritar-golpear. En muchos casos no es una decisión meditada, sino la consecuencia de la frustración o del enfado de los adultos. Al llegar a la última etapa de esta secuencia, el clima emocional es de desborde, todo parece ser una batalla y no se identifican alternativas para relacionarse sin violencia con los niños y niñas.  

Nuestro contexto cultural suele validar el hecho de pegar o insultar a los niños, niñas y adolescentes como parte del modelo de crianza. Expresiones como «una nalgada a tiempo es necesaria», «te pego por tu propio bien», «a mí me lo hicieron de chico y crecí bien» o «la letra con sangre entra» señalan la naturalización del maltrato y las humillaciones como forma de relacionarse, al tiempo que desconocen las consecuencias físicas, psicológicas y sociales de la violencia en la vida de las personas. De esta manera, la violencia se normaliza y se coloca en un lugar invisible.  

Cambiar estas prácticas implica un gran desafío y un cambio cultural profundo debe iniciarse al interior de cada persona y de cada familia. 

UNICEF México
Autor
UNICEF
Fecha de publicación
Idiomas
Español

Descargar

(PDF, 13,11 MB)