UNICEF cumple 75 años y ahora es el escudo de los más vulnerables frente al COVID-19

Recibió el reconocimiento de autoridades, cooperación internacional, y organizaciones sociales

UNICEF Bolivia
14 Diciembre 2021

La cooperación internacional, representantes de organizaciones defensoras de los derechos humanos, organizaciones vecinales, de mujeres, niños y adolescentes, y autoridades de gobierno y municipales, festejaron el 75 aniversario del UNICEF, organismo del cual destacaron que su forma de trabajo lo ha convertido en el escudo de niñas, niños, adolescentes (NNA) y mujeres frente al COVID-19.

“Nadie estaba preparado para la pandemia, los vecinos y población sufrieron mucho, hemos tenido a UNICEF de parte nuestra, apoyó con material de bio seguridad, brigadas de vacunación; lo hemos tenido como un escudo a UNICEF”, describió Germán Apaza líder vecinal y presidente de la urbanización Villa Mercedes del Distrito 8 de El Alto, zona Senkata. “UNICEF tiene un lugar especial en nuestro corazón y en el de los médicos (que trabajan en los centros de salud del Distrito 8)”, añadió.  Apaza dio este mensaje en el evento de homenaje por el 75 aniversario de UNICEF realizado la noche del viernes 10 en el Auditorio de la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP).

Susana Sottoli, Coordinadora Residente de las Naciones Unidas en Bolivia añadió que la pandemia del COVID-19 es la mayor amenaza para que la infancia, niñez y adolescencia ejerzan su derecho a la salud, la educación y la protección. “Ahora y en los años venideros, es fundamental crear un mundo en el que se cumplan plenamente los derechos de la infancia, y en el que se brinden oportunidades a todos los niños y niñas. Se trata de una empresa ambiciosa que depende de la creación y el fortalecimiento de asociaciones con los gobiernos, la sociedad civil, los organismos hermanos de las Naciones Unidas y las empresas”, complementó. Afirmó que los niños, niñas, adolescentes (NNA) y jóvenes no son solo una voz y beneficiarios: “Son participantes integrales en la definición y aplicación de soluciones. Su fuerza, creatividad y valor nos dan esperanza. Trabajando con ellos, podemos responder a la pandemia y recuperarnos de ella de forma equitativa, y reimaginar un futuro mejor para todos los niños”.

El Representante de UNICEF en Bolivia, Rafael Ramirez, complementó: “Solo el trabajo conjunto del Estado boliviano, la comunidad internacional, el sector privado, la sociedad y las familias permitirá reimaginar e implementar una nueva normalidad, donde NNA  estén en el centro de las decisiones, desarrollen su máximo potencial, tengan las mismas oportunidades y se sientan protegidos y felices”. Añadió que hay prioridades de corto plazo: “Aprendizaje a distancia para salvar futuros, inmunización para salvar vidas, agua para salvar comunidades y salud mental para salvar familias”. Ramirez explicó que si bien alegra cumplir más años, idealmente el objetivo de UNICEF debe ser que algún día esta organización ya no sea necesaria, “mientras tanto aquí estamos”, complementó.

UNICEF en Bolivia

El Representante de UNICEF recordó el organismo cumplió cuatro etapas en Bolivia. En la primera trabajó en la supervivencia infantil, siendo la prioridad lograr la salud de la niñez a través de la inmunización y nutrición. La segunda, se enfocó en el desarrollo integral de NNA, “introduciendo educación, protección, acceso a agua y saneamiento”. La tercera etapa abordó el reconocimiento, implementación y ejercicio de los derechos de NNA una vez que en 1989 se adoptó la Convención sobre los Derechos del Niño y que Bolivia la ratificó en 1990; para ello se profundizaron las actividades en educación, educación intercultural bilingüe, protección, procedimientos y tratamiento de menores de edad en conflicto con la ley, salud y derecho a la identidad.

“La cuarta etapa se desarrolló  con la atención a la prevención del COVID-19 y sus secuelas, “esto nos demandó cambiar objetivos, prioridades y estrategias”, precisó Ramirez. UNICEF proveyó insumos de bioseguridad, cadenas de frío, educación a distancia, preparación de maestros. Por lo citado, la cantidad de beneficiarios se estima en cientos de miles dado el apoyo  a centros de salud, continuidad de vacunaciones rutinarias y contra el COVID-19 en el marco de la iniciativa COVAX, o en protección con casi 50 mil llamadas de atención psicosocial brindada a través de la línea gratuita Familia Segura 800-11-30-40.

“Solo el trabajo conjunto del Estado boliviano, la comunidad internacional, el sector privado, la sociedad y las familias permitirá reimaginar e implementar una nueva normalidad, donde niñas, niños y adolescentes  estén en el centro de las decisiones, desarrollen su máximo potencial, tengan las mismas oportunidades y se sientan protegidos y felices”.

Rafael Ramirez, Representante de UNICEF Bolivia
75 aniversario de UNICEF
UNICEF Bolivia/2021/Chávez

La diferencia esa en la forma de trabajo de UNICEF

Fredrik Uggla, Consejero Jefe de Cooperación de la Embajada de Suecia, país que es un importante socio de UNICEF, dijo: “No queremos cuantificar (monetariamente) el apoyo porque es un trabajo de socios y de compañeros”. Mas bien destacó la forma de trabajo del organismo, “¿Cómo lo hace?”, preguntó y respondió: “Su cercanía a la gente, la integralidad en combinar varios aspectos (agua, acceso, servicios de agua, saneamiento, derechos)”.

La Jefa de la Cooperación de Canadá en Bolivia, Eliane Moser sostuvo que el éxito de UNICEF es  cómo genera solidaridad y consensos en favor de los derechos de la niñez y adolescencia. Recordó como ella en su niñez cuando participaba del Halloween, no solo las niñas y niños canadienses pedían dulces, sino que portaban cajitas con la inscripción UNICEF y recaudaban dinero, que luego las escuelas entregaban al organismo. “Así se generó en mí la noción de solidaridad, de apoyar a todos los niños del mundo, gracias por generar este sentimiento desde la niñez para avanzar en el ejercicio de sus derechos”, expresó. Canadá aporta a la educación, apoya a NNA en situación de conflicto con la ley, servicios de salud, ejercicio de derechos en todos los niveles, empoderamiento para que NNA puedan expresarse y tener espacios para ello, “UNICEF sabe hacer escuchar esas voces”, concluyó Moser.  

La alcaldesa de Cobija, Ana Lucía Reis, dijo que en su región son problemas muy fuertes los embarazos a temprana edad y el cáncer uterino en adolescentes con muertes de mujeres menores a 20 años. La autoridad exhortó a los progenitores a cultivar la crianza con amor, a tener buena comunicación y confianza con sus hijas e hijos. En contraparte destacó el apoyo de UNICEF con “El Punto Joven” un servicio de orientación de salud sexual y reproductiva para adolescentes.      

La embajadora de Buena Voluntad de UNICEF en Bolivia, Desiree Durán, sostuvo que los programas de UNICEF transforman el futuro de NNA  de sus familias y por tanto de la sociedad, “todos nos empeñaríamos en ser parte de UNICEF si conociéramos más sus programas”, expresó a tiempo de agradecer la responsabilidad de ser portavoz de NNA y mujeres con necesidades o  víctimas de violencia.

La donante individual de UNICEF Nancy Perez Jimenez, señaló que ella da su apoyo económico porque es necesario dar igualdad de oportunidad de educación y salud a la niñez. Luego, la adolescente y la participante del programa de Robótica, Ciencia y tecnología para niñas y adolescentes, Eylin Mamani pidió a los NNA que “Sus sueños no se rindan” y que ellos se conviertan en lo que deseen ser.

María Leydi, TikToker cruceña con tres millones de seguidores, señaló que las tecnologías deben estar al servicio del desarrollo de la niñez y adolescencia como ocurrió con un reto de UNICEF para que 200 adolescentes y niños puedan preparar comida saludable.

Gabriela Azurduy, boliviana que en 2002 presidió la Sesión Especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas en Favor de la Infancia, se dirigió a la audiencia afirmando que: “La voz de niños y adolescentes nunca debe callarse, usen sus dones y sean agentes de cambio para dejar un legado y cambiar muchas vidas”. Explicó que la niñez sobrevive en la adultez viviendo con alegría, sinceridad e inocencia.

Finalmente, Sergio Reynaga, joven y líder ambientalista, que en 2019 representó a Bolivia ante Cumbre Juvenil por el Clima organizado por las Naciones Unidas a nombre del Concejo Juvenil por la Madre Tierra, contó que la juventud de todo el planeta está preocupada por la crisis climática, “lo que le pase a la tierra nos afectará de forma dañina. La mayoría de la población de Bolivia es joven y tenemos ahora voz por un planeta más sostenible y próspero. Agradezco a UNICEF y a la cooperación, confían en nosotros y nos permiten ser parte de la solución y no del problema”, concluyó.

La Cámara de Diputados hizo entrega a UNICEF de un merecido reconocimiento al compromiso por la infancia boliviana. UNICEF también hizo lo propio con el grupo folclórico Llajtaymanta por su apoyo comprometido, solidario, sensible y constante al participar en todas sus actividades. Orlando Andia, líder del grupo agradeció el reconocimiento señalando que continuarán brindando su soporte porque tienen alma de niño. Llajtaymanta inició el festejo general con alegría y baile de todos los asistentes.