Historias reales

Introducción

 

Violeta Sanchez - Superando barreras

VIOLETA  SANCHEZ- Superando barreras
© UNICEF/Vnza2010

    Todos los niños, niñas y adolescentes tienen derecho, en igual de condiciones, al acceso a una educación de calidad, servicios de salud amigables, información, recreación, justicia y a un entorno seguro, protector y estimulante, para que puedan desarrollar habilidades que les permitan crecer y enfrentar los desafíos que se les presentan en la vida.

     Tener un impedimento físico o mental no debería significar para ninguna persona un obstáculo que limite el goce de todos sus derechos, ni su participación plena y efectiva en la sociedad. No obstante, las personas con discapacidad siguen encontrando barreras y muchas veces sus derechos resultan vulnerados.

     Violeta Sánchez es una joven 22 años que desde los 11 ha tenido que estar en una silla de rueda a causa de una enfermedad degenerativa. Según esta joven “cambiar las perspectivas de las circunstancias difíciles” y sobrellevar su vida en una silla de ruedas han sido algunos de sus mayores logros.

     Violeta asegura que durante su adolescencia le fue difícil enfrentar y sobrellevar su enfermedad, pero que el apoyo que recibió de sus familiares y amigos le fue crucial para incentivase y salir adelante.

     Pese a su discapacidad, Violeta nunca se alejó  de los estudios, “nunca me rendí, seguí llevando una vida normal y esto me permitió romper la barrera del miedo, porque decidí que si no me arriesgaba no ganaría” indica. “El colegio fue muy difícil y más con mi enfermedad, porque los niños a veces suelen ser crueles” comenta esta joven. No obstante, su gran motivación tampoco la ha dejado rendirse y es lo que sin duda también la incentivó a que recientemente pudiese graduarse como periodista.

     La mirada a la persona y a sus potencialidades, más que a cualquier patología o discapacidad, es el reto esencial para todos.  “Las personas con discapacidad somos personas normales, simplemente tenemos necesidades especiales” señala esta joven que ha sabido cultivar lo mejor de sí misma y que sus  deseos por llevar una vida plena y significativa la han impulsado a alcanzar sus metas. “Vean siempre el lado positivo de los problemas, porque los problemas tienen un lado positivo, que es el aprendizaje” comenta.

     Violeta además afirma que “siempre tenemos dos opciones: caer o levantarnos. Las situaciones difíciles siempre estarán allí, pero sólo si estamos dispuestos a superarlas y a darles un tinte positivo es que nos ofrecerán la experiencia de superación y crecimiento personal; cuando logramos esto, nos damos cuenta que siempre hay un amor infinito que siempre está allí en cada cosa que hacemos como telón de fondo”.

     En Venezuela, UNICEF busca contribuir con el desarrollo de un entorno protector para todos los niños, niñas y adolescentes, acompañando los esfuerzos nacionales que persiguen darles mayor visibilidad y protagonismo en la toma de decisiones que les afecten directa o indirectamente. UNICEF trabaja además para garantizar el cumplimiento de todos los demás derechos fundamentales de la niñez y la adolescencia, con el fin de asegurar que estos cuenten con oportunidades que hagan posible su desarrollo pleno y positivo. UNICEF va sumando esfuerzos para lograr un país y un mundo que sea adecuado para todos y todas.

 

 
unite for children