Sala de prensa

Boletín Únete

Redes Sociales

Noticias 2017

Comunicados de prensa 2016

Comunicados de prensa 2015

Comunicados de prensa 2014

Comunicados de prensa 2013

Comunicados de prensa 2012

Comunicados de prensa 2011

Comunicados de prensa 2010

Herramientas para comunicadores y periodistas

Campañas

Campaña de lactancia materna

Campaña de lavado de manos

Medios aliados

1' por Mis Derechos

Videos

 

Guía para madres y padres: cómo educar a los hijos promoviendo el derecho al #BuenTrato

 El maltrato infantil se puede prevenir. Para esto es importante que madres y padres conozcan y entiendan los procesos que viven sus hijos, de lo contrario es común interpretar algunas conductas de ellos como falta de cooperación o agresividad.

En Venezuela, aproximadamente 1,6 millones de - adolescentes son víctimas de algún grado y tipo de violencia (psicológica, física o sexual) en el hogar.

UNICEF trabaja para que esta cifra se reduzca y para contribuir a la prevención de la violencia hacia la niñez y la adolescencia. Para ello, presentamos una breve guía para orientar a madres, padres, cuidadores y representantes en la promoción del buen trato dentro del hogar.


#LoQueDebeSaber


 

1. Muchas veces, madres o padres pierden la paciencia porque esperan que sus hijos hagan cosas que aún no son capaces de hacer. Las limitaciones de los niños y niñas no pueden ser motivo de sanción, porque equivocarse y aprender es parte de su desarrollo.


 

2. Los niños y niñas son personas con días buenos y malos, al igual que los adultos; tienen miedos, ganas de llorar, cosas que les gustan más que otras, derecho a discrepar de la opinión de los demás y a equivocarse. En la medida que los adultos reconocen esta condición de sujetos en desarrollo y respetan sus derechos, se puede fomentar su crecimiento y una mejor relación con todas las personas.

3. Un hecho incuestionable es que los niños y las niñas aprenden más y mejor sin castigo físico. Si se les refuerza con gestos o frases cariñosas, realizarán fácilmente los aprendizajes.

 

4. Una de las tareas centrales que tienen los padres en la educación y formación de sus hijos es ponerles límites, es decir, impartir disciplina. Estas normas deben ser claras, de manera que los niños sepan qué conductas están permitidas y cuáles no. Las normas y los límites le dan seguridad a los niños, sin estos se sentirían desorientados y angustiados.

 

5. Mantener una buena comunicación con los hijos es fundamental. Muchas madres y padres piensan que comunicarse es posible solo cuando se pueden intercambiar ideas. Eso no es así, la comunicación es verbal y no verbal. Desde muy pequeños los niños aprenden a interpretar los gestos, tonos de voz y conductas de sus padres. Si a un niño se le trata con cariño siempre, si se le transmite con gestos y palabras lo importante que es para sus padres y familiares, aprenderá que es una persona valiosa y caminará seguro por la vida.

 Por el contrario, si un niño sólo recibe descalificaciones, golpes o indiferencia, se deteriora fuertemente su autoestima porque se siente poco querido e importante para sus padres.

6.Muchos padres piensan, erróneamente, que el castigo es efectivo solo cuando recurren a medios violentos. “Si no haces esto, te voy a pegar”, o “ya sabes lo que te sucederá si no me obedeces”, son frases habituales. Nunca se debe sancionar a un niño por su forma de ser o por hacer algo mal en forma involuntaria. Tampoco es bueno amenazar a un niño con quitarle el afecto, “no te voy a querer más si haces esto”.

 Es fundamental para los adultos, clarificar con los niños y niñas, cuando cometen alguna falta, cuál es la conducta específica que se quiere modificar, y que es posible de ser transformada, y en caso de aplicar un castigo, dejar claro que es por la conducta indeseada efectuada, evitando así que el niño piense que se le castiga a él, por una característica intrínseca.

 

7.Al momento de disciplinar a alguien, se debe tener en cuenta su edad y características del desarrollo. No es lo mismo disciplinar a un niño preescolar, que a un adolescente, ya que presentan características diferentes. 

 

En caso que exista algún tipo de comportamiento inadecuado o una secuencia de faltas graves, se sugiere consultar a un especialista como un psicólogo, quien otorgará las herramientas adecuadas para el adulto, así como para el niño, niña y adolescente.

Todos los niños, niñas y adolescentes deben sentirse seguros y respetados en su hogar

La violencia que se produce dentro de la familia normalmente se ve como algo propio del ámbito
‘privado’, y nadie que no sea miembro de esa familia pretende crear problemas o inmiscuirse en
la vida de los demás. Pero el derecho de las personas al respeto, la dignidad y el bienestar físico
no desaparece detrás de las puertas de sus casas.

El buen trato comienza en casa. Es tarea de todos evitar entornos violentos y poco saludables. Es fundamental comenzar a actuar y poner fin a la violencia en cualquiera de sus formas.


 

 
unite for children