Cuidar a quienes cuidan durante la pandemia por COVID-19

UNICEF entregó 40.000 guantes y 5000 botellas de alcohol en gel para los asistentes personales que atienden las necesidades de más de 2000 niños a través del Sistema Nacional de Cuidados.

UNICEF
Mujer con tapabocas, tomando una botella de alcohol en gel, de un grupo de varias, para meter dentro de caja.
UNICEF/Uruguay/2020/Schneider
21 Abril 2020
UNICEF Uruguay

El 13 de marzo Lilián Umpiérrez estaba viendo la televisión cuando escuchó que se había diagnosticado el primer caso positivo de COVID-19 en Uruguay. Al otro día, oyó que las escuelas y centros educativos cerrarían sus puertas por tiempo indeterminado. Lilián es una de las más de 4000 asistentes personales del Sistema Nacional de Cuidados. El servicio de asistentes personales está dirigido a personas en situación de dependencia severa mayores de 80 años y menores de 30 años, que precisan ayuda para sus actividades de la vida diaria (por ejemplo alimentarse, higienizarse, vestirse, movilizarse, trabajar, estudiar y recrearse, entre otras). En la actualidad , 423 niños y niñas de 0 a 5 años y 1614 de 6 a 14 años cuentan con asistente personal.

Todos los días por la mañana Lilián acompaña a la escuela a Morena, una niña con dificultades motrices. Por la tarde, va al jardín de infantes junto a Santiago, un niño con diversas discapacidades. Su jornada consiste en asistir de manera práctica y emocional a estos niños. Sin embargo, desde que se anunció la pandemia, su rutina se transformó.

Para muchos trabajadores la crisis sanitaria planteó grandes dificultades a la hora de desempeñar sus tareas. Algunos como Lilián, no pudieron ingresar a los hogares a pedido de las familias, aunque mantienen un apoyo remoto de manera telefónica. Otros, continúan su labor, pero deben tomar rigurosas medidas sanitarias, ya que el contacto físico para asistir a estas poblaciones es de suma importancia.

Ante esta situación, UNICEF entregó 40.000 guantes y 5000 botellas de alcohol en gel para todos los asistentes personales del Sistema Nacional de Cuidados, una inciativa pública destinada a atender las necesidades de personas mayores de 65 años en situación de dependencia, niños de 0 a 3 años y personas con discapacidad severa. Actualmente, más de 2000 niños y 3000 adultos son asistidos a través de este servicio esencial.

Cajas apiladas con la marca de "UNICEF".
UNICEF/Uruguay/2020/Schneider
Las cajas contienen insumos sanitarios para brindarles seguridad a los asistentes.
Hombre con tapabocas carga dos cajas con el logo de UNICEF.
UNICEF/Uruguay/2020/Schneider
Christian descarga las primeras cajas con insumos sanitarios.

Durante la entrega, autoridades del Sistema Nacional de Cuidados y asistentes personales trabajaron en equipo para descargar el camión que contenía numerosas cajas de alcohol en gel y guantes. El trabajo en conjunto y el destino de esos insumos, llenaron de alegría a todos los que participaron, entre ellos Lilián, quien además de ser cuidadora es dirigente del Sindicato Único de Asistentes Personales.

“Es súper importante [contar con estos insumos] porque el alcohol en gel y todas las medidas de higiene son sumamente necesarias para los niños, porque trabajamos en el contacto directo con ellos. Entonces diría que es indispensable la donación que hizo UNICEF a las asistentes personales”

Lilián Umpiérrez, asistente personal del Sistema de Cuidados

“El Sistema de Cuidados les cambia la vida a quienes son cuidados y le cambia la vida a quienes cuidan”, afirmó Daniel Radío, secretario nacional de Cuidados desde el cambio de gobierno. “Cuando comenzamos a trabajar recibimos la demanda de parte de los asistentes personales de elementos de seguridad que nosotros pensamos que efectivamente teníamos que satisfacer. Trasladamos esta demanda a UNICEF y la verdad que tuvimos una respuesta rápida y de compromiso con la situación”, agregó Radío.

La determinación de UNICEF de cuidar a quienes cuidan se aceleró en el marco de la pandemia de coronavirus. Con la entrega de material de higiene para los asistentes personales se cumple un doble objetivo: proteger la salud de todos los niños y las niñas y ayudar a las familias a cubrir sus necesidades y cuidar a sus hijos.

La noche anterior a la entrega, Lilián recibió un llamado muy especial. Del otro lado de la línea, la mamá de Santiago le avisaba que, si tomaban las medidas sanitarias necesarias, a partir de la semana entrante podría volver a asistirlo. Lilián no pudo contener la felicidad, esa llamada le devolvía su propósito. “Es importante cuidarnos nosotros porque ellos dependen de nosotros de alguna manera y sus familias también. Nostros somos importantes para los niños y para sus papás también, porque ponen a sus hijos en nuestras manos. Para mí Santiago y Morena son lo máximo, son mis amores”, concluyó la asistente que a partir de la entrega ya cuenta con todos los elementos para el ansiado reencuentro.

Mujer con tapabocas, limpiándose las manos con alcohol en gel.
UNICEF/Uruguay/2020/Schneider
Para Lilián y todos los asistentes personales, usar alcohol en gel y guantes es esencial para poder realizar su trabajo.