Mientras continúa la pandemia del COVID-19, los niños desplazados por la fuerza necesitan más apoyo que nunca

Declaración conjunta de Henrietta Fore, directora ejecutiva de UNICEF, y Filippo Grandi, alto comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados

20 Abril 2020​
Una enfermera le toma la temperatura a una niña en el Líbano. Ambas tienen tapabocas.
UNICEF/Líbano/2020/Choufany

GINEBRA/NUEVA YORK, 20 de abril de 2020 – Millones de niños de todo el mundo han tenido que abandonar sus hogares y traspasar fronteras como consecuencia de los conflictos, la violencia y otras formas de abuso, entre ellos 12,7 millones de refugiados y 1,1 millones de solicitantes de asilo.

“Con la rápida propagación de la pandemia del COVID-19, las necesidades de los niños refugiados son cada vez más graves. Resolver esas necesidades es fundamental para salvaguardar tanto su bienestar actual como su potencial en el futuro.

“Los niños desplazados se encuentran entre las personas con un acceso más limitado a los servicios de prevención, pruebas, tratamiento y otros servicios de apoyo esenciales. Además, es probable que la pandemia y las medidas de contención tengan consecuencias negativas para su seguridad y educación, que ya eran precarias incluso antes del brote de la enfermedad.   

“Ir a la escuela ya era un reto diario o imposible para muchos niños desplazados en todo el mundo. Menos de la mitad de todos los niños refugiados en edad escolar estaban matriculados, y esa cifra se reducía a 1 de cada 4 en la enseñanza secundaria. Ahora es probable que aumente el número de niños desplazados que no asistan a la escuela durante un período prolongado, y puede que algunos no regresen nunca.

“En algunos casos, los niños también carecen de comida o agua limpia debido al cierre de las escuelas. Es probable que aumenten las tasas de abandono, abuso, violencia de género y matrimonio infantil a medida que las familias sufren más dificultades socioeconómicas. Y existe un riesgo creciente de que se produzcan casos de estigmatización y aumenten los prejuicios a medida que el virus y el miedo se propaguen a través de las fronteras.

“La pandemia amenaza con hacer retroceder los avances logrados con tanto esfuerzo en la ampliación del acceso a la protección, la atención de la salud y la educación de los niños refugiados en todo el mundo.

“No podemos permitir que esto suceda. En un momento en que se multiplican las necesidades de apoyo y atención, la respuesta a la pandemia debe incluir compromisos claros con la protección y el bienestar de los niños desplazados por la fuerza.

“En ACNUR y UNICEF estamos comprometidos a tomar más y mejores medidas en esta crisis y en el futuro en favor de los niños refugiados, sus familias y sus comunidades, y en favor de todos aquellos que los acogen.

“Este compromiso está en consonancia con el Plan de Acción Conjunta, una nueva iniciativa que las dos organizaciones pusieron en marcha en enero de 2020 para ampliar el acceso de los niños refugiados a los servicios de protección, educación, agua y saneamiento en un primer grupo de países prioritarios.

“Nos hemos comprometido a trabajar juntos para transformar la calidad de vida de los niños refugiados y sus familias duplicando el número de niños refugiados y repatriados con acceso a la educación; asegurándonos de que puedan acceder a servicios de agua y saneamiento limpios, sostenibles y ecológicamente racionales; abordando las preocupaciones en materia de protección y garantizando servicios de respuesta de calidad y adaptados a los niños; e identificando los obstáculos a la inclusión en los sistemas nacionales.

“ACNUR y UNICEF colaboran en más de 40 países de todo el mundo y estamos trabajando juntos para que se cumplan los compromisos contraídos en favor de los niños que figuran en el marco del Pacto Mundial para los Refugiados. Seguiremos prestando el mejor apoyo posible a todos los niños refugiados durante la pandemia del COVID-19 y en el futuro, e instamos a los gobiernos y a la comunidad internacional a que se unan a nosotros en estos esfuerzos.

“Como todos los niños del mundo, los niños refugiados merecen una oportunidad justa en la vida, y que sus derechos se realicen plenamente. Aunque sus vidas se han perturbado debido a la violencia, el desplazamiento y ahora una pandemia, sus posibilidades de un futuro digno se verán reforzadas si tienen un acceso equitativo al apoyo y los servicios que necesitan”.

Contactos de prensa

Sofía Chans
Prensa y Comunicación
UNICEF Uruguay
Teléfono: 098 949 098
Correo electrónico: schans@unicef.org

Acerca de UNICEF

UNICEF trabaja en algunos de los lugares más difíciles para llegar a los niños más vulnerables del mundo. En 190 países y territorios, trabajamos para cada niño y niña, en todas partes, cada día, para construir un mundo mejor para todos y todas.

Para obtener más información sobre el COVID-19 y orientación sobre cómo proteger a los niños y las familias, visite: www.unicef.org/uruguay/coronavirus

Síganos en TwitterFacebookInstagramLinkedIn y Youtube.