Estamos construyendo un nuevo UNICEF.org.
Durante algún tiempo nuestras páginas estarán en período de transición. Gracias por tu paciencia. Por favor visita nuestro sitio de nuevo para ver las mejoras.

República Democrática del Congo

En la República Democrática del Congo, una comunidad perfora la tierra en busca de agua

© UNICEF video
La perforación manual se utiliza en la provincia de Binza para transformar la salud de una comunidad entera. La República Democrática del Congo es uno de los tres países en el mundo en el que más del 50% por ciento de la población no tiene acceso al agua potable.

 

Por Yves Willemot

En el Día Mundial del Agua, celebramos los notables progresos tendientes a garantizar el acceso a agua potable segura para todos; sin embargo, recordamos a los casi 750 millones de personas que carecen de este servicio esencial. La República Democrática del Congo es uno de los tres países a nivel mundial donde más del 50% de la población no dispone de agua potable segura.


Habitantes de Binza Météo observan mientras ocho hombres perforan la tierra con un taladro manual. Dentro de unas horas, en esta zona deprimida y remota se inaugurará un nuevo pozo, que representa un logro más hacia la buena salud de esta vecindad.

KINSHASA, República Democrática del Congo, 19 de marzo de 2015 – Ningún detalle escapa a Papy Bakambu, que supervisa de cerca a sus trabajadores mientras perforan un pozo en Binza Météo, una zona pobre en los suburbios de Kinshasa.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Democratic Republic of the Congo/2015
Un equipo de trabajadores perforan un pozo, utilizando una tecnología desarrollada en el Chad. Esta tecnología rentable ha llevado agua a zonas remotas y vulnerables de la República Democrática del Congo.

Lo que llama la atención del proyecto de Papy es que el pozo se está perforando a mano, con una técnica desarrollada en el Chad. UNICEF y sus asociados adaptaron esa técnica para utilizarla ampliamente aquí, en la República Democrática del Congo.

El trabajo es arduo. Dos equipos de cuatro hombres cada uno se alternan cada 10 minutos, lo que da a sus músculos un merecido descanso. En apenas pocas horas, el pozo alcanzó 30 metros de profundidad. Papy anuncia: “Todavía faltan unos 10 metros; luego, llegaremos a la capa freática, donde encontraremos agua de excelente calidad”.

Una comunidad responde el llamado

PPapy es el coordinador del Centro de Acción para el Desarrollo de las Comunidades Desfavorecidas. Al igual que él, los habitantes locales observan con interés los avances del trabajo. Al fin y al cabo, ellos mismos respondieron el llamado del Gobierno y UNICEF para formar parte del programa Aldeas Saludables.

En el transcurso de solo un año lograron cumplir las siete etapas del programa, uno de cuyos principales beneficios es garantizar el acceso a agua potable al menos a un 80% de quienes viven en el distrito.

¿Cuáles son las demás etapas para asegurar una buena salud? “El programa también incluye la construcción de letrinas, el tratamiento de la basura doméstica, la limpieza permanente de la zona y la creación de un comité de gestión del programa integrado por residentes”, explica Junie Flégère, que participa en el programa de agua, saneamiento e higiene (WASH) de UNICEF.

El proyecto de Binza Météo no constituye una excepción. Desde 2009, más de 4.000 aldeas de todo el país han sido declaradas saludables, lo que implica que sus habitantes –más de 3 millones de personas– están accediendo a agua potable. Existen planes mucho más ambiciosos. Para 2017, el Gobierno de la República Democrática del Congo y UNICEF se proponen suministrar agua potable a 4 millones de personas.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Democratic Republic of the Congo/2015
Más de la mitad de la población del país no tiene acceso a agua potable mejorada. El programa Aldeas Saludables aborda esa necesidad urgente, y más.

Una solución sencilla e inteligente

Gracias a esta técnica de perforación manual, desde 2009 se han instalado 80 bombas en distritos pobres de Kinshasa.

La perforación manual tiene ventajas. Por ejemplo, es mucho más barata que la mecanizada, según explica Papy. “Por el mismo precio, podemos instalar cuatro veces más bombas y abastecer a 500 personas”, dice.

Otro punto a favor de esta técnica es que permite llegar a lugares remotos y vulnerables. “Pero lo más importante es que la perforación manual algunas veces es la única técnica aplicable en los lugares más inaccesibles, adonde las máquinas no llegan”, dice. En muchos distritos desfavorecidos de Kinshasa, incluso las motocicletas tienen dificultades para transitar, lo que muestra la imposibilidad de utilizar un camión para llevar un taladro mecánico.

Un futuro promisorio

La tasa de acceso de los congoleses a agua potable sigue siendo baja; no obstante, el programa Aldeas Saludables está en camino de producir una verdadera revolución. El Gobierno y UNICEF tienen grandes ambiciones; de hecho, aspiran a que el número de personas que disponga de agua apta para el consumo y que viva en un medio ambiente limpio aumente cada vez más.

Mientras tanto, quienes viven en Binza Météo esperan con ilusión el estreno de la bomba. La perforación concluirá esta noche. Solo quedará pendiente la instalación de la tubería y la terminación del pozo mediante la instalación de la bomba. Se analizará la calidad del agua una última vez antes de que los aldeanos empiecen a consumirla.

Papy no está preocupado. “La calidad del agua será buena”, dice. “Se hizo una perforación suficientemente profunda”.


 

 

Fotografía UNICEF: Agua, saneamiento e higiene

Búsqueda