hero image

Una visión para el futuro: Reflexiones sobre los derechos de la infancia en la era digital

By Pony Ma

Como padre, mi deseo es ver a mi hijo crecer y prosperar, un deseo que comparto con los progenitores de todo el mundo. ¿Cómo pueden nuestros hijos crecer felices y libres de daño y enfermedad? ¿Necesitan aire fresco, agua salubre, un entorno bello, una familia armoniosa, una sociedad que les brinde apoyo o un país rico y fuerte? Creo que necesitan todo esto, y más.
Mi hijo pertenece a una generación cuyos miembros han sido apodados “nativos digitales”. Son la generación más feliz porque pueden acceder rápida, efectiva y convenientemente a la información, y disfrutar la vida como nadie antes.

Mientras tanto, cada vez estamos más conscientes de que son muchos los niños que no pueden ejercer sus derechos. Y estamos viendo que la denegación de los derechos de la infancia cobra un nuevo significado en la era de internet. Independientemente de la región donde viven, de sus recursos económicos y de su condición, los niños tienen derecho a desarrollarse; a participar plenamente en la vida familiar, cultural y social; y a acceder en condiciones de igualdad a la información, la autoexpresión y la educación.

Pero incluso con mejores tecnologías y el aumento de la productividad, la brecha entre los niños que tienen acceso a computadoras y a internet, y los que no lo tienen, se está ampliando. En diciembre de 2016, el número de internautas menores de 19 años ascendía a 171 millones –solamente en China. Sin embargo, muchos niños en ese país, y en todo el mundo, carecen de acceso por razones económicas y sociales. Como propiedad pública, internet puede y debe aprovecharse para cerrar esta brecha digital.

Para conectar a la gente en las zonas rurales de China, en 2015 iniciamos un programa de internet móvil llamado WeCountry. Dos años después, aun cuando quedan problemas por resolver, hemos quedado gratamente sorprendidos al constatar que el programa ha servido para enseñar a utilizar internet a muchas personas que la desconocían, y que ha proporcionado a muchos niños desfavorecidos acceso a información y a oportunidades de aprendizaje.

Pero hacer efectivos los derechos de la infancia en una era digital no se trata simplemente de cerrar la brecha digital. Tencent, uno de los proveedores más importantes del servicio de internet en China, tiene una gran responsabilidad: millones de niños usan nuestros productos todos los días para comunicarse, aprender y entretenerse. Los niños y los padres deben comprender que estas oportunidades entrañan peligros. La información falsa o maliciosa, y el material violento o pornográfico en línea, ponen a los niños en riesgo de sufrir daño. La violación a la privacidad, incluida la divulgación de datos personales como fotografías e identidades de los niños, puede servir para explotarlos, algo que podría generar graves consecuencias.

La ciberviolencia y el ciberacoso se han convertido en un problema mundial. Por último, el fraude, el crimen organizado y la trata de niños y niñas por internet amenazan con convertir estos problemas en línea en verdaderas desgracias fuera de línea.

Perspectivas de personas influyentes

Como padre, me preocupan profundamente los riesgos que acechan a los niños en línea todos los días. Como empresario de internet, soy plenamente consciente de las responsabilidades que pesan sobre mis hombros.

Tencent es responsable de proteger la seguridad en línea de todos los niños. Con este propósito, la empresa incorpora la protección infantil en línea en todos los aspectos de sus prácticas comerciales. Por ejemplo, en noviembre de 2016 puso en marcha la iniciativa “Tencent para la infancia – Protección de los derechos del niño en un mundo digital” y anunció el proyecto “Protección de la infancia en línea”, junto con UNICEF. Esta alianza estudiará a fondo una gran variedad de temas, como ciberviolencia, ciberacoso, exposición a contenidos inapropiados y juego en línea. El objetivo es lograr una comprensión equilibrada del uso que los niños y las niñas hacen de internet, con fines de promoción de políticas, sensibilización de la opinión pública y creación de una asociación de empresas industriales. Este proyecto impulsará el programa de protección infantil en línea a diversos niveles –gobiernos, sector de la información y la tecnología de las comunicaciones, círculos académicos y organizaciones de la sociedad civil– y examinará el impacto positivo de internet en los niños.

La era de internet se caracteriza por los cambios rápidos e innovadores en materia de tecnología e interacciones entre la persona y la computadora, y tiene la capacidad de ampliar las experiencias de los niños y potenciar su desarrollo. Es fácil imaginar cómo mejorarán las vidas de los niños el reconocimiento de imagen, la inteligencia artificial, la realidad aumentada, la secuenciación genética e, incluso, la tecnología neural.

Pero al mismo tiempo, las nuevas tecnologías exigirán toda nuestra atención a causa de los riesgos que entrañan. Pensemos, por ejemplo, en el debate alrededor de los posibles prejuicios o la discriminación por parte de los algoritmos de la inteligencia artificial. Todavía no está claro si los algoritmos están introduciendo prejuicios raciales o de género en la toma de decisiones.
Como fuerza impulsora de la innovación tecnológica, el sector de la tecnología de la información y las comunicaciones está obligado a otorgar a los derechos y la protección de la infancia un lugar central en los esfuerzos tecnológicos y de innovación de productos, con miras a influir en la formulación de leyes y políticas, crear conciencia entre la población y desarrollar normas industriales para defender el proyecto “Protección de la infancia en línea”.

Nuestra aspiración común es proteger a todos los niños y las niñas contra todas las formas de daño en línea. La paciencia y la adecuada orientación de los padres son esenciales para todos los niños, pues les permiten mostrar curiosidad ante el mundo que los rodea –real o virtual–, lo que, a su vez, fomenta su deseo de explorar y les ayuda a crecer sanos, felices e independientes.
Un antiguo refrán chino dice: “Cuidemos primero a nuestros propios hijos y ofrezcamos, luego, los mismos cuidados a los hijos ajenos”. La protección de los derechos de la infancia debe ir más allá de las industrias, las organizaciones y los países. Solo la cooperación puede hacernos rendir cuentas y permitirnos proteger a los niños en beneficio de toda la humanidad. Unamos nuestras manos y avancemos teniendo en mente a las próximas generaciones.

Pony Ma

Pony Ma es el cofundador de Tencent, una de las firmas de internet más importantes de China, y actualmente se desempeña como Director General y Presidente de la Junta Directiva. Pony supervisa el desarrollo estratégico, la dirección general y la gestión de Tencent. Recibió su licenciatura en Informática en la Universidad de Shenzhen en 1993.

Conoce a los niños detrás de la digitalización mundial