hero image

Posibilidades ilimitadas: La tecnología empodera a las personas con discapacidad

Por Kartik Sawhney

Ingresé al sistema escolar ordinario de la India en 2001. Como hasta ese momento solamente había asistido a una escuela especial para estudiantes ciegos, esa nueva experiencia me resultaba difícil y abrumadora. No sabía cómo interactuar con mis compañeros y maestros, ni cómo adaptarme a ese nuevo entorno. Hacía mis deberes en braille, y mi madre pacientemente los ponía por escrito todos los días para que mis maestros entendieran. Ninguno tenía experiencia en enseñar a niños ciegos; sin embargo, su apoyo y el aliento que me brindaron mis padres me ayudaron a ser un estudiante destacado y a tener una magnífica experiencia.

El año siguiente mi vida cambió por completo gracias a una computadora asombrosa –una computadora que me hablaba. Yo pasaba todo el día jugando con ella, y cada vez me sorprendía más ante las nuevas posibilidades que descubría. Mi introducción a la red, con la perspectiva de obtener cualquier información que necesitara sencillamente pulsando la tecla Enter, fue increíble y enriquecedora.

A medida que me aficionaba a este nuevo juguete, deseaba entenderlo más a fondo. ¿Cómo podía mi computadora, que estaba en la India, recibir información de una computadora que se encontraba en la sede de Google en los Estados Unidos? ¿Cómo era posible que yo viera programas de televisión en mi computadora? ¿Cómo sabía este asombroso aparato cuáles sitios web me interesaban, sin que yo tuviera que escribirlos? Estas preguntas me motivaron a empezar a leer libros de texto sobre informática y programación de computadoras en sexto grado, lo que me condujo a empezar a desarrollar una aplicación para ser más eficiente. Aunque muchas eran simples aplicaciones que me ayudaban a poner en práctica mis conocimientos, otras procedían de mi frustración por no poder disfrutar de la misma experiencia de aprendizaje que mis compañeros.

En undécimo grado, por ejemplo, no entendía las curvas ni los gráficos de mi clase de cálculo. A pesar de varios intentos por visualizarlos basándome en sus descripciones verbales, no lograba formarme una idea de ellos. Ya iba a darme por vencido cuando tuve una idea que combinaba mi pasión por la música con la tecnología. Así nació Audio Graph Describer, un programa informático –o software– que convierte los gráficos en representaciones tonales. Visualizar los gráficos mediante variaciones en las frecuencias no solo me permitió entender lo que antes me causaban angustia; también reavivó mi interés por las matemáticas y las ciencias. ¡Este es el poder de la tecnología!

Mi interés en la tecnología iba en aumento. Sabía que quería estudiar informática en la universidad, a fin de desarrollar tecnologías que brindaran a la gente la posibilidad de aprovechar su potencial. Ya en la universidad, conocí personas que compartían mi visión. Me agradó enormemente encontrar en los Estados Unidos varios desarrolladores que tenían alguna discapacidad, puesto que en la India hay pocos. Con experiencia de primera mano en los desafíos diarios, me percaté de que contaban con las condiciones necesarias para intercambiar, conceptualizar y aplicar ideas transformadoras que mejoraran la accesibilidad a la comunidad de personas con discapacidad.

Perspectivas de personas influyentes

He tenido la fortuna de poner a prueba varias de esas ideas: desde unas gafas de realidad aumentada que permiten a un voluntario describir objetos que un usuario ciego ve en tiempo real, hasta una aplicación que usa la visión artificial o visión por computadora para reconocer objetos y textos y describir escenas; desde una silla de ruedas que se vale de la mirada para moverse, hasta extraordinarios avances en opciones automáticas de subtitulación en tiempo real.

Como joven apasionado por la tecnología y la promoción de las personas discapacitadas, estas tecnologías me entusiasman hoy más que nunca, y espero que, en un futuro cercano, otras tecnologías revolucionarias reduzcan la palabra “discapacidad” a una mera molestia.

Pese a la utilidad de las últimas tecnologías y de las que están en proceso de desarrollo, existen preocupaciones que requieren nuestra atención. La mayoría de las personas con discapacidad en todo el mundo son consumidoras de esta tecnología, pero no son innovadoras. Como muestran las historias de varios ingenieros con discapacidad que han sido exitosos, esta condición no representa un obstáculo para la excelencia técnica. Así pues, es urgente alentar y, aun más importante, ofrecer el apoyo y los recursos necesarios para que la gente con discapacidad considere la tecnología como una posible carrera profesional.

De igual manera, diversas aplicaciones y sitios web no cumplen las normas sobre accesibilidad, lo que se traduce en que más de 1.000 millones de personas con discapacidad en todo el mundo carecen de estas oportunidades. Lo anterior no solo obedece a la falta de capacitación en materia de accesibilidad, sino también a la falta de sensibilización frente a la discapacidad. Por lo tanto, es fundamental que redoblemos nuestros esfuerzos en este sentido. Espero que todos trabajemos –cada uno según sus posibilidades– para hacer realidad las ilimitadas posibilidades que ofrece la tecnología.

 

Kartik Sawhney

Kartik Sawhney cursa actualmente una maestría en Ciencias Informáticas en la Universidad de Stanford centrado en la inteligencia artificial. Sus intereses técnicos son el aprendizaje automático, el procesamiento de lenguajes naturales, la accesibilidad y las tecnologías de apoyo.

Conoce a los niños detrás de la digitalización mundial