Enfoque: De la prueba a la evaluación

Expertos en la medición de la discapacidad infantil están de acuerdo en que las medidas de exploración, (como las entrevistas de las diez preguntas filtro), necesitan un seguimiento con valoraciones realizadas en profundidad. Estas valoraciones permiten validar los resultados de la prueba inicial y hacer posible un mejor entendimiento del grado y la naturaleza de la discapacidad infantil en un país. Camboya, Bhután y la ex República Yugoslava de Macedonia son tres países que han asumido dichas valoraciones. Sus experiencias ofrecen lecciones importantes para la medición de la discapacidad de niñas y niños y la adaptación de la metodología al contexto local. También dan testimonio del poder transformador de la recopilación de datos. 

En Camboya, todas las niñas y los niños con resultado positivo (anormal) en las diez preguntas, y un 10% elegido al azar, con resultado negativo (normal), fueron remitidos para ser valorados más detenidamente por un equipo multiprofesional formado por médicos, especialistas en el oído y la visión, y por psicólogos. El equipo, tras recibir formación, fue enviado por todo el país para dirigir las valoraciones de la discapacidad infantil en centros de salud locales y en servicios similares. La decisión de utilizar un equipo móvil de especialistas se tomó con el fin de asegurar la calidad uniforme de la exploración por todo el país y minimizar el lapso de tiempo entre la prueba y la evaluación. 

El mismo planteamiento de muestreo se empleó en Bhután, donde la fase de prueba identificó a 3.500 niñas y niños con riesgo de discapacidad en una prueba realizada a 11.370 niñas y niños. Un equipo básico de siete profesionales recibió dos semanas de formación sobre cómo dirigir la evaluación. A su vez, ellos mismos se responsabilizaron de la preparación de otros 120 profesionales de la salud y la educación. A estos profesionales se les dividió en dos grupos. El primero consistió en 30 supervisores reclutados entre médicos de medicina general, pediatras, oculistas, fisioterapeutas y educadores especiales. El segundo grupo de 90 peritos y asesores de campo estuvo formado mayormente por maestros de escuelas primarias y trabajadores sociales. 

La metodología utilizada en la ex República Yugoslava de Macedonia procedía de Camboya, con algunas adaptaciones trazadas por la pericia técnica y las herramientas disponibles en el contexto local. Se dirigieron dos estudios: uno nacional y otro centrado en la población romaní. La evaluación consistía en una hora con un médico o psicólogo y un periodo de 10 a 15 minutos de observación con un oftalmólogo y un especialista en el oído. 

Las experiencias en los tres países demuestra la importancia de las asociaciones colectivas a la hora de movilizar recursos limitados y de garantizar tasas de respuesta elevadas, que a cambio ofrecen sólidos resultados. Estas asociaciones colectivas involucran a las agencias gubernamentales y a sus asociados internacionales, a las organizaciones de personas con discapacidad y a otras organizaciones de la sociedad civil. En la ex República Yugoslava de Macedonia, por ejemplo, los asociados hicieron posible dirigir evaluaciones en las guarderías locales durante los fines de semana, algo que favorecía a los niños y las niñas y a sus familias. 

También es importante adaptar al potencial local la composición del equipo básico de evaluación y el tipo de herramientas utilizado. En el momento que se llevaba a cabo el estudio, tanto Camboya como Bhután tuvieron que hacer frente a la falta de asesores cualificados. En Camboya, esta situación se superó al emplear un equipo móvil de evaluación, mientras que en Bhután se hizo hincapié en la formación de profesionales de nivel medio. La disponibilidad de especialistas no es algo que pueda darse por sentado; en Camboya, por ejemplo, el jefe de especialistas de oído vino de fuera del país. 

Las herramientas de evaluación (cuestionarios y pruebas) tendrían que validarse localmente y ser culturalmente apropiados. También habría que prestar especial atención al idioma. Uno de los retos con los que uno se tropieza en Camboya está relacionado con la traducción de los instrumentos de evaluación del inglés al khmer, especialmente cuando se trata de encontrar equivalentes lingüísticos para los conceptos de deficiencia y discapacidad. El tipo de valoración del diagnóstico utilizado en el estudio de Camboya fue revisado para adecuarlo a las características de la ex República Yugoslava de Macedonia y la prueba local chuturich fue utilizada para el componente psicológico de la evaluación. 

La evaluación lleva a la acción 

Con la evaluación llega el potencial para una intervención inmediata. En Camboya, a algunos niños y niñas que en las pruebas auditivas habían mostrado una discapacidad, se descubrió que tenían una infección de oído o un tapón de cera. Esto limitaba su audición y en muchos casos también su participación en la escuela, pero una vez identificadas sus dolencias, se les ofreció tratamiento, previniendo de este modo posibles infecciones secundarias más graves y deficiencias a largo plazo. 

La evaluación también puede ayudar al aumento de conciencia y a generar un cambio incluso si el proceso de recolección y los análisis de datos están todavía en curso. Cuando las evaluaciones clínicas en Bhután mostraron una incidencia más alta de discapacidades cognitivas leves entre las niñas y los niños de los hogares más pobres y cuyas madres tenían menos preparación, el gobierno decidió centrarse en el desarrollo de la primera infancia y en los servicios de cuidado de los niños de zonas rurales, donde los ingresos y los niveles de educación son más bajos. Y en la ex República Yugoslava de Macedonia, los resultados que revelaban el acceso desigual a la educación estimularon los planes para mejorar la participación escolar y la lucha contra la discriminación de los niños y las niñas con discapacidades. 

Desde las primeras etapas de la planificación se debería incorporar a la valoración una estrategia para intervenir en nombre de los niños a quienes se ha detectado una discapacidad. Dicha estrategia debería incluir un gráfico con los servicios disponibles, el desarrollo de los protocolos de remisión y la preparación de los materiales informativos para familias, sobre cómo ajustar el entorno de los niños para que aumenten su funcionamiento y participación en el hogar y en la comunidad.

x Hacer un donativo
Confirme su país y se le dirigirá a la página de donativos apropiada:
Ubicación: