Enfoque: Lecciones aprendidas

Desde 1995, UNICEF ha respaldado a países en el seguimiento de los progresos en terrenos clave para el bienestar de niños y mujeres a través de las Encuestas de Indicadores Múltiples por Conglomerados (MICS, por sus siglas en inglés). Estas encuestas, realizadas a nivel nacional en viviendas familiares representativas, se han llevado a cabo en más de 100 países de ingreso bajo y mediano, y algunas han incluido un módulo diseñado para observar la discapacidad en el menor. Esta información está sirviendo de base para diseñar una herramienta de medición mejorada con la que evaluar la discapacidad infantil. 

La discapacidad empezó a formar parte de los cuestionarios MICS de los años 2000–2001 (MICS2). Desde entonces, los datos sobre la discapacidad han sido recopilados a través de más de 50 encuestas, logrando que las encuestas MICS se conviertan en la mayor fuente de datos comparables sobre discapacidad infantil en países de bajos y medios ingresos. 

El módulo estándar sobre la discapacidad incluido en las encuestas MICS, realizadas entre los años 2000 y 2010, se encuentra en las diez preguntas filtro, que fueron elaboradas en 1984 como parte del estudio piloto internacional sobre la discapacidad infantil grave. Su diseño refleja cómo se entendía y se examinaba la discapacidad en ese momento. 

El proceso de las diez preguntas filtro comienza con una entrevista a los cuidadores principales de las niñas y los niños de 2 a 9 años de edad, a los que se les pide que faciliten una valoración personal del funcionamiento y desarrollo mental y físico de las niñas y los niños que tienen a su cargo. Las preguntas incluyen información sobre si los menores parecen tener dificultad auditiva; si las niñas o los niños son capaces de seguir instrucciones; si sufren ataques o pérdida de la conciencia; y si van retrasados en su psicomotricidad (levantarse, sentarse o caminar) comparados con otros niños o niñas. Las categorías de las respuestas no dan lugar a matices, y las niñas y niños están clasificados como positivos (resultados anormales) o negativos (normales) en cada pregunta de las pruebas de detección. 

La validez del enfoque de las diez preguntas se ha examinado ampliamente, pero los resultados se deben interpretar con cautela. Las diez preguntas son una herramienta filtro que requiere un seguimiento médico y una valoración del desarrollo con la que poder brindar un cálculo fiable del número de niños y niñas con discapacidad en una población determinada. Los niños que tienen serias discapacidades son muy propensos a dar resultados positivos, pero en algunos casos se descubre en pruebas posteriores que dichos resultados no encierran una discapacidad. A veces, el resultado positivo de las pruebas de filtro de los niños se debe a condiciones de salud temporales que pueden ser tratadas fácilmente. Aunque las diez preguntas filtro vienen con la recomendación de un seguimiento de evaluación en profundidad, pocos países han contado con presupuestos o capacidad para dirigir la segunda etapa de valoración clínica que ratifique los resultados, aparte de que la falta de una metodología estandarizada constituye un obstáculo más para dirigir la valoración. 

Con la aplicación de las diez preguntas filtro durante los años 2005–2006, MICS ofreció una amplia gama de resultados en todos los países participantes. El porcentaje de niñas y niños que dieron un resultado positivo de discapacidad varió desde el 3% en Uzbekistán al 48% en la República Centroafricana. Lo que no quedó claro es si esta desigualdad numérica reflejó diferencias verdaderas entre las poblaciones examinadas o factores adicionales. Por ejemplo, la baja tasa presentada en Uzbekistán puede que refleje, entre otras cosas, la gran población de niños y niñas con discapacidad que viven en instituciones y que no participan en las encuestas de viviendas familiares.

x Hacer un donativo
Confirme su país y se le dirigirá a la página de donativos apropiada:
Ubicación: