Estamos construyendo un nuevo UNICEF.org.
Durante algún tiempo nuestras páginas estarán en período de transición. Gracias por tu paciencia. Por favor visita nuestro sitio de nuevo para ver las mejoras.

Nutrición

Las repercusiones permanentes de la nutrición

En UNICEF, nuestro enfoque se dirige a los niños, pero la nutrición es un problema para toda la vida

Los efectos de una mala nutrición comienzan en el útero, continúan en la edad adulta, y se transmiten de una generación a otra. Mientras que la malnutrición puede atrapar a generaciones de niños en un ciclo de la pobreza, una buena nutrición, especialmente en la infancia, es el elemento central del desarrollo y de un futuro sano.

La nutrición en el ciclo vital

Para UNICEF, el enfoque relacionado con el ciclo vital destaca la necesidad de orientar los programas de nutrición en torno a los momentos clave en la vida de una persona.

El período más crítico para el crecimiento y el desarrollo en la vida de un niño es el que transcurre desde el embarazo hasta la infancia (una etapa que también se conoce como los 1.000 primeros días). Los logros nutricionales durante este período continúan beneficiando al niño toda la vida, mientras que el daño que supone una pérdida nutricional dura para siempre.

Ninguna cantidad de alimentos puede curar a un niño con retraso en el crecimiento:una buena nutrición debe comenzar temprano para evitar el retraso en el crecimiento antes de que comience.

UNICEF dirige sus intervenciones hacia este período clave, mejorando la nutrición materna y apoyando la lactancia materna temprana y exclusiva durante los primeros 6 meses de la vida del niño, y la continuación de la lactancia materna con alimentos complementarios adecuados hasta los 2 años y más allá, para asegurar una ingesta adecuada de vitaminas y minerales.

UNICEF y sus aliados proporcionan a las madres y los cuidadores educación y asesoramiento sobre la alimentación de los bebés, y abogan por establecer políticas de protección y legislativas para que las madres puedan amamantar. UNICEF también integra la nutrición en los programas de desarrollo para la primera infancia a fin de mejorar sus repercusiones en el desarrollo físico, mental y social del niño.

Durante toda la infancia, una buena nutrición continúa desempeñando un papel importante a la hora de mantener a los niños fuertes, sanos y libres de enfermedades.

Trabajar con los asociados para mejorar el agua y el saneamiento resulta fundamental, ya que las enfermedades diarreicas en la infancia relacionadas con el agua potable hacen que sea imposible para un niño absorber suficientes nutrientes incluso cuando consume los alimentos adecuados.

Con la ayuda de UNICEF, los niños también reciben apoyo nutricional a través de los servicios de salud y de la comunidad. Por ejemplo, UNICEF apoya la administración de suplementos de vitamina A para niños menores de 5 años, junto a la inmunización y desparasitación, como parte de los días de la salud infantil que se celebran dos veces al año en países seleccionados, o de otros enfoques.

Allí donde los niños sufren de malnutrición aguda, UNICEF proporciona alimentos terapéuticos vitales y atención médica. A largo plazo, UNICEF trabaja con los gobiernos para priorizar la prevención, mejorar las políticas de nutrición e integrar el tratamiento para la malnutrición aguda en los sistemas de salud y de la comunidad.

A medida que los niños crecen, un número cada vez mayor padece de obesidad y sobrepeso. Estas condiciones colocan a los niños en riesgo de padecer enfermedades no transmisibles y discapacidad, que pueden persistir hasta la edad adulta. UNICEF trabaja para determinar cuáles son las mejores políticas, directrices y marcos regulatorios basados en pruebas empíricas que puedan ser útiles para abordar estos nuevos problemas.

De la adolescencia hasta el embarazo, UNICEF trabaja para mejorar la nutrición de los adolescentes y las mujeres. Durante la adolescencia se produce un crecimiento extraordinario –por detrás solamente del que ocurre durante el primer año de vida– y esto crea una mayor demanda de energía y nutrientes. Dado que muchas adolescentes y mujeres sufren un déficit de nutrientes, UNICEF apoya programas que aporten micronutrientes, como el hierro y el ácido fólico, durante este período fundamental.

Los micronutrientes ayudan a apoyar un embarazo saludable, a prevenir la anemia, a promover el crecimiento fetal y a garantizar que los bebés nazcan con un peso saludable. No sólo son cruciales para la salud y la supervivencia del bebé en estado de crecimiento, sino también para la salud y el bienestar de las propias niñas y mujeres. Los suplementos de micronutrientes pueden ser particularmente importantes en países donde la desigualdad de género conlleva que las mujeres durante el embarazo carezcan de acceso a alimentos nutritivos y a un cuidado apropiado.

UNICEF, en colaboración con asociados en la educación y la protección social, ayuda a mantener a las niñas en la escuela y a retrasar el matrimonio y el primer embarazo, ya que son factores que agravan la malnutrición de las mujeres y las niñas, y la de sus hijos.

Las crisis humanitarias pueden golpear en cualquier etapa del ciclo de vida y los niños y las mujeres son los más afectados. En estos contextos, UNICEF se moviliza para dar una respuesta de emergencia coordinada y oportuna a fin de salvaguardar la salud y el estado nutricional de quienes más lo necesitan.

El enfoque de UNICEF sobre la nutrición es:

  • Holístico – considera al niño como individuo y como parte de una gran familia, comunidad y nación.
  • Centrado en la equidad – entiende la pobreza, la vulnerabilidad y la marginación como causas y consecuencias de la malnutrición, y reconoce que buena nutrición pone a todos los niños en un pie de igualdad al comienzo de sus vidas.
  • Basado en los derechos – reconoce que una buena nutrición es un derecho fundamental en sí mismo y forma la base para el cumplimiento de todos los derechos del niño.
  • Tiene en cuenta el género – garantiza que las niñas y las mujeres tengan un acceso equitativo a una buena nutrición y reconoce que la malnutrición es más rampante en aquellos entornos donde las mujeres y niñas hacen frente a la violencia y la discriminación.
  • Basado en pruebas – se basa en pruebas empíricas para identificar los problemas y las soluciones.
  • Multisectorial – forja vínculos con otros sectores, incluyendo los de la salud, la educación, la protección de la infancia y el agua y el saneamiento – para lograr el máximo impacto.
  •  




 

 

Búsqueda