Estamos construyendo un nuevo UNICEF.org.
Durante algún tiempo nuestras páginas estarán en período de transición. Gracias por tu paciencia. Por favor visita nuestro sitio de nuevo para ver las mejoras.

Pakistán

Una matrona capacitada provee salud y seguridad a las madres y sus bebés en Pakistán

“Me siento muy feliz cuando la madre y el bebé están sanos”, dice Shagufta Shahzadi, una matrona comunitaria del Pakistán.

 

Por A. Sami Malik

En las zonas rurales de Pakistán, la atención prenatal y postnatal que se brinda a las mujeres ha mejorado notablemente, gracias en parte a la labor que realizan mujeres como Sagufta Shahzadi, una matrona capacitada de 30 años, que recibió formación en el marco de un programa respaldado por UNICEF.

DISTRITO DE KASUR, Pakistán, 3 de diciembre de 2014 – “Lo que más placer me produce es comprobar que la madre y el bebé están sanos después del parto”, explica Shagufta Shahzadi, una matrona capacitada de 30 años que vive y trabaja en la aldea de Nandanpura, distrito de Kasur, en la provincia pakistaní de Punjab. 

Imagen del UNICEF
© UNICEF Pakistan/2014/Zaidi
Shagufta Shahzadi sale de su casa, en la provincia pakistaní de Punjab. Un letrero en la pared la anuncia como “matrona comunitaria”.

“Hay una gran diferencia entre los servicios que presta una matrona capacitada y los que presta una partera tradicional sin formación. La persona capacitada sabrá cómo prevenir y tratar las complicaciones que surgen durante el embarazo y en el momento del alumbramiento, y sabrá proporcionar después cuidados postnatales a la madre y al bebé”.

Una jornada de trabajo típica de Shagufta puede consistir en tareas como atender el parto de un bebé, asesorar a mujeres embarazadas sobre los cuidados prenatales y caminar hasta la aldea vecina para dispensar atención postnatal a una madre y su bebé. Shagufta está muy orgullosa de su trabajo, y para ella es un logro importante que en el último año no se haya registrado ninguna muerte de mujeres embarazadas o de neonatos en su zona.

Shagufta mira atrás y a lo que tuvo que luchar para salir adelante en la vida, y recuerda: “Yo tenía sólo dos meses cuando mi padre murió. Mi madre nos crió a mí y a mi hermana con el poco dinero que ganaba remendando telas. Tenía muy pocos recursos, y aun así se aseguró de que las dos finalizáramos la escuela. Después, cada una de nosotras obtuvo su respectiva capacitación: mi hermana se formó como trabajadora de salud de la mujer y yo como matrona capacitada”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Pakistan/2014/Zaidi
Shagufta toma notas mientras habla con una paciente, con el fin de llevar el registro de las revisiones periódicas que practica a sus pacientes.

Shagufta se graduó en 2012, tras asistir durante 18 meses a un curso de formación de matronas comunitarias organizado por UNICEF, que tuvo lugar en el hospital central del distrito de Kasur.

No fue fácil, pues la más pequeña de sus hijas contaba tan solo unos meses. Gracias al apoyo de su esposo y del resto de la familia pudo finalizar su formación. Ahora continúan apoyándola en su trabajo como matrona capacitada.

“Hoy las cosas son distintas”

Shagufta compara los cuidados prenatales, postnatales y la atención durante el parto que dispensaban las parteras sin formación hace 25 o 30 años con los servicios que en la actualidad proveen las matronas capacitadas, y ve una gran diferencia.

“Mi madre me cuenta que cuando yo nací, vino a casa una partera tradicional para atender el parto", dice. "No tenía ninguna noción de la higiene y ni siquiera se lavó las manos antes de examinar a mi madre. Tomó un montón de cenizas del fogón, las esparció sobre el suelo, y allí se produjo el parto. Hoy día las cosas son distintas. Las vidas que antes se perdían debido a las prácticas de personas sin formación, hoy pueden salvarse”. 

Imagen del UNICEF
© UNICEF Pakistan/2014/Zaidi
Shagufta examina a una mujer embarazada que ha acudido a la consulta de maternidad que lleva en su propia casa.

Shagufta dispensa servicios de atención prenatal y postnatal a las mujeres y bebés de 10 aldeas del distrito de Kasur.

Al ser la única matrona capacitada que hay en la zona y debido también a su carácter amable, Shagufta es muy conocida en el lugar y las mujeres se sienten cómodas hablando con ella acerca de sus problemas.

““Practico una revisión periódica a las mujeres embarazadas y llevo el registro de su presión arterial, de la temperatura corporal, del pulso y de su estado edematoso”, explica Shagufta.

“Es importante mantener el contacto con la embarazada desde los primeros días del embarazo hasta el alumbramiento, y a continuación proveer atención postnatal a la madre y el recién nacido”.

Resultados positivos

El Pakistán presenta un elevado índice de mortalidad materna e infantil, y una de las causas de ello es la carencia de matronas capacitadas, sobre todo en las zonas rurales remotas. En colaboración con el departamento de salud de Punjab y con aliados en el desarrollo, UNICEF puso en marcha en 2005 un programa de formación de matronas capacitadas en varios hospitales de distrito cuyo propósito es instruir a mujeres jóvenes de comunidades rurales para que adquieran los conocimientos necesarios y puedan abrir su propia consulta de maternidad en sus comunidades.

Imagen del UNICEF
Shagufta junto a una madre y su bebé recién nacido, venido al mundo hace pocos días.

“Debido a los buenos resultados que ha dado este programa, el Gobierno de Pakistán ha ampliado la iniciativa a todo el país”, explica el Dr. Tahir Manzoor, especialista en salud de la oficina de UNICEF en Pakistán. “En la provincia de Punjab, más 5.000 mujeres han recibido formación y están prestando importantes servicios en el seno de sus comunidades. El efecto positivo de los servicios que prestan ya se hace notar, y estamos seguros de que a lo largo de los próximos años lograrán que mejore la situación de la mortalidad y la morbilidad de las madres y los recién nacidos en Pakistán”.

Shagufta cree que asegurar la salud y la seguridad de la madre y el bebé es un imperativo.

“Si las madres, los niños y las niñas están sanos, el conjunto de la sociedad estará sano. Las generaciones futuras estarán sanas”, afirma. “Debemos procurar salvar vidas, porque la vida es un bien precioso, que no recibimos más que una vez”. 


 

 

Fotografía UNICEF: 25 hechos históricos para los niños

Búsqueda