A la caza del virus del ébola en Liberia | Liberia | UNICEF

Estamos construyendo un nuevo UNICEF.org.
Durante algún tiempo nuestras páginas estarán en período de transición. Gracias por tu paciencia. Por favor visita nuestro sitio de nuevo para ver las mejoras.

Liberia

A la caza del virus del ébola en Liberia

Por Sophie Reeves y Helene Sandbu Ryeng 

En tiempos recientes se ha registrado en Liberia un descenso en el número de casos de ébola, y con ello se ha pasado del tratamiento masivo a la erradicación del virus dondequiera que asome. Un solo caso puede poner en peligro a toda una aldea.

MONROVIA, Liberia, 9 de enero de 2015 – Hace tres horas que se ha puesto el sol. La luz de los faros de un viejo taxi amarillo oscila en la oscuridad mientras el vehículo vira a derecha e izquierda intentando esquivar los baches que cubren la carretera. El automóvil, procedente de Monrovia, atraviesa Margibi de camino a Gibi con una carga letal a bordo. En vida se llamaba Patricia*. Ahora su nombre es ébola.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Liberia/2014/Ryeng
Un equipo de enterradores desinfecta la zona en que ha estado el cuerpo de Patricia, que murió de ébola. Es importante adoptar este tipo de medidas y otros procedimientos preventivos para evitar que el virus se propague en su aldea.

El taxi atraviesa la localidad de Kakata, gira a la derecha y toma los caminos de tierra.

El último viaje

A Patricia le ha llegado su último viaje, que hace bajo el manto de la oscuridad, sólo una semana después de que su prometido fuera sepultado en secreto. Patricia le atendió durante su breve pero dura enfermedad, y poco tiempo después del entierro comenzó a sentirse mal.

Patricia falleció en la clínica Bushrod. Su expediente médico indica una doble causa de muerte: paludismo y tifus. El padre de Patricia acudió a la clínica a retirar su cuerpo; quería llevarse a su querida hija a casa, a su lugar final de descanso. Así que llamó a un taxi, introdujeron en él el cadáver de Patricia, y el vehículo inició su viaje.

La voz de alarma

El taxi abandonaba la clínica, y casi al mismo tiempo Tarlo Kerkula recibía una llamada. La Sra. Kerkula es coordinadora de movilización de UNICEF en el condado de Montesserrado y miembro del frente de UNICEF en la lucha contra el ébola. El interlocutor le alerta de que un taxi atraviesa Margibi transportando el cadáver de una persona que puede haber muerto de ébola.

La Sra. Kerkula llama entonces a Sophie Reeves, su colega de Margibi, que da la voz de alarma. Todos los puestos de control que hay en el trayecto reciben el aviso.

Final del recorrido

Es tarde por la noche. El taxi se detiene ruidosamente en una aldea de 150 habitantes. El padre y el hermano de Patricia abren la puerta del vehículo y extraen el cuerpo. Los vecinos acuden presurosos a ayudar.

Entre varios vecinos de la aldea desvisten el cadáver de la joven y lo lavan. Le ponen ropas nuevas y le atan la mandíbula para cerrarla. A continuación trasladan el cuerpo a la cocina, situada en la parte trasera de la casa familiar. Un hombre mayor vela el cadáver durante la noche.

Movilización

Por la mañana, un coordinador de movilización de UNICEF en el condado confirma que hay un cadáver en la aldea de Lonfay. El coordinador alerta a sus colegas de salud, que se ponen en marcha de inmediato.

Un equipo integrado por trabajadores y movilizadores sanitarios llega a Lonfay. Los “rastreadores de contacto”, encargados de localizar a las personas que han estado en contacto con el enfermo, tanto en vida como después de muerto, comienzan a entrevistar a los familiares. Patricia ha muerto de paludismo y tifus, cuentan al equipo, y sólo el padre y el hermano de Patricia han tocado el cuerpo.

El coordinador de movilización de UNICEF decide ampliar el ámbito de la investigación y comienza a entrevistar a los vecinos. Los trabajadores acaban elaborando una lista de 36 personas que han estado en contacto con el cadáver de Patricia.

Mientras sus colegas están recabando información, los movilizadores sociales de UNICEF aprovechan la oportunidad para informar a la comunidad de los síntomas del ébola y para hablarles de medidas de prevención como el enterramiento seguro.

Entretanto, los técnicos de laboratorio toman una muestra del cadáver de Patricia. Tan pronto como reúnan todo lo que precisan, el equipo de inhumación podrá proceder al enterramiento y al saneamiento de la zona.

Acción contra el ébola

El resultado de la prueba es positivo: Patricia murió como consecuencia del ébola.

El equipo se reúne con los dirigentes de Lonfay para informarles del resultado. Los próximos 21 días son de una importancia crucial, explican; es el periodo de incubación del ébola.

Los habitantes del pueblo se avienen a cumplir una cuarentena. UNICEF y sus aliados permanecen en la aldea con el fin de asegurar que todos saben cómo protegerse del ébola y lo que tienen que hacer si presentan síntomas. El equipo visita las aldeas vecinas para alertar a los habitantes de este caso de ébola e informarles sobre la prevención.

El virus que acabó con la vida de Patricia hizo ese último viaje en taxi con su cuerpo hasta la aldea de Lonfay. El número de casos de ébola está descendiendo en Liberia, es cierto, pero es por eso mismo que UNICEF y sus aliados persiguen el virus allá donde surge dispuesto a infligir su golpe mortífero. Porque sólo cuando se hayan erradicado todos y cada uno de los casos, en todas las aldeas, por inaccesibles que sean, y se hayan instaurado unas rigurosas medidas de prevención y protección, detendremos el avance de este virus.

*Se ha modificado el nombre.


 

 

Fotografía UNICEF: reunir a los niños afectados por el ébola

Hunting Ebola in Liberia 

Búsqueda