Estamos construyendo un nuevo UNICEF.org.
Durante algún tiempo nuestras páginas estarán en período de transición. Gracias por tu paciencia. Por favor visita nuestro sitio de nuevo para ver las mejoras.

Panorama: Líbano

En el Líbano, los equipos médicos móviles prestan atención sanitaria vital

Los equipos médicos móviles prestan asistencia vital a refugiados sirios en el Líbano.

 

Por Miriam Azar

Pese a que los rigores del clima invernal hacen cada vez más difícil la vida de los refugiados sirios en el Líbano, los trabajadores de la salud se movilizan para prestarles asistencia vital.

VALLE DE BEKAA, El Líbano, 17 de febrero de 2015 – Una mujer siria se quita un zapato y acerca su pie descalzo a un pequeño fogón mientras su marido se acuclilla frente a las llamas y se frota las manos. Cerca de ellos, el viento helado mece varias prendas de vestir que cuelgan de un cordel y que no terminan de secarse.

En este asentamiento de refugios viviendas localizado en el Valle de Bekaa, en el Líbano, los refugiados sirios combaten como pueden los rigores invernales. Durante el último mes, las tormentas de nieve, los vientos huracanados, las lluvias y las inundaciones han obligado a los refugiados, que ya vivían en situación de vulnerabilidad, a luchar por su supervivencia.

Imagen del UNICEF
En el asentamiento temporal de refugiados sirios de Saadnayel, localizado en el Valle de Bekaa, en el Líbano, un niño quita la nieve del techo de una tienda para evitar que se derrumbe por el peso.

Expuestos a las inclemencias del invierno y sometidos a condiciones de vida malsanas, los lactantes y los niños de corta edad son especialmente susceptibles a las infecciones de las vías respiratorias, la gripe, la fiebre y la diarrea.

Awash, una mujer que vive con sus cuatro hijos pequeños en una tienda de campaña a 900 metros de altitud en la región oriental del Valle de Bekaa, trata por todos los medios de proteger a los niños del frío.

“Mis hijos se enfermaron y los llevamos a la clínica”, afirma. “No tenemos suficiente dinero para que los atiendan en el hospital. Pero gracias a Dios, la clínica es buena”.

Los refugiados sirios que se encuentran en los asentamientos provisorios tienen acceso limitado a los establecimientos públicos de atención de la salud que, en muchos casos, se encuentran demasiado lejos o les resultan demasiado caros.

Ante este desafío, UNICEF suministró fondos para financiar 21 equipos médicos móviles que prestan a los refugiados atención primaria de la salud de manera gratuita.

Las unidades médicas itinerantes, que reciben apoyo de UNICEF y cuyas operaciones están a cargo de la ONG local Beyond Association, se instalan en tiendas de campaña en los asentamientos que visitan y su personal pertenece al Ministerio de Salud Pública libanés. Cada equipo está formado por un doctor, dos enfermeras, una partera tradicional y un vacunador.

Una grave emergencia

Los equipos médicos comenzaron a funcionar hace dos años en el Líbano para responder a las necesidades del creciente número de refugiados sirios que estaban llegando al país. En la actualidad, el número de refugiados inscritos oficialmente supera los 1,1 millones.

Imagen del UNICEF
Un doctor revisa a un niño en el Campamento de Refugiados 29, localizado en el Valle de Bekaa. Los equipos médicos móviles, financiados con fondos provistos por UNICEF, han estado trabajando para garantizar que los refugiados sirios sometidos a las inclemencias del invierno reciban asistencia médica básica.

Debido a las duras condiciones climáticas recientes, entre las que figuró la tormenta invernal Zina de principios de enero, que fue una de las peores de las últimas décadas, se han redoblado sus esfuerzos por prestar asistencia médica vital a las comunidades de refugiados.

“Tras la nevada, y como consecuencia de la tormenta, estamos en una situación de emergencia”, explica el Dr. Zein El Din Saad, del Ministerio de Salud Pública. “Nos pidieron que trabajáramos en el terreno, que atendiéramos a todos los refugiados sirios”.

En un solo día el Dr. El Din Saad examina a 95 pacientes en los campamentos temporales. En su mayoría, se trata de lactantes, niños de corta edad y madres con infecciones de las vías respiratorias.

Equipos sanitarios de emergencia

Además de las unidades móviles, se han establecido equipos sanitarios de emergencia que realizan visitas domiciliarias y que están constituidos por una doctora y una enfermera.

La enfermera carga un cubo lleno de medicamentos y presta ayuda a la doctora. Juntas, van visitando una a una las tiendas de campaña, atendiendo a los refugiados enfermos. Debido a que son mujeres, les resulta más fácil lograr acceso a las viviendas provisorias. De esa manera, no es necesario contar con una dependencia sanitaria separada para atender pacientes.

“Muchos refugiados tienen infecciones de las vías respiratorias, bronquitis, tonsilitis o diarrea”, comenta la Dra. Fatima Moussawi, del Ministerio de Salud Pública. “Por eso, nuestra intervención ha sido fundamental para evitar otras complicaciones”.

Acceso difícil

A pesar de las dificultades que han tenido para lograr acceso a algunos sitios, los equipos médicos notan los buenos resultados de su labor.

“Cuando se desató la tormenta Zina, fue muy difícil llegar a los asentamientos”, cuenta la Dra. Moussawi. “Nevaba y no había servicio eléctrico. En los asentamientos, había charcos de agua helada dentro y fuera de las tiendas de campaña”.

“Pero lo importante”, termina diciendo, “es que pudimos llegar a tiempo a los asentamientos”.


 

 

Fotografía UNICEF: Crisis siria

Búsqueda