Estamos construyendo un nuevo UNICEF.org.
Durante algún tiempo nuestras páginas estarán en período de transición. Gracias por tu paciencia. Por favor visita nuestro sitio de nuevo para ver las mejoras.

Iraq

Tomar medidas para erradicar el cólera en Iraq

Por Chris Niles

Ante la amenaza de propagación de un brote de cólera que ha surgido en Iraq, UNICEF ha lanzado una campaña para informar a las comunidades vulnerables acerca de las medidas de prevención y tratamiento.

DOHUK, Iraq, 9 de noviembre de 2015 – En el campamento de refugiados Domiz, en Dohuk (al norte de Iraq), Elhani organiza a un grupo de niños de la escuela que, entusiasmados, se colocan de pie formando un círculo.

Es el Día Mundial del Lavado de Manos, y se han suspendido momentáneamente las clases normales de la escuela primaria de Kobani para que los niños aprendan una lección tan importante como las demás: cómo prevenir el cólera.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/IRQA2015-00303/Niles
Elhani, un refugiado sirio que vive en el campamento de Domiz, al norte de Iraq, enseña a un grupo de niñas de la escuela del campamento a lavarse las manos adecuadamente.

Elhani, un refugiado de Hasakah (Siria) que antes trabajaba como fisioterapeuta, enseña a las niñas a lavarse las manos simulando la acción con mímica, y observa con atención cuando ellas repiten sus gestos.

A mediados de septiembre, se declaró una epidemia de cólera en las zonas del sur de Bagdad que se ha propagado por todo el país y que ha traído consigo el temor para aquellos que viven en campamentos llenos de gente.

“Cuando escucharon hablar del cólera, las familias del campamento se asustaron mucho”, cuenta Elhani.

Elhani ha elegido a Rogina, una niña de 10 años, para que le ayude a mostrar a las demás estudiantes la mejor forma de lavarse las manos y sonarse la nariz sin dejar escapar los gérmenes.

“Lo más importante es mantener las manos y los dientes limpios”, explica.

Una vez que las niñas del grupo de Rogina han aprendido el método correcto de lavado, Rogina repite su explicación en la clase de los niños.

Rogina, esta niña siria procedente de Darek, es la primera de la clase, y se muestra muy segura al ponerse en pie frente al ruidoso grupo, ya que sabe lo que tiene que transmitir con su mensaje.

“Los estudiantes tendrán que explicárselo todo a su familia cuando lleguen a casa”, dice la niña. “Tenemos que tener las manos limpias, la ropa limpia y la comida limpia. Me gustó mucho aprender a lavarme correctamente, me encanta aprender cosas nuevas”.

Ayudas para cambiar la situación

Antes de las clases de esta mañana, los facilitadores iban por el campamento de puerta en puerta recomendando a las familias las mejores formas de prevenir y tratar la enfermedad, que se contagia mediante alimentos y agua contaminados.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/IRQA2015-00301/Niles
Rogina, de 10 años, ha sido elegida para enseñarle a la clase de los niños la forma correcta de lavarse las manos para prevenir el contagio del cólera y de otras enfermedades.

Como parte del plan general de respuesta de agua, saneamiento e higiene, la campaña nacional de lavado de manos que UNICEF está llevando a cabo en Iraq comenzó a principios de octubre y durará hasta finales de noviembre. El objetivo consiste en proporcionar información para prevenir el cólera a casi 300.000 personas mayores de 18 años y a más de 125.000 niños en edad escolar.

El cólera es endémico en Iraq, y los brotes aparecen cada dos o tres años. La última vez fue en 2012. La “temporada” de cólera suele durar de septiembre a diciembre, pero los desplazamientos masivos por el país (más de tres millones de iraquíes se han visto forzados a abandonar sus hogares y el país acoge a 250.000 refugiados sirios) han provocado una saturación sin precedentes en las infraestructuras de agua del país que podría incrementar la duración del brote.

Esta mañana, después de que los niños practicaran las técnicas para el lavado de manos, se les repartieron unos folletos con información sobre la prevención y el tratamiento del cólera junto con jabón, pañuelos de papel y otros artículos de higiene que se pudieron llevar a casa.

Elhani está seguro de que esta pequeña aportación traerá un cambio.

“Les hemos explicado cómo prevenir la enfermedad, y hemos conseguido que no estén tan preocupados porque ya saben lo que hacer”, sostiene. “Sé que ahora se sienten mejor, y estoy muy satisfecho de haber sido capaz de aliviar sus miedos”.


 

 

Fotografía UNICEF: Apoyo para los yazidíes

Búsqueda